Lunes, 22.04.2019 - 02:52 h
La JEC solicita información sobre el grado de cumplimiento

Sigue el desafío de Torra: cuelgan un lazo blanco en la fachada de la Generalitat

El cartel mantiene el mismo mensaje de "libertad a los presos políticos y exiliados", pero esta vez junto a un lazo blanco con un tachón rojo. 

El Govern de la Generalitat cambia el lazo amarillo de su edificio por uno blanco
El Govern de la Generalitat cambia el lazo amarillo de su edificio por uno blanco / EP

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha respondido a la petición de la Junta de Electoral Central (JEC) de retirar los lazos amarillos de los edificios públicos durante el período de campaña electoral, pero continúa su desafío de mantener mensajes políticos. Tras hacer caso del informe del Defensor del Pueblo, la fachada del Palau de la Generalitat ya no tiene un cartel con un lazo amarillo, sino que se ha vuelto a colgar un cartel similar, con el mismo mensaje "libertad a los presos políticos y exiliados", pero con un lazo blanco con un tachón rojo.

Funcionarios de la Generalitat han colocado la nueva pancarta encima de la que se exhibía en el balcón desde junio de 2018, cuando tomó posesión el Govern de Quim Torra. El mensaje es el mismo, "Libertad presos políticos y exiliados", en catalán e inglés, y solo varía el lazo, que en lugar de ser amarillo es blanco e incluye una franja roja.

Hasta las 10.30 horas de este jueves, la Generalitat mantenía colgada en su fachada la pancarta con el lazo amarillo, que la Junta Electoral Central (JEC) ordenó retirar. El presidente Quim Torra dijo en un comunicado este miércoles que se iban a seguir las recomendaciones del Síndic de Greuges (el defensor del pueblo en Cataluña) sobre retirar estos símbolos de edificios de la Generalitat pero que el propio presidente "no da ni dará" ninguna orden para que se retiren. Fuentes conocedoras señalaron que el Govern buscaba una alternativa.

De esta manera, Torra ha aplicado la resolución de la Junta Electoral Central (JEC) después de que el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, le recomendara cumplir con la orden de ese organismo de que se retiraran los lazos amarillos de los edificios públicos de la Generalitat. De madrugada, dos empleados municipales de limpieza sacaron los lazos atados a las vallas que protegen la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, en la misma plaza Sant Jaume, pero poco después un activista colocó nuevos lazos.

Además, junto al balcón, en una de las ventanas de la fachada, funcionarios del Govern han desplegado otro cartel más pequeño para reinvindicar la libertad de expresión. En él se muestra un rostro con otro tachón rojo en la boca, bajo el título de 'libertad de expresión' en catalán. Esa franja no es nueva, pues es homologable, en forma y color, a la que aparece en otros carteles soberanistas, exhibidos en numerosas manifestaciones de los últimos meses, con los lemas "Libertad presos políticos" o "Democracia".

La JEC pide información sobre los nuevos lazos

La Junta Electoral Central (JEC) ha pedido a la Delegación del Gobierno en Cataluña que le facilite un nuevo informe sobre el grado de cumplimiento de la orden de retirada de lazos amarillos y banderas esteladas de los edificios de la Generalitat, y si han sido sustituidos por otros elementos.

La JEC ha pedido a la Delegación del Gobierno que le envíe esa información, adjuntando fotografías de dichos edificios representativos, antes de las 16:00 horas para que pueda analizarla en su reunión prevista para una hora después en el Congreso de los Diputados. 

La JEC tiene previsto reunirse este jueves para tomar una decisión ante la negativa del presidente de la Generalitat, Quim Torra, a aceptar la orden de retirar los lazos amarillos y las 'esteladas' de edificios públicos en Cataluña. Todo el asunto y las posibles medidas que se adopten se estudiarán en una reunión que el supervisor electoral celebrará a partir de las cinco de la tarde de este jueves bajo la presidencia del magistrado Segundo Menéndez y en el que se abstendrán los dos jueces del Supremo que forman parte del tribunal del juicio del procés, Luciano Varela y Ana María Ferrer.

Aunque dos empleados municipales de limpieza han sacado este jueves de madrugada los lazos atados a las vallas que protegen la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, en la plaza Sant Jaume, el president de la Generalitat dijo que no daría ninguna orden en este sentido. Torra desatendió la pasada semana el primer plazo de 48 horas que le había dado la JEC para quitar esos símbolos por ser contrarios a la neutralidad que se exige a los poderes públicos en periodo electoral, y este martes tampoco atendió el ultimátum extra de 24 horas que se le había dado.

Puede acarrearle sanción o inhabilitación

Este incumplimiento del presidente catalán, a quien van dirigidos los requerimientos de la Junta Electoral, puede derivar en la apertura de un procedimiento administrativo, con posibilidad de una multa que va de 300 a 3.000 euros, e incluso en una investigación judicial si el caso se remite a la Fiscalía al apreciarse un delito de desobediencia.

"El Gobierno está a disposición de las indicaciones de la JEC y seguirá sus instrucciones tantas veces como sea requerido", señalan fuentes de Moncloa. El Gobierno informó este martes a la Junta Electoral Central de que el Palacio de la Generalitat y ocho consejerías del Gobierno catalán continuaban exhibiendo lazos amarillos, conforme a los datos que le trasladó la Delegación del Gobierno en Cataluña que dirige Teresa Cunillera. Además, aprovechó para recordar que la JEC es competente para dar los siguientes pasos, tanto si decidiera remitir los hechos a la Fiscalía como si ordenase a las fuerzas de orden público el cumplimiento de su instrucción de retirar los lazos. En este último caso, la tarea de retirar los lazos amarillos correspondería a los Mossos D'Esquadra.

Ahora en Portada 

Comentarios