Senadora mexicana acusada de nexos con cártel deja cargo y exige pesquisa

  • La senadora izquierdista Iris Vianey Mendoza pidió hoy licencia para renunciar a su fuero constitucional y que la Fiscalía mexicana investigue las acusaciones sobre sus presuntos nexos con el crimen organizado.

México, 6 feb.- La senadora izquierdista Iris Vianey Mendoza pidió hoy licencia para renunciar a su fuero constitucional y que la Fiscalía mexicana investigue las acusaciones sobre sus presuntos nexos con el crimen organizado.

La legisladora solicitó y obtuvo el permiso por 30 días a la Cámara alta un día después de que José Manuel Mireles, uno de los dirigentes de los grupos de autodefensa de Michoacán, suroeste de México, la señalara como cercana al grupo criminal "Los Caballeros Templarios".

"Emplazo a la Procuraduría General de la República (fiscalía) a que desahogue la investigación en este lapso de 30 días", dijo la senadora en tribuna.

Mendoza dijo confiar en las instituciones y anunció que se presentará ante la PGR sin el fuero constitucional. "Les digo con la frente en alto que no tengo nada de qué avergonzarme", expresó.

Mendoza, originaria del municipio de Apatzingán (Michoacán) y perteneciente al Partido de la Revolución Democrática (PRD), pidió también crear una comisión legislativa especial para que investigue su caso.

Mireles declaró ayer en una entrevista a MVS Radio que la senadora, además de mantener una relación cercana con ese grupo criminal, también organizó una visita de supuestos integrantes de los "templarios" al Senado.

"Los señalamientos contra mi persona, hechos en el contexto de los enfrentamientos que se desarrollan en Michoacán, son una genuina amenaza de muerte en mi contra y de mi familia", dijo la legisladora al solicitar licencia.

Consideró, asimismo, "extremadamente grave e irresponsable lanzar la calumnia y no tener el valor, quien porta una metralleta en la mano, de negarse a debatir con una mujer que niega sus aseveraciones temerarias".

La senadora apareció recientemente en las redes sociales en una fotografía en que aparentemente está bailando con Melissa Plancarte, hija de Enrique Plancarte Solís, uno de los principales líderes "templarios".

"Nada debo, nada temo. Considero de suma trascendencia esta investigación, la infiltración de grupos criminales en el Senado o en el Congreso Federal sería un lastre sobre instituciones fundamentales del Estado mexicano", sostuvo Mendoza.

Por su parte, el líder del PRD, Jesús Zambrano, respaldó en un comunicado la decisión de la senadora a fin de que la PGR "investigue urgentemente, a profundidad, libremente y con toda responsabilidad legal, los señalamientos y acusaciones que se han hecho en los últimos días contra la senadora michoacana".

De igual manera, consideró que otros políticos y servidores públicos señalados por los grupos michoacanos de autodefensa deberían separarse también temporalmente de sus cargos "y se pongan a disposición de las autoridades correspondientes a fin de facilitar el deslinde de responsabilidades".

Los grupos de autodefensa comenzaron a proliferar hace un año en Michoacán para enfrentar al crimen organizado, particularmente a "Los Caballeros Templarios".

Mostrar comentarios