Sarkozy prepara con Fillon la respuesta a su derrota en las regionales

  • Los expertos creen que el Gobierno francés anunciará una remodelación del Gobierno que podría poner fin a la "política de apertura" a la izquierda.
Sarkozy prepara con Fillon la respuesta a su derrota en las regionales
Sarkozy prepara con Fillon la respuesta a su derrota en las regionales
Agencias

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha recibido esta lunes a su primer ministro, François Fillon, para preparar su respuesta a la derrota de su partido, la Unión por una Mayoría Popular (UMP), en las elecciones regionales.

Fillon llegó al Palacio del Elíseo a las 09:00 horas locales, como él mismo lo había anunciado anoche tras conocerse los resultados de los comicios, tras los que la UMP sólo va a gobernar en tres de las 26 regiones del país, mientras que la izquierda lo hará en las otras 23.

Los analistas coincidían este lunes en que el encuentro entre Sarkozy y Fillon debe servir para perfilar una remodelación del Gobierno que podría darse a conocer hoy mismo y que no debería ser de mucha entidad.

"Fin de la política de apertura" a la izquierda

El principal cambio que se espera es la salida del Ejecutivo de algunos de los secretarios de Estado conocidos como "de apertura", es decir, cuya trayectoria antes de entrar en el Gobierno estaba más bien en la izquierda.

De hecho, el presidente del grupo parlamentario de la UMP en la Asamblea Nacional, Jean-François Copé, hizo un llamamiento por "el fin de la política de apertura" a la izquierda, por considerar que había recibido en estas elecciones una sanción por una parte de su electorado, que esta vez había protestado absteniéndose o votando por el ultraderechista Frente Nacional (FN).

Otra cuestión que se va a dirimir es si los miembros del Gobierno que eran candidatos en las regionales (había ocho ministros) y que todos ellos han perdido frente a sus rivales de izquierda, van a ver peligrar su puesto en el gabinete.

Las dudas se mantienen igualmente sobre si Sarkozy va a mantener el ritmo de sus reformas, o si algunas de ellas van a ser ralentizadas o, en el caso de las más polémicas como la tasa de carbono (un impuesto que debería gravar las emisiones de CO2), abandonadas.

Fillon insistió ayer en que los resultados de los comicios mostraban que los franceses están "inquietos" porque temen que desaparezca su modo de vida, caracterizado por "un alto nivel de desarrollo, pero también de protección social", lo que no se podrá seguir financiando sin las reformas.

Reforma del sistema de pensiones

La principal de esas reformas, programada para la segunda parte de este año, es la del sistema de pensiones, que todos los responsables de la UMP y del Gobierno han subrayado que se va a mantener.

El Partido Socialista (PS), que aliado con los ecologistas y el Frente de Izquierda de los comunistas logró ayer un 54% de los votos en toda Francia, ha pedido a Sarkozy que después de esos resultados Sarkozy tiene que "cambiar profundamente de política".

La primera secretaria del PS, Martine Aubry, consideró que los electores, además de optar por la izquierda para que gobiernen la inmensa mayoría de las regiones, tanto con su voto como absteniéndose han querido lanzar un mensaje de "rechazo de la política del presidente de la República y de su Gobierno".

Mostrar comentarios