Jueves, 21.03.2019 - 11:46 h
Tras publicarse el entramado empresarial de su socio

Zaplana dudó de su testaferro antes del arresto: "A ver si me estoy columpiando"

Trasladó en abril a Belhot su temor de que les podrían estar investigando sin ni tan siquiera sospechar la futura confesión judicial de su exsocio.

Eduardo Zaplana, en imagen de archivo
Eduardo Zaplana fue puesto en libertad el pasado 20 de diciembre/EP

Apenas un mes antes de su detención en el marco del caso 'Erial', las alarmas empezaron a saltar para Eduardo Zaplana a tenor de la publicación en prensa de un listado de sociedades, entre las que se encontraba una perteneciente a a Joaquín Barceló, amigo íntimo del expresidente de la Comunidad Valenciana y también implicado en la causa. "Nadie cree que nos va a pasar algo, nadie. Ahora, en el momento que surgiera cualquier cosa (...) A ver si me estoy columpiando yo aquí", confesó el exministro durante un encuentro con su presunto testaferro y mano derecha, el empresario Fernando Belhot

Lo que no sabía Zaplana era que en apenas unos meses sería el propio Belhot quien relataría con pelos y señales ante la juez del caso, María Isabel Rodríguez, el entramado de los principales acusados para desviar las presuntas mordidas que se habrían repartido de las adjudicaciones del Plan Eólico de la Comunidad Valenciana (PECV)  en 2001 o la privatización de las concesiones de la ITV. Prueba de que las sospechas hacia su exsocio comenzaban a aflorar es que le aseguró que se "acojonó" cuando vio dicha publicación en prensa aunque le insistió que confiaba en él, de acuerdo con el extracto que recoge la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en las últimas pesquisas incorporadas a la causa que se sigue en el juzgado de instrucción número 8 de Valencia.

Los agentes incluyen además extractos de conversaciones y reuniones mantenidas entre los principales acusados, incluida la exdiputada popular Elvira Suanzes, también imputada por blanqueo en esta causa cuyo secreto de sumario se levantó hace apenas unos días. "No, es que yo no quiero decir barbaridades pero al final te voy a a decir lo que os va a pasar como esto siga. Como sigamos todos así ¿eh? O sea.., esto no quedará en nada y vosotros no lo veréis. Quedará en una puta mierda y no lo veréis", advirtió la exdiputada popular en conversación con Barceló ante el temor de que salieran más detalles a la luz sobre el complejo entramado empresarial con el que habrían ocultado más de 8 millones de euros en el extranjero.

Las nuevas pesquisas de la investigación que dirige la magistrada Isabel Rodríguez ponen de manifiesto que, además de las conversaciones mantenidas, constan como prueba de cargo todo el material del que se incautaron en los registros de los principales acusados. Así ocurrió en el caso de Suanzes (cuyo hermano Saturnino Suanzes también está investigado) puesto que, entre toda la documental que encontraron en su domicilio, aparece un 'dossier' relativo a información bancaria de Barceló en Andorra así como correos electrónicos enviados entre ellos en los que se daban instrucciones acerca de cómo deshacerse de estas sociedades que tenían en ese país y en otros como Luxemburgo o Panamá. 

Solo en lo que respecta a Barceló, habría abierto entre los años 2003 y 2006 más de seis sociedades a su nombre tales como Gesdesarrollos Integrales o Medvelevante, la cual contaba en 2014 con un capital social de 2,9 millones de euros de acuerdo con las últimas investigaciones incorporadas a la causa, que recogen además el movimiento clave que se produjo a finales de año en este procedimiento y gracias al cual la magistrada instructora pudo dar con una cuenta en Suiza de seis millones de euros atribuida al entorno del expresidente valenciano. Se trató del documento que Belhot envió al juzgado a finales de diciembre en el que anunció su intención de colaborar con la Justicia, tal y como adelantó la Cadena Ser.

Zaplana presenta al juzgado ganancias de 9,6 millones

De esta forma relató cómo actuó en calidad de testaferro para Zaplana a través de Miguel Barceló y del exdirectivo de la CAM Francisco Grau, y dijo que pondría a disposición de las autoridades españolas el patrimonio oculto en el extranjero de todas ellas, que asciende en metálico a 6,7 millones de euros y a 3,3 millones de euros en diferentes inversiones. Ello permitió a la juez  dar con los fondos en Suiza y, tras ponerlos a disposición del juzgado, acordó la libertad provisional del exministro de Trabajo ocho meses después de ingresar en prisión por su destacado papel en esta red. La magistrada acordó esta medida a principios de febrero al entender que con dicho hallazgo disminuía su riesgo de fuga.

Zaplana, por su parte, negó estos extremos y dijo que nunca participó en las adjudicaciones de los contratos arriba mencionados. Su defensa, por su parte, presentó el pasado mes de octubre un escrito al juzgado valenciano al que ha tenido acceso La Información consistente en una pericial de parte, en la que se ponía de manifiesto que, entre el periodo comprendido entre los años 2011 y 2017, los ingresos que obtuvo el matrimonio formado entre Eduardo Zaplana y Rosa Barceló ascendieron a 9,6 millones de euros. "No existen fuentes de financiación extrañas a una operativa económica ordinaria", reza el documento incorporado al procedimiento. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios