Lunes, 24.09.2018 - 16:04 h
Al ser confundido con TV3

El cámara de Telemadrid denuncia a los agresores que le atacaron en Barcelona

Un acto de repulsa por el ataque a una mujer mientras quitaba lazos amarillos acabó en una agresión a un reportero que fue confundido con uno de TV3.

Concentración
Concentración en el Parque de la Ciutadella por la convivencia / EFE

La tensión en Cataluña va a más en plena guerra por los lazos amarillos. En una lucha constante entre quienes ponen estos símbolos del independentismo y quienes los quitan, los medios de comunicación están siendo objetivo de insultos y ataques de los ciudadanos. Este miércoles, en una concentración de Ciudadanos, la situación desembocó en una agresión a un cámara, que ha interpuesto una denuncia ante los Mossos d'Esquadra. 

Un profesional de Telemadrid fue confundido por los presentes con un cámara de TV3, ya que llevaba una prenda amarilla, por lo que varios presentes empezaron a increparle y acabaron propinándole varios puñetazos. El cámara de Telemadrid aseguró ayer a Efe que la agresión se inició cuando pidió a una señora que dejara de grabarle y de darle golpes en las piernas, ya que al ver que llevaba una camiseta con un dibujo amarillo pensaba que trabajaba para TV3.

Entonces se organizó un revuelo entre algunos de los presentes, que empezaron a gritar y a empujar al cámara de televisión, hasta que dos hombres de mediana edad le propinaron diversos puñetazos por detrás que le impactaron en la cara. En algunos vídeos del incidente difundidos en las redes sociales también se ve como el cámara da un puñetazo a una de las personas que le estaban increpando. Los ataques no cesaron hasta que llegaron los Mossos y se lo llevaron.Ciudadanos, que había convocado la concentración, condenó ayer y expresó su rechazo a la agresión que sufrió el cámara de Telemadrid y la atribuyó a "infiltrados" radicales. 

Precisamente, la concentración, convocada por el partido naranja y a la que acudieron su presidente, Albert Rivera, y la dirigente catalana Inés Arrimadas, llevaba por nombre 'Por la convivencia y contra la violencia', algo que no ha quedado patente a tenor de lo ocurrido con este profesional que aseguró que tenía las imágenes grabadas y que pensaba denunciar los hechos.

A la concentración acudieron unas 600 personas, según la Guardia Urbana, para condenar el ataque a una mujer de origen ruso por retirar lazos amarillos el pasado 25 de agosto. Un caso que está ya en manos de los tribunales, ya que hay diferentes versiones de lo sucedido. Si bien, el acto de repulsa acabó con otra agresión de por medio que demuestra hasta qué punto la situación es cada vez más complicada en Cataluña.  

Ciudadanos se suma a la retirada de lazos

Precisamente ayer, Rivera y Arrimadas fueron protagonistas de la jornada al retirar ellos mismos varios lazos amarillos en la localidad de Alella (Barcelona). Las cámaras de Antena 3 pudieron captar el momento en el que ambos dirigentes de Ciudadanos quitaban los lazos entre gritos de varios asistentes.

Si bien, el gesto simbólico ha durado poco, pues nada más irse varios vecinos de Alella los han vuelto a colocar. En declaraciones a los medios, Rivera explicó que quería "limpiar el espacio público" de simbología independentista e ideológica como hacen otros muchos ciudadanos, una acción que mantendrán hasta que Sánchez aparque la "pasividad" y "reaccione" ante esta "ocupación" garantizando la convivencia y la neutralidad. "La Cataluña de todos necesita espacio de todos" en aras de la convivencia y "eso tiene una palabra: neutralidad", ha reivindicado el líder de la formación naranja.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios