Martes, 19.11.2019 - 15:15 h
El traslado es inminente

Solo dos nietos de Franco para exhumar el cadáver y sin misas hasta Mingorrubio

La ministra de Justicia debe asistir al evento como notaria mayor del Reino, pero prevé viajar a una cumbre a Marrakech hasta el martes.

Franco horizontal
Solo dos nietos de Franco para exhumar el cadáver y sin misas hasta Mingorrubio. / EFE

La exhumación de los restos de Franco tendrá que esperar, como mínimo, hasta el próximo miércoles o jueves, a no ser que la ministra de Justicia, Dolores Delgado, vuelva antes de su viaje a Marrakech para asistir a la Conferencia Internacional sobre Justicia, como tiene previsto. La presencia de la ministra, como notaria mayor del Reino, es preceptivo y no se puede delegar en ninguna otra persona, de forma que los restos del dictador deberán esperar a su vuelta de Marruecos, a no ser que suspenda el viaje.

En Marrakech se celebra la segunda edición de esta conferencia internacional bajo el tema 'Justicia e inversión: retos y desafíos', que reunirá a más 800 expertos de 80 países, incluidos unos 40 ministros de Justicia, jueces, fiscales, abogados de alto nivel y responsables de altas instituciones económicas y financieras internacionales especializadas.

Mientras tanto, desde su propio ministerio y la Vicepresidencia del Gobierno se realizan los últimos preparativos para sacar el féretro con los restos de Franco, en la basílica del Valle de los Caídos, y trasladarlos al cementerio de Mingorrubio. Según los detalles que se manejan hasta ahora, va a ser necesario poner una pequeña carpa dentro del templo y sobre la tumba, de forma que cuando se abra sean muy pocas las personas que estén presentes. De hecho, la previsión es que en ese pequeño recinto estén los operarios que harán el trabajo, la ministra de Justicia para dar fe de los hechos, la vicepresidenta Carmen Calvo, como representante del Gobierno, y solo dos miembros de la familia Franco. Lo normal es que en ese recinto restringido entre también el prior de la basílica.

Fuentes gubernamentales cercanas al proceso aseguran que hasta esta semana no se tenía claro si iba a ser necesario colocar una carpa para hacer aún más restringido el desenterramiento de Franco, pero la previsible afluencia de un número indeterminado de asesores y representantes legales de todas las partes implicadas aconseja hacerlo así. Es muy probable, además, que un colectivo amplio de los monjes benedictinos que habitan en el templo querrán estar presentes en el templo.

Todo ordenado hasta la cripta

Una vez salvados todos los recursos e impedimentos administrativos que desde la familia y la Fundación Franco se han intentado poner para retrasar y evitar la exhumación, en el cementerio de Mingorrubio está todo listo para recibir los restos del dictador. El Gobierno informó esta misma semana personalmente al abogado y a uno de lo nietos de Franco de la imposibilidad de hacer la reinhumación con honores militares, tal y como quería la familia.

Fuentes cercanas al proceso aseguran que se trata de una traslado sin ningún tinte religioso, más allá de los símbolos inevitables, de forma que no es previsible que haya ningún tipo de celebración religiosa al sacar los restos, como planteaba el prior de la basílica. En el caso de Mingorrubio, se entiende que una vez vueltos a enterrar los restos en la cripta y terminado todo el proceso, la familia Franco podrá hacer lo que considere oportuno. Es en ese contexto en el que se puede producir una misa, que estaría oficiada por el hijo del teniente coronel Tejero.

Antes de ese momento, lo que se descarta es realizar algún tipo de desfile, ni siquiera que el féretro con los restos de Franco se vaya a cubrir con algún tipo de bandera, ni oficial ni anterior. Los restos llegarán a Mingorrubio en helicóptero, que es el medio más seguro y eficaz según los expertos en seguridad consultados por el Gobierno, y en el aparato solo podrá viajar uno de los nietos de Franco como representante de la familia. 

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING