Domingo, 05.04.2020 - 02:57 h
A petición de la Fiscalía Anticorrupción

Declara un testigo clave en Zed: el auditor que atribuyó a Fridman la caída del grupo

El juez que investiga la quiebra tomará declaración el 10 de diciembre al auditor de PwC que advirtió de las irregularidades.

Mijail Fridman
Mijail Fridman, a su llegada a la Audiencia Nacional el pasado 21 de octubre. / EFE .

La causa por la quiebra de la tecnológica Zed está a la espera desde el pasado mes de septiembre de contar con una testifical determinante para el devenir del procedimiento. Se trata de la del auditor de PwC Edwin Harland, el cual advirtió en su informe forense acerca de los detalles relacionados con el bloqueo de la actividad empresarial de Zed por parte de los accionistas rusos, a los que la Fiscalía Anticorrupción vincula con el magnate Mijail Fridman.

A pesar de que la cita con Harland se ha suspendido en varias ocasiones en los últimos meses, el magistrado instructor espera poder tomarle declaración el próximo 10 de diciembre en aras a avanzar con estas pesquisas que abrió en 2017 su antecesor en el Juzgado Central de Instrucción número 6, Eloy Velasco. La Fiscalía Anticorrupción actuó inicialmente contra un total de 19 personas por los delitos de administración desleal, insolvencia punible, fraude y tráfico de influencias entre otros delitos. 

El Ministerio Público dirigió sus actuaciones, entre otras personas, contra el fundador del Grupo Zed, Javier Pérez Dolset, así como otros miembros de su familia a los que acusó de haberse beneficiado de manera "masiva" subvenciones falseando los requisitos necesarios para obtenerlas. Sin embargo, con el avance de la causa, el fiscal José Grinda solicitó la imputación en estas diligencias del empresario ruso dueño de los supermercados Dia, Mijail Fridman. Igualmente, pidió el pasado mes de agosto que se citara en calidad de testigo a a Edwin Harland, en relación al 'forensic' que realizó este experto de PwC. 

Los pormenores del 'forensic'

Tanto es así que, de acuerdo con el escrito del fiscal José Grinda, las diligencias practicadas en los últimos años han venido a complementar las pesquisas iniciales poniendo de manifiesto el "papel fundamental" de Fridman en la caída del Grupo Zed. "En febrero del año 2013 se produjeron unos hechos que determinaron el inicio del conflicto y el bloqueo de la actividad empresarial de Zed por parte de los accionistas rusos. Gran parte de la información de ese conflicto y sus orígenes viene recogida en la auditoría forense realizada por PwC", reza el escrito.

El Ministerio Fiscal sostiene que, con el objetivo de hacerse con la compañía de videojuegos a precio muy bajo, el magnate ruso puso en marcha un plan para provocar la asfixia total del Grupo. En concreto, le atribuyó un papel determinante a la hora de cortar los ingresos del negocio que procedían en su mayoría de la operadora rusa Vimpelcom (que adquirió en el año 2009 y forma parte de Alfa Group). La empresa de Pérez Dolset llevó a cabo una serie de operaciones de compra entre los años 2009 y 2013, como es el caso de Temafon, y que derivaron en un importante crecimiento. De hecho, el estudio que defenderá Harland en sede judicial concluyó que el total de ingresos de Temafon en el año 2012 fue de aproximadamente 75 millones de euros.

La posición de dominio de Fridman

A la vista de este crecimiento, Zed planeó su salida en bolsa, para lo cual incrementó su endeudamiento bancario mediante la contratación de un crédito de 140 millones de euros a una serie de entidades bancarias lideradas por ING. De acuerdo con la tesis del fiscal, entre los bancos prestamistas se encontraba Amsterdam Trade; una filial de Alfa-Bank y, por tanto, perteneciente al grupo controlado por Fridman, y que fue el que provocó, gracias a su posición de dominio, que la operación nunca llegara a realizarse. "Como una acción de presión y ahogo económico definitivo para Zed, los socios rusos liderados por Vage Engibaryan y Sergey Gorbuntsov planificaron una estrategia ilegal de interrupción de pagos de dividendos que dio lugar a una falta total de liquidez", explica el fiscal. 

En su declaración en sede judicial el pasado mes de octubre, el dueño de Dia negó todos estos hechos asegurando que nunca tuvo tanto poder dentro de Zed y que, de hecho, fue Pérez Dolset el que le contrató para que mediara en la disputa que mantenía abierta Vage Engibaryan, el otro socio ruso de Zed+. Por ese motivo, la versión que exponga el testigo en la Audiencia Nacional será clave para apuntalar la tesis del fiscal o bien, por el contrario, para respaldar la tesis del magnate ruso. Con todo, Javier Pérez Dolset sigue manteniendo que detrás de la caída de su empresa familiar está Mijail Fridman. Por su parte, fuentes de la defensa del empresario aseguran que éste "nunca ha sido accionista de Zed" y que en el informe forense de PwC no se le menciona como accionista ruso del Grupo de Pérez Dolset.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING