Amasó información personal y familiar

¿Por qué guardaba Villarejo material de Florentino si Iberdrola nunca lo pidió?

El policía no materializó un contrato sobre estos hechos pero sí investigó en varios encargos de 2009 si hubo competencia desleal a la eléctrica por ACS. 

Los encargos para el excomisario
El empresario declaró hasta en dos ocasiones por los presuntos espionajes de Villarejo.
J. G.

El avance de la investigación en el caso Tándem ha llevado a los agentes a concluir que entre el material que atesoraba José Manuel Villarejo en sus domicilios había información "personal y familiar" de Florentino Pérez. El comisario jubilado llegó a almacenar documentos y archivos del presidente de ACS pese a que la eléctrica defiende que nunca formalizó ningún encargo concreto con Cenyt que tuviera como eje principal al presidente del Real Madrid. El motivo, pues, hay que encontrarlo en que el policía elaboró varios trabajos para Iberdrola que, indirectamente, guardaban relación con éste al tratarse de un periodo en el que temían la competencia directa de ACS en el sector. 

Precisamente, los nuevos archivos descubiertos por Asuntos Internos del análisis de todas las pertenencias de Villarejo ha llevado a la Fiscalía Anticorrupción a pedir al magistrado Manuel García Castellón que prorrogue un mes más el secreto de las actuaciones de esta pieza decimoséptima del caso. El instructor al frente de 'Tándem' ha admitido la petición para evitar que el conocimiento de las partes pueda afectar a las pesquisas, las cuáles se encaminan ahora a esclarecer la aparición de detalles concretos de algunos trabajos -como el 'proyecto Sugus'- o de más grabaciones de audio que llevaba a cabo el comisario en sus conversaciones con sus clientes. 

En lo que respecta a Florentino Pérez, la Policía ya constató en sus informes de finales del pasado año que Villarejo atesoraba documentación privada suya, aunque tanto la eléctrica como su exdirectivo de Seguridad Antonio Asenjo, negaron cualquier contrato expreso sobre este asunto. De hecho, el exdirectivo expuso en su interrogatorio del pasado mes de febrero que Villarejo le presentó en aquel entonces una propuesta de acciones por las que pedía 10 millones de euros y que se acabó declinando, según fuentes jurídicas consultadas por La Información. Los agentes enmarcan este proyecto concreto, bautizado como Posy, en una época en la que sí se llevaron a cabo otros encargos que tenían el foco no tanto en la vida íntima de Florentino Pérez sino en la competencia que pudiera hacer a Iberdrola en un momento de agitación en el sector eléctrico. 

El accionista crítico

Así, en el año 2009, se encomendó al Grupo Cenyt que vigilara de cerca a un cargo intermedio de Iberdrola a quien un subordinado le había acusado de cobrar comisiones a los proveedores. La voz de alarma que dio el empleado llevó a la eléctrica a pedirle a Villarejo que indagara sobre los hechos que se le atribuyen al directivo con siglas J.A ante el temor de que estas acciones pudieran estar enmarcadas en una campaña de desprestigio orquestada por parte del Grupo ACS. Este encargo concreto se llevó a cabo cinco años después de que arrancara la relación laboral entre Iberdrola y Cenyt y costó un total de 138.000 euros. 

Paralelamente a esta investigación se encargó al comisario jubilado que indagara sobre la figura de un accionista crítico con Ignacio Sánchez Galán. Los hechos se remontan a la Junta de Accionistas de 30 de marzo de ese año. Entonces, el inversor en cuestión mostró sus discrepancias públicamente con la gestión del presidente de Iberdrola en un gesto que al entonces director de seguridad le pareció sospechoso. De nuevo  se le pidió al comisario jubilado que investigara si estas críticas podrían ser parte de una estrategia en la que se viera implicado el presidente de ACS. Las pesquisas, que costaron a Iberdrola 62.000 euros, concluyeron que no había relación alguna entre Florentino Pérez y este inversor.  

Tras filtrarse en prensa los audios entre Villarejo y Asenjo, el presidente del Real Madrid compareció en la Audiencia Nacional donde declaró en calidad de perjudicado. Entonces expuso que un medio de comunicación le intentó chantajear y le pidió una importante suma de dinero a cambio de no publicar grabaciones en las que se hablaba de su persona. Esta confesión dio pie a que el instructor abriera una nueva pieza, la decimonovena, para indagar los hechos. Tras una segunda declaración de Pérez, el magistrado acabó cerrando esta parte concreta del caso asegurando que los indicios con los que contaba (y entre los que se encontraban varios correos que éste aportó a la causa) no eran constitutivos de delito. 

Nuevas evidencias

Además de la documentación sobre Florentino Pérez, los investigadores cuentan con nuevas evidencias de otros proyectos que habría encargado la eléctrica de Galán a Villarejo entre los años 2004 y 2017. Entre ellos destaca el bautizado como 'Sugus' del que solo tenían conocimiento hasta ahora por un correo electrónico. A ello hay que sumarle más audios descubiertos por la Policía Judicial de todo el material incautado a Villarejo y su entorno desde su detención en noviembre de 2017. Por todo ello, el instructor ha dado luz verde a la petición de Anticorrupción y ha prorrogado un mes más el secreto de actuaciones de esta pieza en aras a proteger el avance de las pesquisas. 

De este modo también quedan salvaguardadas las declaraciones practicadas hasta la fecha en esta pieza que se abrió el pasado mes de octubre. Entre ellas se encuentran las de Villarejo y Asenjo en calidad de imputados y la testifical del exdirectivo José Antonio del Olmo. El que fuera responsable de Función Corporativa ha declarado hasta en tres ocasiones en la Audiencia Nacional por el informe que elaboró en 2004 y según el cual la empresa habría utilizado a Casesa para encubrir los pagos a Villarejo mediante un sistema de facturas falsas. Los dueños de esta empresa de seguridad declararon en marzo negando la veracidad del documento y respaldando la versión de Iberdrola. La eléctrica también respondió asegurando que ese informe no existe y emprendió acciones legales contra su directivo. 

Mostrar comentarios