Un año de cárcel para el teniente de alcalde de Oviedo por revelar secretos

  • El primer teniente de alcalde de Oviedo, Jaime Reinares (PP), ha sido condenado a un año de prisión y al pago de 9.600 euros por revelación de secretos al haber difundido correos electrónicos sustraídos de la cuenta de la exsecretaria de la Sindicatura de Cuentas de Asturias, Rosa Zapico, hace tres años.

Oviedo, 9 jul.- El primer teniente de alcalde de Oviedo, Jaime Reinares (PP), ha sido condenado a un año de prisión y al pago de 9.600 euros por revelación de secretos al haber difundido correos electrónicos sustraídos de la cuenta de la exsecretaria de la Sindicatura de Cuentas de Asturias, Rosa Zapico, hace tres años.

Según refleja la sentencia, deberá pagar una multa de 3.600 euros y 6.000 euros más en concepto de responsabilidad civil por el daño moral ocasionado a la exsecretaria del órgano fiscalizador del Principado.

El fiscal había pedido inicialmente para Reinares una pena de un año y seis meses de cárcel por descubrimiento y revelación de secretos, mientras que la acusación particular había elevado su petición a tres años y nueve meses al considerarle además autor de sendos delitos de injurias y calumnias, de los que ha sido absuelto.

Los hechos por los que Reinares ha sido condenado se remontan a marzo de 2011, cuando el teniente alcalde realizó una rueda de prensa en la que entregó a los periodistas un dossier con 54 correos electrónicos sustraídos de la cuenta de Zapico por un ciudadano anónimo que firmaba con el nombre de "Voxpopuli", y que todavía no ha sido identificado.

La documentación incluida en los correos estaba relacionada con la fiscalización que la Sindicatura había realizado sobre la expropiación que el Ayuntamiento de Oviedo había realizado en un palacete situado en el centro de Oviedo, conocido como "Villa Magdalena".

Según Reinares, los correos demostraban la trama política contra el PP que existía en torno a la investigación de la Sindicatura sobre el proceso de expropiación de Villa Magadalena y no suponían ningún ataque a la intimidad de Zapico, aunque la sentencia sí que considera que cometió un delito al difundir unos correos de carácter personal.

Mostrar comentarios