Sábado, 23.03.2019 - 14:40 h
Fuga de talentos en el núcleo económico

Decenas de técnicos de élite dejan el área económica en plena crisis de Gobierno

La salida de Guindos rumbo al BCE precipita la salida de tres de sus más estrechos colaboradores y Montoro perderá también a dos asesores de confianza

Fotografía de Luis de Guindos, ministro de Economía
El ministro de Economía, Luis de Guindos, y, tras él, su jefa de Gabinete, María Palanca. EFE/Horst Wagner /

Una treintena de funcionarios de élite del área económica del Gobierno abandonarán a la vuelta del verano sus actuales responsabilidades rumbo a diferentes cargos en el exterior tras resolverse este miércoles el reparto de destinos para los componentes del cuerpo de técnicos comerciales y economistas del Estado, los famosos 'tecos' que pasan por ser el cuerpo con más poder de toda la Administración del Estado.

El movimiento, que afecta a perfiles con gran importancia en la actual estructura de los ministerios de Economía y Hacienda, supone todo un terremoto en el área económica del Gobierno, que llega precisamente en un momento de especial incertidumbre tras la confirmación de la salida del ministro de Economía, Luis de Guindos, rumbo a la Vicepresidencia del BCE y con el debate sucesorio en pleno apogeo. Entre los altos cargos que abandonarán el Ejecutivo se encuentran, según la información dada a conocer este miércoles tanto en el BOE como en el Ministerio de Economía, las que han sido personas de máxima confianza de Cristóbal Montoro y Luis de Guindos durante los últimos años.

El ministro de Hacienda perderá al que se puede considerar su mano derecha desde 2012, Felipe Martínez Rico, que hasta 2016 ocupó el puesto clave de director del Gabinete del ministro -desde el que controlaba y priorizaba todos los asuntos a despachar- y que durante el último año y medio ha ejercido como subsecretario, el lugar desde el que se domina todo el funcionamiento cotidiano del Ministerio en el orden administrativo y operativo. Felipe Martínez Rico pertenece a una insigne estirpe de altos funcionarios del Estado en la que figuran su hermano Ricardo, ex secretario de Estado de Presupuestos con Cristóbal Montoro y actual presidente de la consultora que fundara el ex ministro, Equipo Económico, y su hermana Julia, ex subdirectora general de Fiscalidad Internacional. Ahora, ha sido propuesto por el Gobierno de España para ocupar el puesto de director ejecutivo del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), el brazo financiero de la UE para apoyar la implantación de la economía de mercado en la Europa del Este, los países de la cuenca africana del Mediterráneo y en otros lugares, como Mongolia.

También saldrá del Gobierno, en este caso rumbo a Bruselas, donde ejercerá como máxima responsable de la Consejería Económica y Comercial de España en la capital europea, la actual jefa de gabinete del ministro de Economía, María Palanca Reh. No se irá sola. Otros dos colaboradores del núcleo de máxima confianza del futuro vicepresidente del BCE abandonarán el Ministerio de Economía el próximo 1 de septiembre como muy tarde. Se trata de Pablo Cascón Salgado, asesor de Guindos en Asuntos Internacionales, que se irá a la Oficina Económica y  Comercial en Zagreb; y Beatriz Pérez Raposo, asesora de Asuntos Europeos, que asumirá la máxima responsabilidad de la Oficina Comercial de España en Milán.

Un apunte más. El número dos de la diplomacia económica española, Íñigo Febrel Melgarejo, dejará en septiembre su puesto en el Ministerio de Asuntos Exteriores para convertirse en el nuevo consejero jefe económico y comercia de la oficina de España en Santiago de Chile.

Fuga de talento en el Ministerio de Economía

El principal damnificado del proceso de adjudicación de plazas para los técnicos comerciales del Estado ha sido el Ministerio de Economía, que en las próximas fechas no sólo verá la ya anunciada marcha del titular de la cartera y de buena parte de su equipo de colaboradores de confianza, sino que tendrá que dar cobertura a la salida de una veintena de cargos intermedios y asesores especializados que el próximo 1 de septiembre se incorporarán a sus nuevos destinos en alguna de las oficinas comerciales de España en el extranjero. La secretaria del Tesoro, Emma Navarro, perderá a su responsable de gestión del riesgo, Manuel Varela Bellido, a su economista de confianza en materia de sector financiero, Ramón Guzmán, y a otros dos colaboradores de su gabinete; el director general de Política Económica, Rodrigo Madrazo, se quedará, por su parte, sin Blanca Fernández, su subdirectora de Política Económica y Financiación de la Empresa. 

La secretaria de Estado ce Comercio, María Luisa Poncela, también perderá a tres funcionarios clave en el funcionamiento del organismo responsable de planificar y engrasar la política comercial española: sus asesores Emilio López Viñuelas y José Manuel Fresnillo Riesgo, y su subdirectora de Política Arancelaria y de Instrumentos de Riesgo Comercial, Ángeles Bosch.

Según fuentes del Ministerio de Economía, en los próximos días se sacarán a concurso esas plazas al objeto de que los funcionarios que cumplan los requisitos para optar a las mismas presenten sus candidaturas y sean elegibles en el menor plazo de tiempo posible. La designación corresponderá ya al nuevo ministro, en el caso de su gabinete, o a los secretarios de Estado de cada ramo. Procesos similares deberán abrirse en Hacienda, Energía, Asuntos Exteriores, la Oficina Económica del Gobierno o la CNMC.

Jiménez Latorre seguirá en el Banco Mundial

En paralelo al proceso de cobertura de plazas de las Oficinas Comerciales de España en el exterior, Economía ha resuelto también las candidaturas de España a las plazas disponibles en los principales organismos internacionales. El departamento que aún dirige Luis de Guindos ha determinado, por ejemplo, la permanencia del que fuera secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, en el Banco Mundial a partir del próximo 1 de noviembre de 2018. Ese día perderá su condición de director ejecutivo, a la que llegó de forma un tanto rocambolesca tras la renuncia del ex ministro de Energía, José Manuel Soria, que había descabalgado a su vez de esta carrera al que entonces era su número dos y ahora es secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal.  ¿La razón? España comparte su puesto en el Directorio del Banco Mundial con Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, México y Venezuela, y la rotación natural del puesto exige que México lo ocupe a partir del 1 de noviembre. Jiménez Latorre se quedará como director ejecutivo alterno.

Por cierto, y como ejemplo ilustrativo de la tupida red de influencias que manejan los 'tecos', el que fuera jefe de gabinete de Jiménez Latorre en la Secretaría de Estado de Economía, Jorge Dajani, es el candidato propuesto por España para cubrir la plaza de director alterno en el  Fondo Monetario Internacional. El apellido de 'alterno' viene nuevamente justificado porque España comparte su silla en el Directorio del FMI con ocho países latinoamericanos, pero, traducido a román paladino, Dajani será el principal representante permanente de España ante el FMI. Allí tendrá como asesora a Marta Mulas, otra persona de confianza que se le irá a la directora del Tesoro, Emma Navarro.

Un controvertido sistema de selección

Todo este movimiento viene generado por la asignación de plazas a técnicos comerciales y economistas del Estado, que disfrutan del privilegio de ocupar en exclusiva los puestos disponibles en el centenar de oficinas comerciales que España tiene en el exterior y también los disponibles en instituciones internacionales, pese a que éstos no requieren esa formación específica para trabajar en su plantilla.

El asunto, poco conocido, es objeto de controversia, ya que reserva a un único cuerpo de la Administración el privilegio de poder acceder al trabajo en las instituciones financieras internacionales. Para saber más sobre este asunto se puede leer este artículo del ex ministro de Industria y colaborador habitual de lainformacion.com, Miguel Sebastián.

Ahora en Portada 

Comentarios