Un "bonito día gallego" en Madrid

  • El PP de Madrid ha cerrado hoy su decimoquinto congreso entre mensajes de respaldo a la política del Gobierno central frente a la crisis, en presencia del propio jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy.

Paloma San Segundo/Jesús García Becerril

Madrid, 29 abr.- El PP de Madrid ha cerrado hoy su decimoquinto congreso entre mensajes de respaldo a la política del Gobierno central frente a la crisis, en presencia del propio jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy.

Varios líderes autonómicos han asistido al congreso, que empezó ayer, y entre ellos los presidentes de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y Aragón, Luisa Fernanda Rudi.

Ambos posaron para los fotógrafos junto a Esperanza Aguirre y al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y el propio Feijóo ironizaba sobre el tiempo -plomizo y algo lluvioso- que le recibió en la capital: "es un bonito día gallego".

En los corrillos, antes de que llegara Rajoy, se veía a Ruiz-Gallardón con la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, y el vicepresidente regional, Ignacio González.

Aguirre besaba a todos, menos al ex vicealcalde madrileño Manuel Cobo, durante años mano derecha de Gallardón y que hace ocho años se planteó hacer frente a la líder popular madrileña por el poder en el partido.

A Cobo se le veía mantenerse a distancia, aparentemente ajeno al grupo y pendiente continuamente de su teléfono móvil.

Mientras tanto, Ignacio González -que ha sido confirmado en el cargo de secretario general del PP de Madrid- repartía pegatinas con la bandera de España a los afiliados para que se las pegasen en la solapa, y anunciaba que habría "alguna sorpresa al respecto" en el discurso de hoy de Aguirre.

Así fue. En su intervención, la presidenta madrileña apeló al patriotismo para hacer frente a la situación económica, y en un momento dado sacó la pegatina con la bandera y se la pegó en el vestido, donde ya lucía un colorido broche en forma de "mariquita".

Como es habitual en los actos públicos del PP, la música tiene un papel relevante y da paso siempre a cada orador.

En los dos días de congreso ha sonado para acompañar a quien subía o bajaba del escenario, para goce de quienes disfrutan de los sonidos más bien "de la noche" .

Fuentes de la organización han explicado a Efe que se buscan canciones de actualidad, reconocibles por el público ("Maldita Nerea", "Coldplay") y cuyas letras no pudieran vincularse a nadie.

La única excepción ha sido Aguirre, que tanto ayer como hoy subió al estrado a los sones de "Ay se eu te pego", una popular canción brasileña del momento.

Y también quedó fuera Rajoy a quien, por motivos institucionales, siempre se le presenta con la sintonía habitual del PP.

Cuando acabó el congreso, a última hora de la mañana, el sol asomaba en la ciudad, y quizá Núñez Feijóo pudo apreciar al fin un bonito día madrileño.

Mostrar comentarios