Miércoles, 16.10.2019 - 22:35 h
Tensión política

La tenaza de Vox corta las alas a PP y Cs en Murcia y amenaza a Ayuso en Madrid

Los de Santiago Abascal votan no a López Miras junto a PSOE y Podemos y tumban la investidura del candidato popular que apoyaba Ciudadanos

Isabel Díaz Ayuso horizontal
Isabel Díaz Ayuso.

Nadie se puede llamar a engaño. Vox había avisado de que votaría en contra de la investidura de Fernando López Miras como presidente de la Región de Murcia y ha cumplido su amenaza sin mover un músculo. Curiosamente, los de Santiago Abascal sumaron ayer los votos de sus cuatro diputados en el Parlamento murciano a los del PSOE y Podemos para obligar a ir al candidato popular a una segunda vuelta, en la que volverán a ser decisivos. Ciudadanos no quiere hablar con Vox en Murcia y Vox ha enviado su 'mensaje'.

​El mazazo al acuerdo de PP y Cs ha llegado también a Madrid. La candidata de Génova a la presidencia de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha recibido con claridad el aviso a navegantes de la formación de extrema derecha, con la que trata de negociar para hacer viable su investidura.

En el entorno de Ayuso, tras el no sin dobleces en Murcia, se da casi por descontado que el problema se reproducirá en Madrid en términos semejantes si las conversaciones a tres bandas no progresan... y nada parece indicar que eso vaya a suceder.

La posición cerrada del líder de Cs, Ignacio Aguado, a sentarse a hablar con la lideresa de Vox, Rocío Monasterio, y sellar un acuerdo es el abismo que debe salvar el PP  para investir a Ayuso, que dedica todo su tiempo a tender puentes con la formación de Abascal que colisionan con el muro infranqueable, hasta ahora, de Ciudadanos.

Con todo, Díaz Ayuso se ha postulado para ser investida al considerar su opción como la que tiene "más posibilidades para salir adelante", y ha pedido a Ciudadanos y a Vox que aparquen "sus supuestas diferencias" para llegar a un acuerdo, informa EFE. También lo ha hecho Ángel Gabilondo. Y el presidente de la Asamblea de Madrid, Juan Trinidad, ha tomado cartas en el asunto: convocará pleno para el día 10 pero no se votará ningún candidato, al haber constatado que ninguno tendrá apoyos suficientes.

"Mis síes (por parte de Ciudadanos y Vox) están en camino", dijo ayer la candidata popular. Ayuso cree estar en disposición, pese a las dificultades que se están planteando, de ofrecer a Ciudadanos y a Vox un documento "perfectamente firmable" por ambas formaciones. Pero su investidura tendrá que esperar hasta el 10 de septiembre y habrá que negociar a lo largo del verano.

Vox ha puesto sobre la mesa su capacidad de bloqueo. De momento ha frenado la investidura de López Miras en una comunidad en la que sus votos eran imprescindibles en primera ronda y que, en la segunda, serán también claves: solo si sus diputados se abstienen habrá una mayoría simple que deje camino libre al candidato popular. Y esa gracia final aún no está concedida.

Mañana jueves el Parlamento de Murcia volverá a votar y allí se podrá radiografiar cuál será el último posicionamiento de Vox y si el modelo puede reproducirse en Madrid. El 10 de septiembre se convocarán nuevas elecciones autonómicas si la Asamblea de Madrid no respalda mayoritariamente a un candidato. Habrá que esperar.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios