Jueves, 27.02.2020 - 16:41 h
Según la declaración de Béjar

Villarejo encontró un piso en Dubai y una estructura en Nueva Zelanda de Portillo

En uno de los encargos de BBVA a Cenyt, la compañía descubrió estos bienes de difícil valoración para la entidad bancaria. 

Fotografía Luis Portillo
Villarejo encontró un piso en Dubai y una estructura en Nueva Zelanda de Portillo. / EFE

Francisco González, expresidente de BBVA, ordenó tras el estallido de la crisis inmobiliaria que se encontrasen activos que creía 'perdidos' de varios de los grandes morosos inmobiliarios del banco. Entre ellos se encontraba Luis Portillo, el que fuera presidente de Colonial, que tenía una deuda de alrededor de 60 millones de euros, de acuerdo con la declaración de Antonio Béjar, el que había sido jefe de riesgos de la entidad, ante el magistrado Manuel García Castellón en la Audiencia Nacional a la que ha tenido acceso La Información. La contratación de Cenyt, empresa de José Manuel Villarejo, dio como resultado la localización de, según la versión del exdirectivo, un apartamento en Dubai y una estructura en Nueva Zelanda. 

Desde el principio. Béjar y el entonces presidente Francisco González despachaban habitualmente para ver la evolución de la deuda de los clientes inmobiliarios morosos del banco. De acuerdo con la versión prestada por Béjar el pasado verano en sede judicial, FG tenía la tesis de que varios de ellos "habían evadido bienes" para evitar que sus grandes acreedores cobrasen, algo que podía hacer mucho daño al banco en plena crisis inmobiliaria.

El entonces presidente insistía en que era necesario localizar los bienes para ponerlos a disposición de los acreedores y para llevar a cabo este encargo, y siempre de acuerdo con la misma declaración a la que ha tenido acceso este medio, el entonces CEO del banco, José Ignacio Goirigolzarri, propuso la contratación de la agencia internacional Kroll, que se dedicaba a este tipo de cosas y ya había trabajado para el BBVA tal y como recordaba de su etapa como director general en Latinoamérica. Pero esta compañía no dio los resultados esperados. 

Tras el fracaso, en una de las constantes reuniones que mantuvo FG con Béjar, según cuenta con detalle en su declaración, "cuando me acompañó a la puerta, al final del despacho me dijo, eso de las investigaciones patrimoniales y tal... es que esa firma que se ha contratado no sirve", en relación a Kroll, tras lo cual le indicó que "vais a trabajar con una empresa que va a contratar Julio Corrochano", aunque sin mencionar directamente a Cenyt, del entramado de Villarejo, tal y como ya señaló este diario. 

Con esta nueva firma hubo un éxito relativo. "El único caso en el que se encuentran bienes es el del señor Portillo", señala Béjar en una de sus declaraciones ante el magistrado a la que ha tenido acceso este medio. "Un día aparecieron que al señor Portillo le habían encontrado un apartamento en Dubai, una estructura en Nueva Zelanda...", confirma. "Lo adornaron mucho todo con que estas estructuras se las prestan unos a otros, para el blanqueo...", detalla con respecto a la documentación que Cenyt facilitó entonces a la entidad. 

El banco, según sus palabras, se ocupó de valorar los bienes. "Tampoco teníamos muchos medios, porque valorar desde aquí un activo en Dubai tampoco es muy fácil", afirma. "Se hizo una valoración muy a tanto alzado" y se pasó la documentación a asesoría jurídica, señala. El área de  asesoría jurídica empezó a trabajar con Cenyt la posibilidad de actuar con esos bienes o no. Según Béjar, durante el tiempo en que la asesoría jurídica tenía en su poder esta información, FG le preguntaba sobre su desarrollo, y éste apuntaba a Arbizu para resolver esa cuestión. 

"Después de algunos meses terminó un día en un despacho con el señor Arbizu, me lo contó él, con el presidente en el cuál tomaron la decisión de no reclamar la deuda pero interponer una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción", confirmó. Para la denuncia se incorporó al despacho británico Simon & Simon que empezó a trabajar con Cenyt, señala en la declaración. 

Debido al supuesto éxito de la operación y tras la renuncia del banco a intentar recuperar esos bienes encontrados, Cenyt reclamó que se le pagase el variable de las facturas de Portillo, una prima de éxito. Según sus palabras, Julio Corrochano lo recordó en varias ocasiones y finalmente se procedió al pago para evitar una demanda por incumplimiento de contrato. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING