Viernes, 21.02.2020 - 14:28 h
"El 'riverismo' no se ha ido"

Tambores de guerra en Ciudadanos: los fundadores se mueven contra Arrimadas

El grupo que inició la aventura del partido ya estudia impulsar una candidatura contra la actual líder, con Francisco Igea y Toni Cantó como favoritos

Inés Arrimadas (Ciudadanos)
Inés Arrimadas (Ciudadanos) / EFE

Los últimos movimientos de la gestora de Ciudadanos contra dirigentes críticos han vuelto a caldear los ánimos en los distintos sectores del partido. Especialmente entre aquellos que acabaron enfrentados a Albert Rivera y que vieron con buenos ojos los gestos que comenzó a tener Inés Arrimadas para volver a integrarles en la dinámica de los naranjas. El más desencantado es el grupo fundador, al que no ha gustado nada la decisión de destituir a dirigentes críticos como Ignacio Prendes. Por eso, han empezado a estudiar el apoyo a una candidatura alternativa, ya sea organizada por ellos mismos o por otros, como ha podido saber La Información. Por el momento, hay dos nombres sobre la mesa: el de Francisco Igea, que ha admitido que se está pensando dar guerra a la diputada del Congreso, y el del líder valenciano Toni Cantó.

Los fundadores de Ciudadanos dan así un giro con respecto a hace un mes, cuando aplaudieron los gestos de la líder provisional para distanciarse del "riverismo". Hay que recordar que Rivera llegó a no coger el teléfono a algunos de los que fueron sus referentes en el pasado, lo que él defendió como algo necesario para "proteger a los votantes de presiones externas". Entre esos movimientos que celebraron estaba el de volver a contar con ellos para el día a día del partido, como ya publicó este diario. Arrimadas empezó a contactar con algunos y les trasladó su predisposición en este sentido. Pero, en tan solo un mes, esa ilusión que tenían se ha convertido en decepción, como afirman varias fuentes consultadas por esta redacción. "El 'riverismo' no se ha ido y sigue mandando", apuntan. 

El caso más claro es el de un miembro de este sector que se reunió hace unos días con la actual jefa de filas en privado. Este le trasladó su parecer sobre el devenir del partido, reprochándole el acercamiento que realizó Rivera a los postulados de PP y Vox para intentar rascar votos entre el electorado de la derecha. Por eso le recomendó que pidiera "perdón" por esta estrategia electoral que acabó con la pérdida de 47 diputados en tan solo cinco meses. La respuesta de Arrimadas no gustó a su interlocutor, que salió "francamente decepcionado" de la sala en la que estaban, según señalan fuentes conocedoras del encuentro. 

La frase que mejor define el sentir de este sector veterano con respecto a las semanas que lleva Arrimadas ejerciendo de líder de facto es que "lo que ha cambiado con ella es que no ha cambiado nada". Pero el desencanto con la diputada nacional no es lo único que ha cambiado el tablero que se había dispuesto hasta ahora. Esto se explica por el poder que mantiene la gestora que pilota la formación hasta el congreso del mes de marzo. Un órgano en el que, como destacan distintas fuentes "se ve la mano", del anterior secretario de Organización, Fran Hervías. Una figura especialmente controvertida, que anunció su marcha del partido para después de la renovación de marzo, y que ha recibido críticas de numerosos dirigentes críticos durante la etapa de Rivera

Igea, más favorito que Cantó

Según los planes que se manejan entre los distintos sectores críticos, ese congreso en el que se preveía la confirmación de Arrimadas va a convertirse en toda una batalla por el poder. El favorito para liderar esa oposición es Francisco Igea, que es el "candidato más factible" a falta de que se atreva a dar el paso de presentarse contra la líder actual, aseguran varias fuentes. Su rol de díscolo y de haberse manifestado abiertamente contra el giro del partido para las generales del 10 de noviembre es lo que juega a su favor para que le respalden los fundadores. La decisión solo está pendiente de que el vicepresidente de Castilla y León se atreva de manera clara. Ya sea presentándoles un proyecto para sumarles a su candidatura o actuando de manera independiente.

El otro favorito, Toni Cantó, tiene a su favor la neutralidad que ha mostrado hasta ahora desde el adiós de Rivera. "Que no se haya manifestado ni a favor ni en contra juega a su favor. Aparte de por lo conocido que es y el poder regional que tiene", explica una fuente vinculada a los naranjas. Por el momento no se han producido reuniones entre los sectores críticos con Arrimadas y el líder en la Comunidad Valenciana, pero los primeros tienen previsto solicitarle un encuentro en los próximos días.  

El apoyo a otras opciones que encabecen candidaturas alternativas ya han sido descartadas. Por ejemplo, no se cuenta con que el líder en Andalucía, Juan Marín, pretenda ocupar el liderazgo nacional. Sus responsabilidades como vicepresidente en el gobierno andaluz están detrás de esta decisión, ya que "se ha dedicado a apagar fuegos durante un año y aún le quedan otros más", apuntan las mismas fuentes. Tampoco se espera un movimiento del vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, que es miembro de la gestora y que, a pesar de haberse planteado competir con la líder provisional, va a seguir centrado en su ámbito de la Comunidad de Madrid.

Todos estos problemas que arrastra Ciudadanos desde el adiós de Albert Rivera se suman a la posibilidad de una convocatoria electoral inminente en Cataluña. Si Quim Torra es finalmente inhabilitado y convoca a los catalanes a las urnas, la dirección actual de los naranjas prevé apostar por una alianza con el PP para presentarse como la alternativa constitucionalista. Una fórmula que no gusta nada a los críticos, que se preguntan "cómo vamos a recuperar nuestro espacio si vamos de la mano de otros". Además, muestran sus reservas con que la candidata a la Generalitat sea Lorena Roldán, por ser una desconocida que no ha logrado hacerse un sitio en la política institucional. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING