Martes, 22.10.2019 - 19:35 h
Encuesta Ipsos para Henneo-La Información

Una abstención del 30% con Cs como el partido con la menor fidelidad de voto

Solo un 55% de los votantes de Albert Rivera tiene claro que acudirá a las urnas y apenas un 45% tiene decidido su voto. 

Abstención

La encuesta de Ipsos para el Grupo Henneo-La Información sobre el 10-N se ha realizado con una estimación para la abstención que no bajaría del 30,5% y sería la demostración del rechazo que esta nueva convocatoria electoral ha generado en la opinión pública, después de cinco meses de infructuosas negociaciones para formar Gobierno. Pero ese hartazgo social que se reflejará en las urnas tendrá una mayor incidencia para unas formaciones que para otras, en virtud de la fidelidad de sus votantes, que siempre suele ser mayor en los partidos de derechas y en los más radicalizados en las dos partes del arco político.

Si hacemos caso a los datos recogidos por Ipsos, sobre una muestra de 1.837 consultas online recogidas entre el miércoles y el viernes pasados, el PSOE sería el partido en el que tendría una mayor abstención entre sus electores, con nivel del 23%, solo superado por quienes no saben como quedará esta parte, que son el 29% y lejos del 16% de Unidas Podemos, el 12% de Cs y el 7% del PP. Si unimos el porcentaje de quienes no lo saben con el de quienes creen que todos los partidos van a sufrir la abstención por igual, resulta que hay una media del orden del 40% de los ciudadanos que tienen intención de ir a votar que no tienen claro cómo va a impactar ese dato en el resultado final de los comicios.

Más concreto resulta en la encuesta analizar la fidelidad del voto de cada formación y la diferencia entre quienes aseguran que van a votar dentro de un partido y, entre ellos, los que tienen decidido su voto. En ese cómputo, Ciudadanos es el partido que sale peor parado de la consulta: solo el 55,6% de sus votantes (siempre medidos por intención de voto) asegura que va a ir a votar, pero ese dato cae diez puntos, hasta el 45,8% cuando se les pregunta si tienen totalmente decidido su voto. La confluencia de ambos datos se corresponde con otras encuestas, como la del CIS, que auguran para la formación naranja un apoyo electoral que sería la mitad del que tuvieron en las elecciones de abril.

El PSOE también acusa el desgaste en este análisis de fidelidad de voto después de todas las negociaciones fracasadas y la percepción generalizada de que Pedro Sánchez ha sido uno d ellos culpables de ello. Según los datos e Ipsos, solo el 63,5% de quienes tienen la intención de votarles garantiza que va ir al colegio electoral a hacerlo, mientras que apenas un 57,5% de ellos tiene decidido en qué casilla va a poner la cruz.

Volatilidad

PP y Vox lo tienen más claro

Las formaciones de derechas son las que más congruencia muestran en la encuesta de Ipsos en el área de la fidelidad de voto. El 70,6% de los votantes del PP asegura que va a ir a las urnas y un 71,1% admite que tiene su voto totalmente decidido. Es decir, que Pablo Casado puede contar de base con que solo un 30% de la base electoral de su formación está indeciso o no sabe si va a ir a meter su papeleta en la urna; eso sí, los que van, votan a su partido. Lo mismo le ocurre a Vox, aunque sea con un partido menos multitudinario que el PP: casi el 75% de sus seguidores tiene claro que va a ir a votar y un 72,9% lo va a hacer votando a los de Santiago Abascal.

Esa lealtad política se rompe cuando se llega al lado de la izquierda en los partidos que operan a nivel nacional. Es curioso el caso de ERC, que tiene muy centrada su fuerza electoral en Cataluña y cuenta con que el 84,7% de sus votantes va a ejercer su derecho al voto, pero apenas el 62,7% de ese colectivo tiene decidido a día de hoy su voto (más de 20 puntos de diferencia). A menos escala algo parecido le ocurre a Unidas Podemos, con un alto porcentaje de seguidores que votarán (el 77,8%), pero que retrocede diez puntos a la hora de asegurase que la papeleta será la de Iglesias.

Ahora en Portada 

Comentarios