Uno de los secuestrados pidió ayuda por un transmisor al resto de la caravana

  • Nuakchot.- Uno de los integrantes de la caravana "Barcelona Acció Solidaria", Josep Ramón Giménez, dijo hoy a Efe que "íbamos distraídos con la retransmisión del partido Barça-Real Madrid cuando escuchamos al conductor del último coche gritar y pedir socorro por nuestro sistema de transmisión".

Un analista cree que Al Qaeda pedirá dinero o presos si reivindica la autoría del secuestro
Un analista cree que Al Qaeda pedirá dinero o presos si reivindica la autoría del secuestro

Nuakchot.- Uno de los integrantes de la caravana "Barcelona Acció Solidaria", Josep Ramón Giménez, dijo hoy a Efe que "íbamos distraídos con la retransmisión del partido Barça-Real Madrid cuando escuchamos al conductor del último coche gritar y pedir socorro por nuestro sistema de transmisión".

De esta forma relató el momento del secuestro de tres de sus compañeros, presuntamente capturados por la organización Al Qaeda en el Magreb Islámico, a las 19.20 hora local (misma hora GMT).

Giménez explicó cómo a continuación regresó al punto donde se encontraba el vehículo en el que viajaban Albert Vilalta, Alicia Gamez y Roque Pascual, que presuntamente fueron secuestrados a punta de pistola por tres hombres armados, y encontraron el todo terreno vacío con las pertenencias personales dentro.

Giménez, que se encuentra descansando en el hotel El Mouna, en pleno centro de Nuakchot, junto al resto de la expedición puede a duras penas contener las lágrimas al hablar de lo sucedido.

Contó que otro compañero "llegó rápidamente y nos dijo que había escuchado disparos detrás de él, y luego vimos que había casquillos de bala dentro del coche".

Giménez viajaba en una caravana de 33 personas en la carretera entre Nuadibú (norte) y Nuakchot, procedentes de Marruecos, un camino que, asegura, han hecho durante nueve años a través de Marruecos, Mauritania, Senegal y Gambia sin que hubiera ningún incidente.

Giménez, responsable de comunicación de "Barcelona Acció Solidaria", recordó en la entrevista que diez minutos después del incidente, la Policía llegó al lugar, alertada al parecer por otros vehículos que habían presenciado el secuestro.

Unos veinte minutos después aparecieron unidades de la Gendarmería que comenzaron a rastrear la zona.

La Caravana Solidaria había repartido material escolar y sanitario, así como equipamiento para la recogida de basuras, en Nuadibú y en el pequeño pueblo de Inal.

Acerca del futuro de la caravana, Giménez asegura que dependerá de la evolución de la situación.

Mostrar comentarios