Autopistas en Europa: una inversión por la calidad y la seguridad

¿Alguna vez te has planteado como funcionan las vías de pago en los países vecinos? ¿En qué beneficios se traduce ese pequeño pago?


Pagar peajes es un trámite normal en viajes en carretera, pero ¿alguna vez te has preguntado qué se hace con ese dinero? ¿Conoces cómo funcionan las autopistas en el resto de Europa?

Comencemos por nuestros países vecinos. Francia, por ejemplo, cuenta con 9.000 kilómetros de autopistas de pago en función de las prestaciones que ofrecen, mientras que Portugal tiene un total de 3.065 kilómetros de autovías con peaje.

En Italia, por su parte, la mayoría de autopistas y autovías son de peaje; estas cuentan con varios sistemas de pago, incluyendo una tarifa fija. En Alemania, el pago en autopistas se formalizó en 2016, aunque todavía no se aplica, mientras que Reino Unido solo cuenta con una autopista de este tipo, la M6.

Tipos de peaje en Europa

Por otro lado, es importante tener en cuenta que existen diferentes modalidades de pago en autopista dentro de Europa. Estas son las principales:

Viñeta: Es una pegatina que se coloca en el parabrisas de los vehículos, y que permite el uso de las carreteras por un periodo de tiempo. Normalmente se pueden elegir en tramos de 7 a 10 días, un mes o un año. Los precios son variados: En el primer tramo, oscilan desde los 3 a los 15 euros en Rumanía y Eslovenia, respectivamente; en el segundo, desde los 7 a los 30 en los mismos países; y en el año, de los 10 de Rumanía a los 132,45 que hay que abonar en Hungría.

Casi una decena de países se acogen a este tipo de pago: Eslovenia, República Checa, Hungría, Eslovaquia, Austria, Bulgaria, Rumanía, Suiza y Montenegro cuentan con sistemas similares.

En el resto de Europa, el pago se realiza según la circulación por vías concretas. Dentro de esta opción, existen diversas variantes:

nacho-rochon-a5XN1f09_ek-unsplash

Telepeaje: Conocido como VIA-T, es una de las soluciones más novedosas. Consiste en la colocación de un OBE en el vehículo, conectado a un medio de pago. De esta manera, el control de peaje recibe una comunicación del vehículo, lo que hace que se abra la barrera y el semáforo se ponga en verde sin necesidad de detenerse. Es común en España y Portugal. En este último país, el sistema no incluye cabinas, sino unos pórticos que registran el paso de los vehículos; en el caso de coches extranjeros, existe la posibilidad de darse de alta vía internet con una tarjeta de prepago virtual. Otros países, como Noruega, también cuentan con este sistema.

Peaje convencional: Puede ser abierto, si existe una caseta de peaje cada cierta distancia; o cerrado, si se registra a la entrada y se abona a la salida según la longitud recorrida y sin paradas intermedias. Este sistema, establecido mediante cabinas con operarios o automáticas, es el más conocido dentro de nuestras fronteras, aunque el telepeaje está cada vez más asentado.

Y es que el pago en peaje es algo común, bien por pago tradicional o bien por telepeaje o viñeta, instaurada en algunos puntos de Europa.

Pero ¿en qué se invierte el dinero que se destina a autopistas? Entre otras cosas, a seguridad vial, mantenimiento, iluminación o desarrollo de tecnologías. Como ejemplo, podemos observar el caso de Abertis, una de las grandes empresas en este sentido, con más de 8.500 kilómetros de carreteras repartidos en 15 países, entre ellos España, Francia o Italia.

En nuestro país y en todos los que operan, desarrollan varias líneas de mejora. Estas son algunas de las principales.

Seguridad en la carretera

Mantener a los conductores seguros en la carretera. Es uno de los objetivos principales de los operadores de autopistas en Europa y, en concreto, en España. En ese sentido, el Road Safety de Abertis es un gran ejemplo.

En ese caso, se aunan dos factores: 60 años de experiencia en construcción y gestión de autopistas, y unos estándares de calidad muy altos desde sus comienzos.

Otra de las claves de este tipo de gestiones es trabajar, de forma global, con equipos transversales en todas las disciplinas, para aplicar conocimientos concretos en cada territorio en el que se opera. De esta manera, se aseguran las mejores prácticas en la materia de seguridad vial sea cual sea el contexto estructural del país o la zona.

Este trabajo de seguridad se desarrolla en varios pilares. Además de construir infraestructuras seguras, se trabaja la gestión de la seguridad vial, se aumenta la protección tanto a vehículos como a usuarios y se ofrece una respuesta rápida de cara a eventuales accidentes de tráfico. No obstante, el principal objetivo es evitar que estos sucedan gracias a la mejora constante de las vías.

De forma complementaria, se llevan a cabo acciones de sensibilización anuales dirigidas a colectivos como la infancia y la juventud, además de promover la investigación universitaria.

Innovación tecnológica

Una movilidad más inteligente, segura y sostenible solo se puede establecer gracias a una innovación constante. Para ello, es necesario invertir en programas de ingeniería de cara a los requisitos marcados por el transporte del futuro.

En ese punto se posicionan iniciativas como Road Tech, un programa de Abertis que impulsa proyectos orientados a buscar soluciones como carreteras inteligentes, movilidad integrada y desarrollo para vehículos conectados y autónomos, además de para vehículos eléctricos. Una evolución que se lleva a cabo para mejorar vías de pago en todo el mundo; la movilidad del futuro, cada vez más segura, más cómoda y rápida.

Además, y de forma paralela, se impulsan proyectos de desarrollo e innovación en la digitalización de los métodos de pago en autopistas. El principal, que ya se puede ver en muchas vías y países, es el del pago de peaje sin barrera.

Este tipo de desarrollos, lanzados siempre de la mano con las Administraciones, tienen un objetivo principal: hacer sostenible la financiación de las infraestructuras del futuro.

Los acuerdos alcanzados entre Abertis y las administraciones muestran ese tipo de colaboración público-privada para crear soluciones de creación de valor futuro para los territorios en los que opera mediante nuevas inversiones a cambio de extensión de las concesiones o de mejoras tarifarias.

Crecimiento sostenible

El crecimiento de los países en los que se opera es vital para el desarrollo de este tipo de vías. Por ello, se construyen pensando en la preservación del entorno y en la reducción de la contaminación, conformando modelos de circulación eficiente, responsable y sostenible.

Eso también pasa por un ambiente de trabajo justo e inclusivo, en el que se valora la contribución de cada empleado.

Además, es necesario colaborar con la comunidad, mediante la creación de proyectos de seguridad vial, medio ambiente, cultura y accesibilidad social.

Mirar a las autopistas del futuro en España es pensar en vías seguras, responsables, cómodas y sostenibles. La tarea de Abertis es hacer que esas proyecciones se hagan realidad.

Bluemedia Studio para Abertis.

© La Información
Teléfono 91 766 81 17 / - Calle Condesa de Venadito nº 1, Planta 1ª. Madrid, 28027, España - CIF: B-85360840, DIXIMEDIA DIGITAL, S.L - Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al Tomo 31.530, Folio 138, Sección 8, Hoja M-457635, Inscripción 33. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual.
Aviso legal y condiciones generales de lainformacion.com | Política de privacidad | Política de cookies

 

Grupo Henneo

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial