Miércoles, 18.07.2018 - 10:45 h
Declara en la Audiencia 

Trapero se desmarca del 1-O e insiste en desvincular a los Mossos del procés

Lamela habla de un "plan premeditado", que venía de la cúpula de los Mossos, dirigido a obstruir actuaciones que "bloquease el plan independentista"

El mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero, a la salida hoy de la Audiencia Nacional, donde la jueza Carmen Lamela le ha comunicado personalmente su procesamiento por sedición y organización criminal por el 1-O. EFE/Ballesteros
Trapero se desmarca del 1-O e insiste en desvincular a los Mossos del procés. / EFE

El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, ha insistido ante la juez Lamela en desvincular la actuación del Cuerpo de la estrategia independentista y ha asegurado que su labor estuvo presidida por una firme determinación de cumplir con las órdenes emanadas del poder judicial y la Fiscalía.

Este es el principal argumento que ha esgrimido en su recurso contra el auto de procesamiento por dos delitos de sedición y organización criminal que le ha notificado este lunes personalmente la juez Carmen Lamela, junto a los que fueran sus jefes políticos, el exdirector del cuerpo Pere Soler y el exsecretario de Interior César Puig -segundo del exconseller Joaquim Forn-.

Los primeros en acudir a su cita en la Audiencia Nacional han sido Puig y Soler y en torno a las 8.45 horas, 15 minutos después de la hora a la que le había citado la juez, ha llegado Trapero, vestido con traje y corbata oscura, gesto serio y sin su característica barba.

No ha acudido, sin embargo, la intendente del Cuerpo Teresa Laplana, procesada por un delito de sedición en relación al asedio a la Consellería de Economía el 20 de septiembre, quien ha comparecido ante la juez por videoconferencia por motivos de salud.

Lamela había emplazado a los cuatro para recibirles declaración indagatoria, trámite previsto para la notificación en persona del procesamiento y en el que, si así lo deseaban, podían manifestar su oposición a las acusaciones contra ellos.

Un trámite que tan solo se ha prolongado unos minutos y en el que, según han precisado a Efe fuentes jurídicas, la juez solo les ha preguntado si estaban de acuerdo con el procesamiento.

Se ha limitado a ratificar las tres declaraciones

Trapero se ha limitado a ratificar las tres declaraciones que prestó en instrucción ante Lamela -todas en el sentido de su recurso-, y ha preferido, como también han hecho sus antiguos jefes y Laplana, no rebatir en profundidad su procesamiento.

Tampoco los fiscales del caso, Miguel Ángel Carballo (teniente fiscal de la Audiencia Nacional) y Pedro Rubira, han querido hacerles preguntas y han declinado pedir la celebración de una vistilla para la adopción de medidas cautelares más gravosas de las que ya les impuso la juez.

Los cuatro, que hasta ahora se han presentado ante la juez cuando han sido citados, Trapero hasta en cuatro ocasiones con la de hoy-, cuentan ya con medidas cautelares: comparecencias quincenales, prohibición de salir de España y retirada del pasaporte; menos gravosas que la prisión o las fianzas que en algún caso ha pedido sin éxito la Fiscalía en instrucción.

La juez Lamela sostiene en el auto de procesamiento que la excúpula de la Policía autonómica, liderada por Soler y Trapero, bajo el mandato del exconseller Forn y su segundo César Puig, condujo a "sus subordinados a una dejación auténtica de funciones" el 1-O, simulando un dispositivo "engañoso y fraudulento" que facilitó la votación del referéndum ilegal.

Pero Trapero asegura en su recurso contra el procesamiento, al que ha tenido acceso Efe, que se desmarcó ante el Govern del 1-O, que se puso a disposición del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y de la Fiscalía para cumplir sus "órdenes" tras la aprobación de la declaración unilateral de independencia (DUI) y que les comunicó que los Mossos seguirían "garantizando la seguridad ciudadana y el orden público en Cataluña".

Alega que la cúpula de los Mossos trasladó en dos reuniones a Puigdemont, al exvicepresident Oriol Junqueras y a Joaquim Forn, "la preocupación común" del Cuerpo por la seguridad ciudadana si se mantenía la celebración del 1-O, y que se les hizo saber que "no se compartía desde el cuerpo policial el proyecto independentista" y que existía una "firme voluntad y decisión" de respetar los mandatos judiciales.

"(...) una cosa eran los desiderátums y la voluntad del órgano político y otra la actuación del cuerpo de los Mossos d'Esquadra, cuya cúpula, con el mayor a su frente, vino siempre presidida por una firme determinación de cumplir con el ordenamiento vigente y con las órdenes emanadas de poder judicial y la Fiscalía", subraya el recurso.

También ha recurrido el auto Pere Soler, que cuestionó que estén procesados por integración en organización criminal cuando ni siquiera Puigdemont, a quien Lamela atribuye el liderazgo de esa supuesta banda delictiva, está procesado en el Tribunal Supremo por ese delito.

Lamela apunta a un "plan premeditado" 

Pero Lamela apunta a un "plan premeditado", que procedía de la cúpula de los Mossos, dirigido a obstruir "cualquier actuación que bloquease el plan estratégico hacia la independencia" y por eso "la policía autonómica también fue utilizada para controlar las acciones" de las otras policías el 1-O.

A escasos metros de la Audiencia Nacional y en torno a una hora después de que Trapero, Soler y Puig dejasen la sede de este tribunal, empezaban las comparecencias del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras; el candidato a presidirla, Jordi Sànchez; y el presidente de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart, citados por el juez Pablo Llarena para notificarles también hoy su procesamiento por rebelión y malversación. 

Trapero se desmarca del 1-O e insiste en desvincular a los Mossos del procés

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios