Un palestino muere por los disparos de un guarda israelí en Jerusalén Este

  • Jerusalén.- Un palestino murió hoy por los disparos que le efectuó un guarda de seguridad israelí en el barrio de Siluán, en Jerusalén Este, donde desde primera hora se registran enfrentamientos entre vecinos y fuerzas de seguridad israelíes, informan medios locales.

Un palestino muere por los disparos de un guarda israelí en Jerusalén Este
Un palestino muere por los disparos de un guarda israelí en Jerusalén Este

Jerusalén.- Un palestino murió hoy por los disparos que le efectuó un guarda de seguridad israelí en el barrio de Siluán, en Jerusalén Este, donde desde primera hora se registran enfrentamientos entre vecinos y fuerzas de seguridad israelíes, informan medios locales.

El suceso se produjo esta madrugada, cuando un grupo de palestinos residentes en el barrio se acercó a las inmediaciones de un edificio de la organización derechista judía Elad, que suele adquirir propiedades en territorio ocupado, indicaron algunos vecinos.

Según las declaraciones que hizo el guarda a la Policía israelí y que recoge la versión electrónica del diario "Haaretz", decenas de palestinos bloquearon su camino con contenedores de basura y comenzaron a arrojar piedras contra el vehículo en el que viajaba.

Entonces, el guardia israelí abrió fuego contra el grupo de palestinos, alcanzando a Samer Sarhan, de 32 años, que murió a causa de un disparo.

Por su parte, el activista Jawad Halawani, vecino de Siluán, aseguró a Efe que la calle por la que circulaba el agente de seguridad israelí suele estar bloqueada al tráfico y que no hubo ningún tipo de provocación por parte de los palestinos.

Vecinos del barrio dijeron que al menos cuatro jóvenes integraban el grupo tiroteado y que otro resultó gravemente herido a causa de los disparos.

La radio pública israelí informó de que un agente de la Policía israelí sufrió heridas de carácter leve en los choques que sucedieron al incidente armado a lo largo de la mañana, y que se ha abierto una investigación para esclarecer lo sucedido.

Los agentes del orden han empleado granadas de estruendo y gases lacrimógenos para dispersar a una multitud de palestinos que salió hoy a las calles de Siluán para protestar por el suceso.

En los últimos años numerosos colonos judíos han adquirido propiedades en esta parte de la ciudad, donde los palestinos aspiran a establecer la capital de su futuro estado.

Al menos 88 casas palestinas, en las que viven unas 1.000 personas, han recibido órdenes de demolición por parte de las autoridades israelíes bajo el argumento de que fueron levantadas de forma ilegal.

Mostrar comentarios