Martes, 21.01.2020 - 03:57 h
Arremete también contra el Gobierno español

Del Valle defiende su papel en el Popular y dispara contra la JUR por el fin del banco

Asegura que el Grupo de Inversores Mexicanos invirtieron en la entidad porque era solvente y denuncia mala gestión del Ejecutivo y el BCE.

Antonio del Valle
Del Valle califica de 'falsas' las acusaciones de que quería quedarse con la entidad. 

Ni Ángel Ron ni Emilio Saracho. La responsabilidad de que el Banco Popular sufriera una fuga de depósitos sin precedentes que le dejara al borde del abismo es de los organismos reguladores europeos y del Gobierno español. Al menos así lo ha sostenido el inversor mexicano Antonio del Valle en su declaración judicial ante el magistrado al frente de la investigación que sigue la Audiencia Nacional por la caída de la entidad a mediados de 2017, según informan fuentes jurídicas presentes en el interrogatorio.

El magnate al frente del Grupo de Inversores Mexicanos protagonizó una de las inversiones más importantes en la entidad al adquirir cerca del 6 por ciento de su capital en el año 2013. Por ese motivo mantiene varios frentes judiciales fuera de España para reclamar los 470 millones de euros que, según expone, perdió con la caída del banco. Sobre este asunto ha sido preguntado el empresario mexicano en su interrogatorio de este martes en el que ha asegurado que si apostó por esta financiación fue porque el Popular era uno de los mejores banco del mundo y estaba muy bien gestionado.

El magnate, que ha respondido a preguntas de su defensa, del magistrado José Luis Calama, y del fiscal Anticorrupción Antonio Romeral, ha asegurado que, tras un análisis acerca de la situación de la entidad, llegó a la conclusión de que era solvente y que el único problema que podría presentar el banco presidido entonces por Ángel Ron era que el nivel de cobertura de los activos problemáticos estaba por debajo de la media en el sector, según han explicado las mismas fuentes. No obstante, ha asegurado que eso no fue impedimento para invertir en el sexto banco del país antes de su resolución por parte de la JUR.

Niega querer apartar a Ron

Al respecto, Del Valle ha insistido que el final del banco -que vivió una fuga de depósitos de más de 16.000 millones de euros en los últimos meses de vida- se podría haber evitado si el BCE y la JUR hubieran actuado de forma diferente. De hecho, ha arremetido contra la presidenta de la JUR, Elke König, contra la que han actuado diversos inversores en todo este tiempo acusándola de promover filtraciones perniciosas en Europa que pudieran haber puesto en jaque a la entidad. 

Igualmente ha negado que existiera un plan urdido dentro del Popular con el fin de apartar a Ángel Ron de la presidencia de la misma. Tanto es así que, según las fuentes consultadas, ha calificado este asunto de "mentira" y ha asegurado que no tuvo ningún trato con la expresidenta de la Comisión de Nombramientos Reyes Calderón, más allá de lo que se trató en el seno del Consejo de Administración de la entidad. De esta manera desmiente la tesis mantenida por el expresidente gallego el cual asegura que existía un complot auspiciado entre ambos para echarle de la presidencia y hacer caer el valor del banco con el fin de adquirirlo a bajo precio.

Del mismo modo ha rechazado estar detrás de las presuntas filtraciones que se produjeron a la prensa y que se achacan a Reyes Calderón. Las mismas se investigan en el marco de esta causa en tanto podrían ser constitutivas de delito de manipulación de mercado. Al respecto Del Valle ha insistido en que no está detrás de este asunto y que, de hecho, pidió a Ron que tomara cartas en el asunto para evitar que siguiera produciéndose un goteo de información presuntamente falsa que influyó de manera directa en la debacle de la entidad. 

Sí ha reconocido ser uno de los consejeros díscolos con Ron en tanto ha expuesto que no estaba de acuerdo con la forma de administrar el banco. De hecho, ha dicho que lo pensaba desde que se conoció un informe del Banco Central Europeo (BCE) de hace ahora cinco años relacionado con el gobierno corporativo de la entidad. No obstante, ha negado cualquier plan para acabar con Ron y ha eximido de culpas tanto al banquero gallego como a su sucesor Emilio Saracho, de quien ha defendido su gestión al frente de la entidad en los últimos meses de vida de la misma. 

El magnate mexicano ha insistido en que Saracho, que provenía de JP Morgan, era una persona con un currículum excelente y podía ejercer como presidente del banco a la perfección. Por ese motivo, ha centrado sus acusaciones contra la Junta Única de Resolución (JUR) y la gestión que el BCE hizo de esta crisis. Con todo, Del Valle no ha sido el único citado a declarar ya que también ha sido interrogado el exconsejero Vicente Tardío. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING