5 trucos para ahorrar en la factura energética

Mantener la casa caliente en invierno puede ser costoso, pero si se siguen una serie de consejos y se toman ciertas medidas, el bolsillo lo agradecerá


POWERED BY:

¿Sabías que, de media anual de acuerdo con Eurostat, cada hogar español gasta 500€ en calefacción? En los meses de invierno, bajan las temperaturas y suben las facturas de la luz y el gas en todas las casas. Sin embargo, aún hay muchos ciudadanos que no pueden hacer frente a estos pagos: de acuerdo con Eurostat, un 9,4% de los europeos no puede calentar su vivienda.

Las cifras no mienten y el termómetro no perdona, mantener la casa caliente en invierno puede ser costoso, pero si se siguen unos sencillos trucos, la factura energética a final de mes puede verse reducida en gran medida.

Además de estos 5 sencillos trucos, hay otras formas de ahorrar en la factura.

Acuérdate de zonificar, es decir, tan importante es que las calefacciones funcionen correctamente como que estén situadas en el lugar adecuado. Bajo las ventanas es donde aumenta su eficacia.

Lejos de los mitos, tener la calefacción encendida todo el día no es mejor que encenderla unas pocas horas. Mantener una temperatura estable todo el día requiere un aporte de energía continuo, mientras que el contador energético dejará de sumar si lo apagamos cuando no vayamos a estar en casa o durante la noche. Cuanto más tiempo esté la calefacción puesta, más lo sufrirá el bolsillo.

Otra costumbre muy extendida es dejar la ropa húmeda encima de los radiadores para que se seque más rápido, pero esto solo hará que aumente el gasto energético.

Lava con agua fría o baja temperatura, mantén el frigorífico entre 3 y 7ºC y el congelador a -18ºC. Para un mayor ahorro, intenta usar el microondas antes que el horno, ya que consume menos.

Una vivienda preparada contra el frío

Sin embargo, hay una serie de cambios que se pueden aplicar a la vivienda para que esta esté perfectamente lista para la llegada del frío. Si bien supone un desembolso inicial, hay que tomárselo como una inversión que en poco tiempo se amortizará reflejada en la factura energética.

De acuerdo con el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), mejorar el aislamiento térmico de los edificios puede suponer un ahorro energético, económico y de emisiones de CO2 del 30%.

Otra de las medidas más sencillas es aislar las ventanas, con lo que se reducen las pérdidas de calor hasta en un 45%, apunta IDAE. Si te preocupa la reforma, las paredes pueden aislarse forrándose con paneles de madera, corcho o telas.

Un especial de Bluemedia Studio para Naturgy