Miércoles, 11.12.2019 - 12:54 h
Insiste en ser presidente de una parte de la cámara

Torrent desafía al Constitucional y dice que los consellers sí tienen pleno derecho

Considera ilegal que el Estado no publique sus nombramiento al tratarse de un "acto debido" que se debería realizar de manera automática.

El presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent
El presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent / EFE.

El Tribunal Constitucional ha recordado a los independentistas en prisión preventiva que no están en plena posesión de sus derechos políticos, pues la misma naturaleza de la medida de privación de libertad acordada por un juez supone por principio una limitación legítima de esos y de otros derechos.

El pleno del alto tribunal aprobó por unanimidad la semana pasada rechazar dejar en libertad al exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y al ex candidato a president Jordi Sánchez mientras resuelve sobre sus recursos de amparo.

Se trató de una resolución (dos, en realidad, una para cada uno de los afectados) sobre una petición colateral a los recursos, no sobre el fondo de los recursos. Pero el Tribunal Constitucional aprovechó para deslizar lo que podría considerarse un aviso a navegantes. La interpretación del aviso es inequívoca ante el nombramiento de Jordi Turull y Josep Rull, ambos en prisión preventiva, como miembros del Govern de Quim Torra.

El alto tribunal no se refería directamente a dicho asunto, pero aprovechó la oportunidad para recordar que, al margen de cada caso individual, es perfectamente legítimo que el Supremo limite los derechos políticos de un imputado al decretar para él la prisión preventiva. Además, no cabe, como pretendía hacer Sánchez, interpretar que Naciones Unidas se ha pronunciado en sentido contrario.

La prisión preventiva opera "idefectiblemente" como una privación de derechos de muy diversa índole, incluidos los políticos, dice la doctrina del TC, y el alto tribunal así lo recordaba.

Poco le ha importado la aclaración al presidente del Parlament, Roger Torrent, que ha defendido este sábado que los consellers nombrados por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, tienen todos sus derechos políticos "intactos" y tendrían que poder ejercer el cargo. Al parecer lo que dictamine el TC le es indiferente. La reacción se produce, además, horas después de que los lazos amarillos se hayan convertido ya en un motivo de fricción en el Parlament. La evidencia demuestra que el presidente lo es de la mitad de la cámara. A la que defiende y alienta. La otra mitad no existe. 

Solo de esta forma se entiende que la imparcialidad de paso a una posición firme en defensa del Govern nombrado por Torra. En una entrevista de TV3, Torrent ha defendido que hay "una nueva injerencia" por parte del Estado al seguir sin publicar los nombramientos de los consellers en el Diari Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC). Torrent ha insistido que solo le corresponde a Torra nombrar a los miembros del Govern y ha considerado ilegal que el Estado no publique sus nombramiento al tratarse de un "acto debido" que se debería realizar de manera automática, según ha dicho.

El presidente del Parlament considera que la aplicación del artículo 155 de la Constitución no tendría que alargarse más en el tiempo y que, cuando se levante, una de las prioridades tiene que ser recuperar lo que la intervención de la autonomía ha "laminado, derruido o puesto en peligro", y ha puesto especial énfasis en las políticas sociales. No solo eso, Torrent ha transmitido a los presos soberanistas que no se moverá "ni un milímetro" en la defensa de sus derechos políticos y civiles y ha pedido al Gobierno central que se abra al diálogo.

Torrent ha valorado la realidad política del gobierno del PP y ha indicado que en una democracia madura y en un estado de derecho sólido "sentencias como la del caso Gürtel conllevarían dimisiones políticas evidentes y muy notorias". De Pujol, homenajeado recientemente en Cataluña, ni palabra.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING