Yihadistas revelan condiciones para liberar militares libaneses, según jeque

  • El jeque salafista Wissan Al Masri desveló hoy las reivindicaciones de los grupos yihadistas Estado Islámico (EI) y Frente al Nusra para liberar a 25 policías y soldados libaneses que retienen desde el pasado agosto.

Beirut, 30 dic.- El jeque salafista Wissan Al Masri desveló hoy las reivindicaciones de los grupos yihadistas Estado Islámico (EI) y Frente al Nusra para liberar a 25 policías y soldados libaneses que retienen desde el pasado agosto.

En una rueda de prensa en el centro de Beirut, donde se reunió con los familiares de los cautivos, el religioso dijo que los yihadistas le trasladaron sus reivindicaciones en un encuentro que mantuvo con ellos en la zona de Arsal, limítrofe son Siria.

Entre ellas, destacó las peticiones de proteger a los refugiados sirios en el Líbano -según ellos atacados por el grupo chií libanés Hizbulá-, suministrar material médico para un hospital de campaña y liberar a las mujeres musulmanas encarceladas en el Líbano en relación con el conflicto sirio.

Al Masri señaló que los extremistas piden garantizar la protección de los refugiados sirios de las agresiones de Hizbulá creando una "zona tampón" desmilitarizada en esa región, que se extienda desde Wadi Hmayed, pasando por Tfeil, hasta la localidad de Arsal.

También precisó que el material médico sería destinado a curar a los heridos que dejan los ataques de Hizbulá.

Según el jeque, los yihadistas le dijeron que la batalla no está dirigida contra el Ejército ni contra el Estado libanés, sino contra Hizbulá, que, según ellos, interfiere en sus asuntos.

Además, Al Masri aseguró que el EI se compromete a suspender las ejecuciones de los rehenes a cambio de la liberación de Saja al Dulaimi, supuesta exmujer del jefe del EI, Abu Bakr Bagdadi, y Ola al Oqaily, esposa del yihadista Anas Charkas, detenidas por las autoridades libanesas.

También dijo que, para preservar la vida de los militares, el EI exige que el paso fronterizo de Wadi Hmayed continúe abierto.

Estos últimos días, el ejército está imponiendo estrictas medidas de seguridad en la región de Arsal, blanco de ataques y atentados.

Solo mantiene abiertos los pasos de Wadi Hmayed y Mesyada para facilitar la vida diaria de los habitantes de esa región.

Por su parte, el portavoz de los familiares de los militares rehenes, Omar Haidar, exigió que cualquier mediador yihadista tenga un mandato oficial del EI y del Frente al Nusra para negociar.

El pasado agosto, el EI y Al Nusra, junto a otros grupos extremistas, combatieron contra el Ejército libanés en la región de Arsal y capturaron a una treintena de soldados como rehenes, de los que 25 quedan con vida.

Mostrar comentarios