Viernes, 25.05.2018 - 14:48 h
Este mediodía "para que nadie lo celebre solo"

Villar de Corneja acelera y sus 38 vecinos ancianos celebran de día las campanadas

Este año, como novedad, el Consistorio ha organizado una barbacoa. La media de edad de los habitantes es de 80 años salvo tres jóvenes cincuentones.

Villas de Corneja celebra la Nochevieja
Villar de Corneja celebra la Nochevieja.

La pequeña localidad abulense de Villar de Corneja (38 habitantes) ha cumplido con la tradición de adelantar las campanadas al mediodía, ya que la mayoría de los vecinos del pueblo, dada su avanzada edad, estarán a medianoche "en el quinto sueño".

Para que todas esas personas no tengan que pasar esta noche tan especial solas en casa, la alcaldesa, Carmen Hernández, decidió en 2004 que cada 31 de diciembre los vecinos de este pequeño pueblo próximo a la provincia de Salamanca se tomaran las doce uvas por adelantado.

Este mediodía se han juntado ante el reloj del Consistorio en torno a setenta personas entre vecinos, familiares y visitantes a la espera de que comenzaran a sonar las campanadas, bajo la dirección de la regidora, para que todo saliera bien.

"¡Preparados... listos... ya!", iba cantando Carmen Hernández a los presentes a través de un micrófono a través del cual iba desgranando, una a una, las campanadas, para que todo discurriera al ritmo adecuado. Una vez 'cantada' la número doce, ha llegado el momento de brindar con algunas de las botellas de sidra que se encontraban en la mesa situada a las puertas del Ayuntamiento, junto a las copas y los dulces típicos.

Este año, como novedad, el Consistorio ha organizado una barbacoa cuya lumbre se agradecía para hacer frente al frío y al viento que hacía en este pueblo próximo a la vertiente norte de la Sierra de GredosEl chorizo, la panceta, el secreto, el lomo y las costillas han servido para que los asistentes entraran en calor y recibieran el año nuevo de una manera original y más típica por estos pagos.

María Hernández, una de las vecinas de más edad de Villar de Corneja, ha repetido este año y ha vuelto a bromear respecto a su edad, tratando de ocultarla como suelen hacer algunas estrellas de la farándula. Pero entre broma y broma, sus deseos no podían ser otros que los de "salud para todos" y "mucho dinero para el pueblo" por parte de las instituciones.

¿Un deseo para 2018? Más ayudas a los pueblos pequeños

En el mismo sentido se ha expresado la alcaldesa, que pedía tanto a la Junta de Castilla y León como a la Diputación de Ávila más ayudas para que "los pueblos suban un poco", ya que "los más pequeños necesitan más dinero que los grandes". Estos deseos para 2018 los ha expresado antes de que el reloj comenzara a soltar las campanadas, mientras los vecinos, familiares, amigos y visitantes se comían una a una las doce uvas.

La alcaldesa ha recordado que la edad media de los 38 habitantes de Villar de Corneja supera los ochenta años, llamando "jóvenes" a los tres únicos vecinos que se encuentran en torno a los cincuenta. Carmen Hernández contabiliza con los dedos los habitantes que existen en cada franja de edad, de ahí que en 2004 decidiera poner en marcha las campanadas al mediodía.

"Si en el pueblo está el día medianamente bueno, a lo mejor vemos a alguien por la calle, pero a las doce de la noche... impensable, porque están todos ya en el quinto sueño", ha comentado entre risas la alcaldesa, quien ha prometido más novedades para el próximo año.

Ahora en portada

Comentarios