Zarrías pregunta si "el señorito" Cañete es lo mejor del PP cómo será lo peor

  • El secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Gaspar Zarrías, se ha preguntado hoy cómo será "lo peor" del PP si "el señorito Cañete" es, según el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "lisa y llanamente" el mejor candidato.

Madrid, 19 may.- El secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Gaspar Zarrías, se ha preguntado hoy cómo será "lo peor" del PP si "el señorito Cañete" es, según el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "lisa y llanamente" el mejor candidato.

Zarrías ha acompañado a la cabeza de lista del PSOE a las elecciones europeas, Elena Valenciano, en un encuentro con alcaldes y concejales socialistas que, bajo el epígrafe "La Europa local. La Europa de los ciudadanos", han reivindicado en Madrid el papel de los pueblos y ciudades en la construcción de la UE social.

Según el dirigente socialista, Cañete es "un señorito que se ha criado con esos señoritos jerezanos", aquellos de "la buena estirpe" de la que escribió en su día Rajoy.

Y es que, a su entender, lo que ha demostrado Cañete con sus palabras sobre la supuesta "superioridad intelectual" de la que no quiso hacer gala en el debate con Valenciano para que no le acusaran de machista, no es sólo machismo, sino también "clasismo".

"Por si faltaba algo, ayer lo terminó de arreglar Rajoy -ha agregado Zarrías-, que dijo que lisa y llanamente Cañete es el mejor candidato. Pues no quiero ni pensar cómo es el peor. Me pongo en lo peor de lo peor".

Después de confesar que siente "vergüenza ajena" de Cañete y que se "abochornó" al verle "balbucear" y "temblar" en el debate, ha constatado que, sin embargo, el "número uno" del PP ha dicho "una verdad" en estos días, concretamente cuando aseguró que él no era "un melón sin catar".

Ha ironizado Zarrías con esa frase al sentenciar que, en efecto, ya ha habido oportunidad de catar "un par de rajas" y es un melón "pepino" y con un gusto "amargo".

Mientras tanto, Jaime Lissavetzky, quien ha considerado imprescindible que Madrid vuelva a tener un alcalde socialista, ha dicho que la ciudad "no es la capital de la alegría ni de la cultura, sino la capital de la deuda".

Según ha dicho, no se esperaba las palabras del candidato del PP, Miguel Arias Cañete, y han sido "una sorpresa desagradable".

"Nunca pensé que se podía llegar tan abajo en juicios, actitudes, aptitudes. Eso de que fuera el primero de la clase...", ha apostillado, para emplazar a continuación a Cañete a explicar además todo lo que se dice sobre sus actividades privadas, sobre las que hay "un espeso silencio".

Mostrar comentarios