Martes, 19.06.2018 - 17:57 h
Siguen las tareas de búsqueda

Uno de los desaparecidos en el derrumbe de un edificio en Madrid no era de la obra

"Vino de visita a saludarme y tras surgir un problema le dije: espérate aquí, y cuando fui a subir fue cuando se cayó", declara su hermano.

Derrumbe edificio Madrid
Escombros junto al edificio en rehabilitación que sufrió ayer un derrumbe en el distrito madrileño de Chamberí. / EFE

Agustín Bello, de 42 años y vecino de Parla, desaparecido tras el derrumbe del edifico en rehabilitación del paseo del General Martínez Campos en Madrid, no trabajaba en la obra y había pasado a visitarla, según ha declarado su hermano Roberto Bello, uno de los encargados de la obra.

"Vino de visita a saludarme y tras surgir un problema le dije: espérate aquí, y cuando fui a subir fue cuando se cayó", asegura. Ha manifestado también que igual que le ha pasado a su hermano le podía haber pasado a él. "A una desgracia muy grande no hay que darle más vueltas", ha añadido en declaraciones al programa de 'Madrid Directo'.

El encargado ha explicado que su hermano salió de trabajar a primera hora de la tarde y se pasó por allí para que le hiciera "de guía turístico" y le enseñara las obras que iban a convertir el edificio en pisos de lujo. 24 horas después de que se derrumbara, los equipos de rescate continúan la búsqueda de dos personas desaparecidos bajo los escombros, mientras aumenta la angustia de los familiares.

El desplome del forjado de la séptima planta del edificio arrastró los pisos inferiores y generó cientos de kilos de escombros, por lo que las labores de retirada de los cascotes están siendo muy lentas y complicadas, debido a la inestabilidad del terreno.

De momento, no han encontrado ni a Agustín Bello ni al otro obrero desaparecido, José María Sánchez Tejeda, de 56 años y natural de Malpartida de Plasencia (Cáceres). Cuando se desplomó el forjado, uno de los obreros se encontraba en el quinto piso, mientras que el otro estaba en el interior del edificio pero no se sabe con exactitud dónde.

Debido a la complejidad del desescombro por el riesgo de más desprendimientos, esta tarea se podría alargar "varios días", según ha explicado la concejal del distrito de Chamberí, Esther Gómez, quien ha detallado que, aunque se ha descartado peligro en los edificios colindantes, los vecinos desalojados no podrán regresar a sus casas hasta que termine esta labor, "muy complicada".

Dado que la búsqueda está siendo infructuosa, los bomberos han procedido a cambiar la estrategia y montar una grúa de grandes dimensiones para demoler los elementos inestables de las plantas superiores, la séptima y la sexta, y de esta manera poder entrar al bloque "a cielo abierto", según ha explicado el jefe del Cuerpo del Ayuntamiento de Madrid, Eugenio Amores.

Esta labor, ha reconocido, les hará perder "tiempo", pero luego lo ganarán en las labores de búsqueda, porque con las condiciones actuales el riesgo para los bomberos es alto, al trabajar desde el interior del edificio. El derrumbe de las plantas superiores puede provocar desprendimientos controlados, por lo que han alertado a los vecinos de la zona de los ruidos que pudieran producirse.

Todos estos movimientos están siendo trasladados a los familiares de los obreros desaparecidos, que permanecen en el lugar en un hospital de campaña, aunque un grupo permanece en el Convento de las Hermanas de San Vicente de Paúl.

El delegado de Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, ha sido el encargado de explicarles, junto a psicólogos municipales, cuáles son las actuaciones a realizar, dado que el tiempo "apremia" y su nivel de "angustia" aumenta a medida que pasan las horas sin tener noticias de los operarios.

Tras eliminar los elementos inestables que amenazaban con derrumbarse, los bomberos esperan acelerar la búsqueda y encontrar a los operarios "en el menor tiempo posible", ha detallado el jefe de bomberos en el último parte oficial.

Unos 50 bomberos del Ayuntamiento de Madrid se encuentran desplegados en la zona, y cuentan con la ayuda de un robot para las labores de extracción de los elementos pesados, además de los perros de la Policía Nacional y Municipal y de la Asociación Unidad Canina de Rescate.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha visitado la zona nuevamente tras acudir también ayer y ha comprobado "sobrecogida" el "drama" que allí se está viviendo. Carmena ha recalcado que los permisos de la obra de rehabilitación del edificio estaban "en regla", aunque ahora no es el momento para analizar "lo que está bien o lo que no".

Al lugar de los hechos también han asistido los portavoces municipales de los grupos en el Ayuntamiento de Madrid, así como Luis Martínez Hervás, alcalde de Parla, localidad de la que es vecino uno de los desaparecidos.

La Sección de Siniestralidad Laboral de la Fiscalía de Madrid ha abierto una investigación sobre este suceso y ha dado instrucciones a la Policía Judicial para que se aclaren las circunstancias de lo sucedido.

Ahora en portada

Comentarios