Sócrates gana las elecciones en Portugal pero pierde la mayoría absoluta

  • Lisboa.- El primer ministro socialista, José Sócrates, ganó hoy las elecciones legislativas en Portugal y se mostró decidido a formar Gobierno tras perder la mayoría absoluta que conquistó en 2005.

El Partido Socialista gana las elecciones portuguesas sin la mayoría absoluta, según las proyecciones
El Partido Socialista gana las elecciones portuguesas sin la mayoría absoluta, según las proyecciones

Lisboa.- El primer ministro socialista, José Sócrates, ganó hoy las elecciones legislativas en Portugal y se mostró decidido a formar Gobierno tras perder la mayoría absoluta que conquistó en 2005.

La Comisión Nacional de Elecciones confirmó la victoria del Partido Socialista (PS) con un 36,5 por ciento de votos, frente al 29 por ciento logrado por el Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha) de Manuela Ferreira Leite.

Sócrates proclamó que el PS había logrado una "victoria extraordinaria" y en circunstancias "muy difíciles y muy exigentes", en aparente alusión a los graves efectos de la crisis económica internacional en su país y el acoso de todas las demás fuerzas de oposición, empeñadas en acabar con su mayoría absoluta.

Ferreira Leite reconoció la derrota de su partido y aunque felicitó al primer ministro adelantó que le hará una oposición "firme" y continuará el "combate político" en la campaña que arranca el lunes para las elecciones municipales del 11 de octubre próximo.

La ex ministra de Finanzas anunció que asume la "responsabilidad" de los resultados de hoy e indicó que convocará tras las municipales, el Consejo Nacional de su partido para que analice los resultados de los tres procesos electorales de este año.

EL PSD ganó las elecciones europeas de junio pasado con un porcentaje dos puntos mayor que el de hoy al PS, que obtuvo sólo el 26,5 por ciento.

Pero en el escrutinio provisional de hoy la oposición social demócrata consigue 3 diputados más que en 2005 y contará con 78 de los 230 miembros de la Asamblea, en tanto los socialistas pierden por ahora 25 de los 121 que lograron hace cuatro años con el 45 por ciento de los votos.

Pese a la debilidad de su mayoría, Sócrates anunció que esperará los contactos con las fuerzas políticas que debe hacer ahora el presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva (del PSD), y "realizara las consultas necesarias para formar Gobierno".

Las elecciones de hoy evidenciaron un gran crecimiento de un aliado natural del PSD, el conservador Centro Democrático Social-Partido Popular (CDS-PP), que se convierte en la tercera fuerza portuguesa con un 10,4 por ciento de votos (7,2 en 2005) y pasa de 12 a 21 diputados.

El marxista Bloque de Izquierda (BI), con el 9,8 por ciento de sufragios (6,3 en las anteriores elecciones) es otro de los ganadores y duplica a 16 sus diputados.

La última fuerza del arco parlamentario, la CDU registra un ligero aumento de votos y diputados al pasar del 7,5 por ciento de 2005 a 7,8 y de 14 a 15 diputados.

Sócrates acusó a sus rivales de olvidarse de quien era el ganador de los comicios en sus discursos triunfales del final de la jornada electoral y consideró que el PS "fue escogido sin ninguna ambigüedad" y que "la voluntad del pueblo es que continúe gobernando Portugal".

El objetivo ahora es "construir un futuro mejor para los portugueses" y para ello el PS continuará su labor en la próxima legislatura, añadió Sócrates, que agradeció la confianza del país y se comprometió a estar a su altura.

En cambio el líder democristiano del emergente CDS-PP, Paulo Portas, destacó cómo en estas elecciones el pueblo le ha quitado la mayoría absoluta a Sócrates con 500.000 votos menos y "ha censurado la arrogancia y prepotencia de su mayoría".

El líder del marxista Bloque de Izquierda (BI), Francisco Loucá, enfatizó que "ningún partido ha subido tanto en términos porcentuales" como el suyo y sostuvo que estos comicios son un punto de inflexión y crean "una izquierda más fuerte, capaz y representativa que supone una gran esperanza para el país".

"No volverá la mayoría absoluta del PS y no volverá a ser posible crear un sistema de seguridad social que degrade las pensiones más bajas", arengó el dirigente del Bloque, a quien Sócrates criticó después por hablar como si continuara en campaña electoral.

Por último el líder de la coalición de comunistas y Verdes, Jerónimo de Sousa, también consideró "estimulante" su resultado, pese a bajar del tercero al quinto puesto parlamentario.

"Es una señal de crecimiento", sostuvo el veterano dirigente comunista, al mostrarse satisfecho por sus tres décimas de aumento de votos y, sobre todo, por el fin de la mayoría absoluta socialista.

Mostrar comentarios