Martes, 25.06.2019 - 04:28 h
Ingresaron 78 millones de euros

Seis gobiernos apoyados por Podemos aceptaron donaciones de Amancio Ortega

La fundación defiende que los convenios se firmaron con todas las comunidades entre 2015 y 2017 y los equipos fueron recibidos "de manera favorable".

Donaciones Amancio
 

Seis gobiernos conformados gracias al apoyo de Podemos tras las pasadas elecciones autonómicas aceptaron donaciones de Amancio Ortega para su sanidad pública. El dato en sí no debería llamar la atención, de no ser porque algunos dirigentes de la formación morada han criticado ahora estas aportaciones del fundador y propietario del 60% de Inditex en forma de equipos de diagnóstico y tratamiento para luchar contra el cáncer, y han llegado a pedir que sean rechazadas, aprovechando para acusar a la compañía de evasión fiscal.

Extremadura, Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana, Baleares, Aragón y Navarra. En las cinco primeras gobierna el PSOE gracias a los pactos alcanzados con la formación que lidera Pablo Iglesias y en el caso de la comunidad foral es la coalición Geroa Bai la que se apoya en Podemos. Entre todas aceptaron, sin titubear, 78 millones de euros del empresario para instalar en sus hospitales públicos equipos para el diagnóstico y el tratamiento del cáncer.

La Fundación Amancio Ortega viene desarrollando desde el año 2015 un programa de apoyo a la renovación del equipamiento tecnológico en los hospitales públicos, concretamente en el área de diagnóstico y tratamiento radioterápico del cáncer. El programa se inició en Galicia y Andalucía, en octubre de 2015 y mayo de 2016, respectivamente, y en los primeros meses de 2017 se extendió al resto de las comunidades autónomas. "Se recibió de manera favorable en todas ellas, con Gobiernos de todos los colores, e incluso apoyados por Podemos", recuerdan fuentes de la Fundación. 

Con una dotación global de más de 300 millones de euros para más de 400 equipos de última generación, cada una de las consejerías de sanidad definió los equipamientos concretos a adquirir de acuerdo con sus propios planes estratégicos de modernización y renovación tecnológica y posteriormente se procedió a la adquisición mediante procedimientos administrativos públicos. 

Las comunidades autónomas con tinte morado en el Gobierno recibieron, en total, unos 78 millones de euros. En concreto, Extremadura se embolsó 13 millones, Castilla-La Mancha 15 millones, Aragón 10 millones, y Baleares y Navarra 5 y 6 millones, respectivamente. De ellas, la que más dinero de Amancio Ortega inyectó a su sanidad pública fue la Comunidad Valenciana, con algo más de 29 millones de euros. 

[Te interesa leerLa AECC apoya la donación de Amancio Ortega: "Cualquier ayuda es necesaria"]

Precisamente, el presidente de la Generalitat Valenciana en funciones, el socialista Ximo Puig, aseguró ayer tras las críticas de dirigentes de Podemos a las donaciones del fundador de Inditex a la sanidad pública que "no es incompatible pagar impuestos con tener responsabilidad social" y dijo estar seguro de que sus empresas "pagan impuestos" al mismo tiempo que "tienen un compromiso con la sociedad".

En la misma línea, la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, consideró que "no es incompatible" una fiscalidad justa con que "una empresa pueda dedicar parte de sus beneficios y sus donaciones a servicios que son para todos los ciudadanos" y apostó por trabajar en la arquitectura fiscal y en el impuesto de donaciones con el objetivo de que "todo el mundo cumpla, sin que encuentren atajos a la evasión fiscal".

saber más

¿Son rentables las donaciones?

Las donaciones tienen un valor reputacional incalculable, pero, ¿son rentables desde el punto de vista tributario? Los expertos creen que no, básicamente porque "el gasto que se produce cuando se dona algo no es fiscalmente deducible", explica Rubén Gimeno, director del Servicio de Estudios del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF). "Es cierto que si se dona a una fundación o asociación de mecenazgo se puede aplicar el donante una deducción en la cuota del 35%-40%, pero este último porcentaje solo se aplica si el mismo donante ha donado a la misma entidad una cuantía igual o superior en los últimos 3 años", matiza Gimeno. Además, para evitar que estas donaciones puedan llegar a ser más deducibles que un gasto, se plantea un límite, que se sitúa en el 10% de la base imponible del ejercicio.

Los resultados en Galicia

Galicia, tierra de Amancio, recibió 17 millones de euros y fue la primera en incorporar los equipos en sus hospitales públicos. Desde la Consejería de Sanidad explican a La Información que "se trata concretamente de 10 aceleradores lineales y las actualizaciones para otros dos, además de 16 mamógrafos". Aseguran que se ha ido cumpliendo el calendario marcado y que "a día de hoy, todos los equipos están en funcionamiento, excepto dos aceleradores: uno en Santiago que está previsto para este mismo año y otro en Vigo, para 2021, con lo que se cumplirán los plazos para garantizar la mejor atención a los pacientes".

En Andalucía, la segunda región en firmar el convenio, por valor de 40 millones de euros, no aparecen algunos de los equipos donados, según ha denunciado la Asociación Huelva por una Sanidad Digna. Fuentes de la Fundación aseguran que el programa en esta comunidad autónoma está "muy avanzado" y que a nivel nacional ya están funcionando el 50% de los más de 400 equipos, si bien hay una parte que "necesariamente se está dilatando en el tiempo no solo porque la tecnología es compleja, sino porque ajustar el calendario para la sustitución de las máquinas sin afectar a los tratamientos en curso de los pacientes requiere mucha planificación y, además, los procedimientos de contratación pública para la instalación de los equipos se están alargando".

Cataluña y Madrid son las regiones que recibieron el mayor importe, con 47 millones de euros cada una para equipos tales como mamógrafos digitales con tomosíntesis y aceleradores lineales avanzados. Desde la Fundación defienden que estos aparatos de última generación repercuten  directamente en la calidad de vida de los usuarios de la sanidad pública, ya que permiten realizar diagnósticos más precisos y proporcionar a los pacientes tratamientos más eficaces, menos agresivos y de menor duración. Y recuerdan varios datos: "El cáncer toca a nueve de cada diez personas, directa o indirectamente, cada año se diagnostican entre 200.000 y 250.000 nuevos casos y el 60% requieren radioterapia".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios