Jueves, 27.06.2019 - 07:14 h
Tiroteo en Aranjuez

Los familiares de Juanín "han dejado las casas vacías, hasta la tele se llevaron"

Goyo, el tío de las fallecidas Lisette y Montserrat, asegura que los familiares del presunto asesino de Aranjuez han desaparecido. 

El hombre que mató a tiros a dos excuñadas en Aranjuez pasa  a disposición judicial
El hombre que mató a tiros a dos excuñadas en Aranjuez pasa a disposición judicial / Europa Press

Aranjuez vive un nuevo día de dolor para los Fernández. Hoy entierran a la segunda víctima del tiroteo que tuvo lugar el pasado domingo y en el que perdieron la vida primero Lisette, en el acto, y después Montserrat tras luchar por sobrevivir en el hospital. Falleció. Las dos eran cuñadas del supuesto asesino, J.M.J, un hombre de 38 años que ya ha pasado su primera noche en prisión. "Las disparó a sangre fría, como un perro", dice el patricarca tío de las fallecidas. 

Se llama Goyo y no puede contener las lágrimas cada vez que recuerda lo sucedido. Asegura que no entiende por qué 'Juanin', como le conocen en la barriada, habría "disparado contra dos niñas a las que todo el mundo quería". Según declara en Espejo Público, lo hizo a bocajarro cuando una de ellas se acercó a retirar el monopatín de uno de los niños que sobre las diez de la noche del pasado domingo jugaba en el patio de los bloques de viviendas. La hermana, Montserrat, intentó cubrirla "y recibió un disparo por la espalda".

Insiste en que la familia del supuesto asesino lo tenía que saber porque "no queda ni rastro de ellos. Sus casas están vacías. No hay nada de ropa. Se han llevado hasta los televisores, por lo que han tenido tiempo para recoger e irse". Se trata de los Mendoza, "pero no los Mendoza de Aranjuez de toda la vida que de esos muchos son primos míos, sino unos que llegaron de otra localidad", aclara. Los considera cómplices de lo sucedido.

La relación entre Juanín y Celes no era buena. "Desde que se casaron estaban mal", asegura su tío que cuenta como en algún momento habría intentado hacerle daño con una navaja. Pero según él, el problema reside en que "mi sobrina le dejó por su cuñado. Se fue con alguien que estaba con una hermana suya", dice. "Y no tuvo cojones a ir a por ellos y lo ha pagado con mis sobrinas".

Asegura que la relación entre los Fernández y los Mendozas era normal "y que toda su ira era hacia la otra familia", por eso no entiende por qué sucedió todo. "Dispara porque le da la gana. Los celos le han llevado a esto". 

Ahora en Portada 

Comentarios