Sábado, 18.11.2017 - 15:25 h
En Girona 

Una mujer detenida en Palamós por su presunta colaboración con el yihadismo

Desde el 26 de junio de 2015, fecha en la que se elevó a 4 el nivel de alerta, las fuerzas y cuerpos de seguridad han arrestado a más de 200 personas.

Detenida Guardia Civil en Palamós
Detenida por la Guardia Civil en Palamós, Girona. / Archivo

Agentes de la Guardia Civil han detenido a una mujer en Palamós (Girona) por presunta colaboración con el terrorismo yihadista, han informado a EFE fuentes de la lucha antiterrorista.

La arrestada, nacida y residente en Palamós, había sufrido un proceso de autoradicalización virtual, consumiendo productos propagandísticos de grupos yihadistas con contenido extremadamente violento, informa el Ministerio del Interior, que destaca que la colaboración del FBI estadounidense ha resultado fundamental en la identificación de sus conductas delictivas.

La joven, que vive con sus padres y que estaba dispuesta a ir a Siria, formaba parte de una red de personas afines a Daesh y sus actividades habían sido detectadas por los servicios de información e inteligencia internacionales desde hace dos años.

Durante los años de máxima actividad de reclutamiento y difusión de contenidos radicales, el Estado Islámico estableció una rigurosa e intensa campaña dirigida, en buena parte, a ciertos colectivos femeninos, con la finalidad de concretar su desplazamiento a zonas de conflicto.

El alto grado de vulnerabilidad que estos grupos ofrecían encontraban en la organización terrorista un importante recurso de afiliación, como así sucedió en el grupo conformado, entre otros, por la detenida esta madrugada.

En el caso de la joven detenida en Girona, y a semejanza de otros modelos de radicalización, su tránsito hacia el extremismo se había consolidado en los dos últimos años.

Modelo autodidacta 

Aplicó un modelo autodidacta mediante el consumo de propaganda yihadista combinado con la intervención, a través de redes sociales, de otras personas, mujeres principalmente, que contribuyeron de forma decisiva a la concreción del ideario yihadista.

Este proceso de radicalización le llevó paulatinamente a sucumbir a las más severas exigencias del rigor salafista.

Ello tanto en lo referido a la utilización del código de vestimenta estricto, absolutamente inusual en el entorno de vida de la detenida, como en el progresivo aislamiento de su actividad pública, que se ha ido apagando de forma alarmante, hasta el punto de ser inusual su actividad social.

Varios detenidos que guardaban relación con ella 

Las detenciones de varias personas con las que se relacionaba hicieron que paulatinamente su actividad se fuera rodeando de nuevas medidas de seguridad que impedían realizar el completo seguimiento de sus actividades.

Respecto al auto-adoctrinamiento de la detenida, la investigación ha revelado cómo los grupos cerrados a los que pertenecía dedicaban la mayor parte de su actividad a manipular las voluntades de las usuarias con objeto de que se materializara su desplazamiento a zonas de conflicto.

Lo hacían con la difusión de una propaganda llamativa en lo positivo de la vida en esa región e introduciendo elementos de gran contenido violento, destacando continuos vídeos y referencias a todo tipo de ejecuciones y acciones bélicas.

Fruto del intenso trabajo de los investigadores de la Guardia Civil y del FBI se determinó la existencia de otras personas cuyas conductas fueron objeto de intervención judicial y que motivó la ejecución de sendas detenciones.

En uno de los casos, materializada sobre una mujer detenida en noviembre de 2015 en la provincia de Barcelona, acusada de colaboración con Daesh.

En este sentido, el pasado mes de junio de 2016, y fruto de la referida colaboración con autoridades estadounidenses, fue detenido un hombre en Estados Unidos con el que la detenida mantenía una estrecha vinculación, y cuya detención permitió abortar el proyecto de desplazamiento a Siria de ambos.

La Guardia Civil ha registrado el domicilio de la detenida para recabar las evidencias que permitan determinar su grado de implicación en las actividades de los grupos terroristas a los que apoya, así como sus posibles vínculos tanto en España como a nivel internacional.

La operación se ha desarrollado bajo la dirección del Juzgado Central Instrucción número 1 y la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

En lo que va de año, 61 personas han sido arrestadas en España por su presunta relación con el terrorismo yihadista y otras nueve en otros países en operaciones con la participación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, según datos del Ministerio del Interior.

Desde el 26 de junio de 2015, fecha en la que se elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA), las fuerzas y cuerpos de seguridad han detenido a más de doscientos terroristas yihadistas en operaciones realizadas en España y en el exterior.

El 27 de septiembre fue detenido en Bélgica un español de ascendencia marroquí por su presunta integración en Daesh y miembro de una célula, dos de cuyos integrantes

La última detención relacionada con el yihadismo en España se produjo el pasado 22 de septiembre en Mérida (Badajoz) donde fue arrestado un hombre de 34 años de nacionalidad bangladesí por su presunta integración en el aparato tecnológico del Dáesh, para el que buscaba drones y otro material. 



Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios