Martes, 25.09.2018 - 15:35 h
La detención de un colaborador de la Justicia

Suiza refuta a Interior: reclamó a Falciani hace un año y no en pleno 'caso procés'

El Gobierno dice que la orden se activó el 19 de marzo, un día después de la visita de Puigdemont a Ginebra, dónde se fugó Rovira a los tres días

El informático Hervé Falciani concurrirá a las primarias del Partido X
El informático francoitaliano Hervé Falciani.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, se ha apresurado a negar que la detención de Hervé Falciani a petición de Suiza tenga relación con la huída de la secretaria general de ERC, Marta Rovira, a ese país. Pero la versión que mantiene el Gobierno sobre el asunto desde ayer, se tambalea. El Ejecutivo de Berna ha asegurado a La Información que la fecha en la que se emitió la Orden Europea de Detención que acabó ayer con el arresto de Falciani fue el 3 de mayo de 2017, meses antes de que se iniciara el caso del ‘procés’, aunque no se le arrestó hasta el miércoles. Interior asegura que la orden databa del 19 de marzo de 2018, tres días antes de que Rovira se fugara a Suiza imitando a Anna Gabriel (CUP) y el día después de que Puigdemont visitara Ginebra desde Bélgica.

Desde que Suiza emitió su mandato de arresto hasta que este se ha logrado han pasado más de 11 meses en los que Falciani se ha movido libremente por España. Un portavoz de la Oficina Federal de la Justicia, el órgano del Ministerio de Justicia y Policía de Berna que se encarga de tramitar este tipo de órdenes, ha asegurado a este diario que la fiscalía de Ginebra reclamó a ese organismo gubernamental que difundiera una orden de busca y captura internacional contra Falciani para cumpliera la pena de cuatro años y 195 días de cárcel a la que le había condenado el Tribunal Penal Federal (algo así como la Audiencia Nacional suiza) por el delito de espionaje económico agravado.

Es la misma orden por la que ya fue detenido

La inscripción en el Sistema de Información Schengen (SIS), según ese mismo portavoz, se produjo el 3 de mayo de 2017 tal y como se recoge, además, en el texto de la propia Oede. En realidad, en ese acto no se libró una nueva orden de detención, sino que simplemente se modificó la que había decretado la fiscalía suiza en 2009 y que ya sirvió para detenerlo en el puerto de Barcelona el 1 de julio de 2012. A esa primera detención siguió un proceso de extradición ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que terminó el 8 de abril de 2013 con el rechazo de los magistrados a entregarlo a Berna y su definitiva puesta en libertad.

El comunicado enviado el pasado miércoles por el Ministerio del Interior,  que dirige Juan Ignacio Zoido, informaba de la detención del informático francoitaliano esa misma tarde en Madrid. “Sobre el arrestado pesaba desde el 19 de marzo una Orden Internacional de Detención para su extradición dictada por las autoridades suizas para el cumplimiento de una sentencia en firme de cinco años de prisión”. 

Esa fecha, el 19 de marzo, es el lunes siguiente al fin de semana que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont pasó en Ginebra (Suiza), hasta donde se desplazó desde Bélgica. Durante esas jornadas dio varias entrevistas a medios suizos. En una de ellas invitó al Gobierno a negociar con los catalanes como antes lo hizo con ETA. También dijo que puede que la independencia no fuera la única solución al problema catalán y que tal vez serviría un modelo confederal como el suizo o que, de haberlo sabido, no hubiera suspendido la declaración de independencia.  

Desmentido tajante

Esa versión ha sido tajantemente desmentida por el portavoz de la Oficina Federal de la Justicia suiza. “La inscripción en el Sistema de Información Shengen (SIS) no data del 19 de marzo de 2018”, como sostiene Interior. “Falciani está inscrito en el SIS desde 2009, primero en base a una orden de detención de la fiscalía [suiza] y, desde el 3 de mayo de 2017 en base a una sentencia del Tribunal Penal Federal”, prosigue el portavoz. “Por lo tanto no es correcto que Falciani solo estaba en busca y captura desde el 19 de marzo de 2018”, añade. “Hoy mismo las autoridades españolas nos han comunicado que la orden del 3 de mayo de 2017 era válida en su territorio”.

Sin embargo, desde entonces, las fuerzas de seguridad españolas no parecían haberse interesado en detener a este delator de cientos de miles de defraudadores fiscales que ha colaborado durante meses con la Fiscalía Anticorrupción. Lo podrían haber hecho, por ejemplo, el pasado 28 de noviembre, cuando Falciani dio una conferencia en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Granada. El informático francoitaliano tiene además una residencia en España, cuya localización no se puede revelar por motivos de seguridad.

Ahora en Portada 

Comentarios