Una mujer irá a la cárcel por pegar a un policía con una silla en la cabeza

  • La Audiencia de Castellón ha condenado a un año y dos meses de prisión a una mujer que se ofrecía a hacer trenzas en el paseo marítimo de Peñíscola (Castellón) por agredir a un policía local con una silla en la cabeza.

Castellón, 30 ene.- La Audiencia de Castellón ha condenado a un año y dos meses de prisión a una mujer que se ofrecía a hacer trenzas en el paseo marítimo de Peñíscola (Castellón) por agredir a un policía local con una silla en la cabeza.

La acusada, de nacionalidad senegalesa y residente ilegal en España, vendía "productos o servicio de trenzado" en el paseo marítimo el pasado agosto de 2009, según recoge la sentencia.

El agente de la Policía Local se aproximó a ella y le solicitó que le enseñara el contenido de su bolso, algo a lo que la acusada se negó, además de rechazar identificarse.

A continuación, "con total desprecio al principio de autoridad", procedió a golpear con una silla de playa al agente, quien no sufrió lesiones por llevar el casco puesto, añade el fallo.

El Juzgado de lo Penal de Vinaròs condenó a la acusada a un año y dos meses de prisión por estos hechos, sentencia que recurrió la procesada alegando que no se había producido agresión, sino una "simple resistencia".

El agente explicó en su declaración que, al llegar al paseo los vendedores ambulantes que había se marcharon, a excepción de la procesada, a la que le pidió que enseñara el bolso para comprobar si llevaba objetos falsificados, una práctica habitual en la zona.

Al emprender la marcha, el agente cogió a la acusada del brazo, ella se giró y le pegó con una silla plegable metálica que llevaba en la mano.

La Audiencia provincial considera que no existe "motivo alguno que permita poner en duda la fiabilidad del agente policial" y no modifica la pena de cárcel, aunque sí el tiempo de prohibición de regreso a España, que rebaja de 10 a 5 años al considerar que es de aplicación la norma posterior más favorable.

Mostrar comentarios