Viernes, 20.09.2019 - 00:17 h
El tribunal plantea otro cambio en el orden de los interrogatorios

Guerra en Bankia: la Sala pide otro fiscal 'in extremis' y Anticorrupción lo rechaza

Los magistrados insisten al fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, que coja las riendas del juicio hasta que se reincorpore Carmen Laúna. 

Arranca el juicio por la salida a bolsa de Bankia en la Audiencia Nacional
Imagen del arranque del juicio en la Audiencia Nacional del caso Bankia. /Pool

La suspensión temporal del juicio por el caso Bankia ha provocado una crisis interna entre el tribunal y la acusación, que tendrá que resolverse este lunes cuando se reanude la vista con el interrogatorio a Rodrigo Rato. La imposibilidad de la fiscal del caso, Carmen Laúna, de reincorporarse la próxima semana al juicio debido a una baja médica ha enfrentado a los magistrados de la Sección Cuarta -que quieren al actual fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, al frente de los interrogatorios- y al propio Ministerio Fiscal, desde donde consideran que Laúna es insustituible debido a la complejidad del caso.

En un auto al que ha tenido acceso La Información, el tribunal enjuiciador vuelve a plantear una alteración del orden del interrogatorios a tenor de las peticiones formuladas por las partes. Si el pasado lunes se propuso dejar para el final los tres exaltos cargos de Bankia contra los que ejerce acusación la Fiscalía (esto es: el exvicepresdiente de la entidad José Luis Olivas y los exconsejeros José Manuel Fernández Norniella y Francisco Verdú Pons), ahora se propone la opción de que se sometan al interrogatorio cuando termine el del propio Rato. 

La decisión, que queda en el aire y se resolverá en las próximas sesiones de juicio, dependerá en gran parte de la postura que adopte el Ministerio Público. Para los tres magistrados al frente de la gran causa por la crisis económica, la alternativa pasa porque el jefe de la Fiscalía Anticorrupción y exfiscal del caso, Alejandro Luzón, coja las riendas de los interrogatorios hasta la total recuperación de Laúna. Para ello aseguran que la actuación de Luzón durante los cinco largos años de instrucción del caso Bankia (y de la pieza separada de las tarjetas 'black') fue "pulcra e intachable" y que su papel como jefe de la acusación sería "igual de sólida y profunda" que la de la actual fiscal debido a su dilatada experiencia en el caso.

Sin embargo, fuentes jurídicas explican a este diario que, si bien es cierto que Luzón asumirá lo que resta de interrogatorio al exvicepresidente económico del Gobierno, no tiene intención alguna de prolongar su actuación en la macrocausa más allá de estos días concretos, puesto que la que lleva el peso del asunto es Carmen Laúna y porque, además, el cargo que ostenta en la actualidad Luzón al frente de una fiscalía tan compleja como es Anticorrupción, hace que le sea imposible dejar de lado sus funciones durante más sesiones de las previstas para Rodrigo Rato.

Aunque desde el Ministerio Público consideran que Laúna puede estar recuperada en el plazo de dos semanas, la Sala expone que la dolencia que ha sufrido "no es baladí" y que su pronóstico de total recuperación es "incierto", teniendo en cuenta que tendrá que afrontar sesiones que muy probablemente se posterguen por la tarde debido al retraso de semanas que suma el juicio tras el parón acordado el pasado 11 de enero. 

División entre acusaciones y defensas

Desde ese mismo momento hasta este mismo viernes, el tribunal ha insistido en la necesidad de que se nombre un sustituto a la fiscal por dos motivos principalmente. Uno por el "grave perjuicio" que se genera ante la logística desplegada por la Audiencia Nacional en la sede que ostenta en San Fernando de Henares y otro por el compromiso que puedan tener los abogados tanto de los 34 exdirectivos y consejeros que se sientan en el banquillo como de las acusaciones del proceso. Sea como fuere, la consulta que hizo el tribunal a la partes en aras de que aportaran soluciones a esta situación de bloqueo demostró que no había consenso en torno a las alternativas barajadas. 

Uno de los acusados que más claro se pronunció al respecto fue el propio Rato, el cual expuso que la situación actual le podría llegar a provocar indefensión teniendo en cuenta que su interrogatorio quedó suspendido a las puertas del tercer día de declaraciones. Por ese motivo, y aunque deseó una pronta recuperación a Laúna, propuso que se sustituyera por otro fiscal de Anticorrupción para poder terminar con este apartado del juicio. Lo cierto es que las dos primeras sesiones de interrogatorio evidenciaron un tenso careo entre ambos debido principalmente a la responsabilidad por el proceso de creación de Bankia así como por la salida a Bolsa (que Rato delegó en el supervisor y en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios