Viernes, 21.02.2020 - 14:06 h

Sigue en Turquía la tensión entre kurdos e islamistas con motivo de Kobani

Las manifestaciones kurdas contra la supuesta pasividad de Turquía ante el avance del grupo terrorista Estado Islámico en el norte de Siria continuaron esta noche y se han cobrado ya 23 víctimas mortales, informan hoy los medios de comunicación turcos.

Ankara, 9 oct.- Las manifestaciones kurdas contra la supuesta pasividad de Turquía ante el avance del grupo terrorista Estado Islámico en el norte de Siria continuaron esta noche y se han cobrado ya 23 víctimas mortales, informan hoy los medios de comunicación turcos.

Las autoridades turcas decidieron extender hasta mañana, viernes, el toque de queda en la provincia de Diyarbakir, en el sureste del país eurasiático, donde la universidad local se mantendrá cerrará hasta el lunes, día 13 de octubre.

Pese a los diferentes toques de queda las protestas continuaron en varios distritos de Diyarbakir y en numerosas otras ciudades de todo el país.

En Estambul unos desconocidos abrieron el fuego contra un grupo de manifestantes kurdos y varias personas resultaron heridas en este incidente, informa hoy el diario "Milliyet" en su versión online.

Uno de los heridos de Estambul falleció poco después, mientras que en Adana, en el sur del países, un hombre murió apuñalado durante una pelea después de que unos manifestantes le preguntaran si era militante de EI.

En Tarsus, una ciudad en la provincia de Adana, un vehículo policial fue atacado por unos desconocidos y cuatro agentes resultaron heridos.

En la misma ciudad, manifestantes islamistas contrario a los kurdos incendiaron la sede local del partido pro-kurdo BDP.

En total, durante los tres días de manifestaciones unos 170 policías resultaron heridos en los enfrentamientos con diferentes grupos de manifestantes.

En numerosas ciudades el ejército turco ha desplegado tropas y vehículos blindados para controlar mejor las protestas.

Los turco-kurdos exigen de Ankara que ayude a la ciudad kurda de Kobani, en el norte de Siria y asediada por EI desde hace 24 días.

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, advirtió ayer a los manifestantes que cualquier tipo de vandalismo no será tolerado.

Mientras, el nuevo secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, llega hoy a Turquía, donde se reunirá con la cúpula del Estado, Gobierno y Ejército turco, incluyendo el propio Davutoglu y el presidente, el islamista Recep Tayyip Erdogan.

Por otra parte, la prensa turca informa hoy de una supuesta amenaza de EI contra Turquía a través de un mensaje enviado por la red social Tweeter.

"Turquía pagará un recio muy alto por participar en la cruzada (contra EI)", señala el grupo terrorista, al tiempo que asegura que tiene "miles de células ocultas dentro de Turquía".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING