Miércoles, 20.11.2019 - 07:17 h

Una miembro de los GRAPO acusada de dos atracos dice que estaba en Francia

Una miembro de los GRAPO acusada de participar en dos atracos en sucursales de La Caixa en Madrid en 2002 ha reconocido hoy en la Audiencia Nacional pertenecer a la organización terrorista, pero ha dicho que en esas fechas ella se encontraba en Francia "por órdenes" de la banda.

Madrid, 21 dic.- Una miembro de los GRAPO acusada de participar en dos atracos en sucursales de La Caixa en Madrid en 2002 ha reconocido hoy en la Audiencia Nacional pertenecer a la organización terrorista, pero ha dicho que en esas fechas ella se encontraba en Francia "por órdenes" de la banda.

En el juicio a Gema Rodríguez Miguel, que se enfrenta a 14 años de prisión por dos delitos de robo con intimidación, la procesada ha declarado que a finales de 2001 la dirección de los GRAPO le ordenó ir a vivir en la clandestinidad a París, donde permaneció hasta el 18 de julio de 2002, cuando fue detenida.

Según las conclusiones del Ministerio Público, el 23 de abril de 2002 Gema Rodríguez, que ya fue condenada en Francia por pertenencia a la organización terrorista, participó junto a su pareja, Jesús Merino, ya condenado por estos hechos, en un atraco la sucursal madrileña de La Caixa de Camino de Vinateros.

El relato del fiscal señala que la pareja se dirigió "con tono amenazador" a la empleada de la caja, que en ese momento se encontraba sola, y le dijeron que se trataba de un atraco y que no hiciera tonterías, tras lo que le exigieron que abriera la caja fuerte y se llevaron 6.920 euros.

El 10 de mayo de 2002, añade la Fiscalía, Rodríguez y Merino perpetraron junto a Mónica Refojos, también condenada por estos hechos, otro atraco en la sucursal de La Caixa de la calle del Concejal Francisco Jiménez Martín de Madrid, "con el fin de allegar recursos a la banda terrorista GRAPO".

En ese segundo atraco, la empleada les entregó 300 euros que había en el dispensador de dinero y, a continuación, Merino la obligó a entrar en la caja fuerte y se apoderó de 19.000 euros.

Ambas testigos reconocieron a la procesada en las fotografías que les mostró la Policía después de los hechos.

Merino y Refojos también han declarado en el juicio, que ha quedado visto para sentencia, aunque el primero ha negado que su novia participara en los atracos, y la segunda ha dicho que sólo conoce a Rodríquez de la cárcel y se ha negado a contestar a todas las preguntas.

Tras su declaración, Merino, que ha señalado que los atracos nunca fueron asumidos por GRAPO, ha pedido permiso a la presidenta del tribunal, Ángela Murillo, para dar un beso a la procesada, a lo que la magistrada ha contestado: "Bueno, si es en la cara, sí".

Por su parte, un agente de la Policía ha dicho que los miembros de la organización solían atracar las sucursales bancarias en grupos de tres, que siempre lo hacían a cara descubierta y que su objetivo era "subsistir, financiarse y enviarle gran parte del botín a la dirección de la banda que se encontraba en Francia".

La defensa de Gema Rodríguez ha solicitado su absolución y que, en caso de que sea condenada, se aplique la atenuante de dilaciones indebidas porque han pasado casi diez años desde que ocurrieron los hechos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING