“Contraté a mi jefa de producción embarazada y tuve el mejor empleado de la historia”

Acudimos a la fábrica de Airbus en Illescas en uno de los momentos más delicados de la compañía para hablar con su directiva Teresa Busto de estilo de liderazgo, crisis, cuotas y techos de cristal


MUJER, PODER Y EMPRESA

Cuenta que ella era una niña de padre ingeniero a la que le fascinaba la idea de poder hacer coches y adoraba los motores Ferrari. Que un día se quedó huérfana con 17 años y siendo la hermana mayor tuvo que ayudar a sacar adelante a su familia trabajando y estudiando. Que con ventipocos llamó a CASA (Construcciones Aeronáuticas S.A.) enamorada del Airbus (‘qué pedazo de avión pensé cuando lo vi por primera vez’) y preguntó que por qué seis meses después de haber mandado un currículum no le habían llamado. Hizo una entrevista de selección sin ocultar que no sabía nada de fibra de carbono y la contrataron. Casualmente esa empresa es ahora Airbus y ella es la vicepresidenta en España y directora de la fábrica de Illescas en Toledo. Tuvo 400 personas a su cargo en su etapa en la central en Tolouse; ahora, más de 600. Antes fue árbitro de baloncesto, jugadora de balonmano en primera división, conductora de rally y escaladora. Para Teresa Busto la frase ‘yo no puedo’, simplemente no existe. “No he tenido barreras por ser mujer, me las he saltado”, asegura.

Cuando era la directora del departamento de ingeniería de fabricación le ofrecen un puesto en Toulouse para desarrollar el A350: lo aceptó sin dudar, aunque ya tenía dos hijos. Cuando ya estaba asentada en Francia con su familia surgió la propuesta de dirigir la planta de Illescas, en Toledo. Otro ‘sí quiero’. Esta mujer busca lo mismo que le llevó a entrar aquí en sus empleados: transparencia y pasión sin importarle el género. “De los detalles del currículum se ocupan los técnicos. Yo me encargo de los valores”. Tomen nota. Estamos ante Teresa Busto, que además es presidenta de la asociación EVA (Ellas Vuelan Alto), una asociación que pretende relanzar el papel de la mujer en la industria aeronaútica e intentar presentar las carreras de ciencias a las más jóvenes como algo atractivo.

Busto dirige con mano firma la factoría de Airbus en Illescas desde 2013. El día que se realizó esta entrevista la directiva decidió comunicar a sus empleados la situación de la compañía, antes de que leyeran la noticia por la prensa. “Soy muy clara con los trabajadores, son mi equipo y la transparencia es clave de nuestro éxito y de mi estilo de liderazgo“, recalca la directiva. Que Airbus dejará de fabricar el A380, el avión de pasajeros más grande del mundo, en 2021. La noticia de poner fin a la aventura de su avión gigante, que puede afectar a unos 3.500 empleos, varios centenares de ellos en España, ha coincidido con la publicación de los resultados del consorcio de 2018, que fueron muy brillantes. A día de hoy, a pesar del impacto negativo de 463 millones de euros provocado por el A380, que está incorporado a estas cuentas, Airbus obtuvo un beneficio de 3.054 millones de euros, un 30%, lo que le permite elevar el dividendo un 10%, con lo que abonará el próximo mes de abril un pago de 1,65 euros por acción. Quince días después de esta entrevista, la compañía anuncia que el fin del A380 de Airbus afectará a entre 400 y 500 trabajadores en España.

“Aquí, sí hay brecha salarial. En los cargos directivos ganan más las mujeres que los hombres. En los cargos inferiores, los sueldos se igualan”

El valor, a pesar de estas recientes turbulencias, vive una luna de miel con el mercado que ni el fin del A380 ha podido romper. Pero estos datos hace un mes, cuando se realizó esta entrevista, Teresa Busto no los conocía. Prefirió hablar claramente a sus empleados y mirar al futuro con positivismo. Reunió a la plantilla en dos turnos y les mostró los datos que para otros directivos serían confidenciales. “Ahora, a trabajar”, les transmite sin perder la sonrisa.

“Si no vas, no has ido”, un lema que repite de manera recurrente y que es el hilo conductor de una carrera profesional, en la que como mujer e ingeniera se ha encontrado con más de un codazo. “Cuando entre en la facultad de ingeniería algún profesor me preguntó que qué hacía yo allí. Apenas había mujeres en las aulas. En concreto, éramos dos. Yo le dije: vengo a aprender como mis compañeros”, relata. “Hoy en esta planta de Illescas hay un 50% de mujeres en el comité de dirección”.

Hasta el último operario la tutea y ella les llama ‘cracks’ entre risas, mientras que mira de reojo que el botón verde no cambie de color en cada lineal. Conoce los nombres de pila de sus más de mil empleados -le llevó más de tres semanas aprenderlos- y sus circunstancias particulares. “Gracias a esto he conocido historias personales conmovedoras y muy edificantes. Lo hice porque querían que conocieran a la persona y no solo al jefe. Por eso, paso tiempo en el taller con ellos. A mis jefes de Tolouse les digo siempre que mi despacho es más grande que el suyo porque el mío tiene 60.000 metros cuadrados”. Esto y las clases de padel unen mucho. “Les gano, aún les gano”, sonríe. Es otro estilo de liderazgo, el de una mujer que tiene su despacho principal en el mismo lugar donde se crea la fibra de carbono que modela las piezas de estos gigantes alados -el Airbus 350- y nada de despachos a puerta cerrada en la planta noble de este impresionante complejo de donde salen las piezas de los Airbus que una vez montadas en Getafe se entregan al cliente en Tolouse Francia.

“Cuando llegué no había ni baño para mujeres. Ahora es distinto y luchamos para que las mujeres vean cada vez más apetecible entrar en el sector aeroespacial”

Busto ha volado alto en el sector desde muy joven. Cuando llegó a esta empresa no había ni baño de mujeres. Ahora, está orgullosa de dar respuestas como: “En Illescas no hay brecha salarial. En los niveles inferiores hay paridad de salarios, pero en puestos directivos ganan más las mujeres“. ¿El motivo? “Muchas mujeres directivas que ahora están en España antes trabajaban en Europa, donde los salarios son más altos”.

La directiva está especialmente orgullosa de cómo ha implementado Airbus lo que ella llama salario emocional. “Hablamos de comedor y transporte gratis, de guardería subvencionada, de fisioterapeutas, de médicos y de una política de permisos para los empleados con distintas circunstancias familiares”.

Las mujeres en Airbus

En España 20.3%
Airbus global 17.5%

El empleo femenino en el sector

Empleo femenino en el sector de la industria, el transporte y la administración aeroespacial en España.
Fuente: Fly News

Representación femenina 30.5%
Pilotos mujeres 4%

Y ahora, cojan aire, porque Bustos es una mujer muy comprometida y también es la presidenta de la mencionada Ellas Vueltan Alto (EVA). Una asociación recién creada que nace porque las estadísticas son demoledoras: El empleo femenino en el sector de la industria, el transporte y la administración aeroespacial en España representa el 30,5 % del total, según un estudio de la revista especializada Fly News. En el caso de los pilotos, el porcentaje de mujeres no llega al 4 %. EVA surge con el objetivo de consolidar y dar visibilidad a la mujer en el sector aeroespacial en España y fomentar las relaciones entre las profesionales del sector aeroespacial, participar en los cambios e iniciativas del sector y contribuir a la igualdad entre hombres y mujeres. En la directiva de EVA está también otros nombres en femenino de la industria como Isabel Maestre, directora general de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) -que es la vicepresidenta- y Estefanía Matesanz, decana del Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos de España, que ocupa el cargo de secretaria. Por eso, tal vez incide tanto en la importancia de las políticas educativas. “Quiero más mujeres en el sector, hay mucho trabajo y desde la Administración hay que luchar para que las niñas vean atractivas las carreras de ciencias”.

Son las 14.00 horas y Teresa Busto va a comunicar a sus empleados la situación de la compañía y las nuevas oportunidades de paquetes de trabajo. Hoy no hablamos del Brexit y de la posible oportunidad de negocio para las factorías españolas. Nos acompaña a la puerta y de camino, saluda a seis empleados por su nombre.

Texto: Ana Sánchez Juárez @AnaSJuarez
Fotografía: José González

VER MÁS...

Fuencisla Clemares, directora de Google España y Portugal
“En Google las subidas salariales las hace un algoritmo que no sabe de género”

María José Sanz, managing director de Accenture
“En Accenture la diversidad no es una moda, es un imperativo de negocio”

Dolores Dauncausa, consejera delegada de Bankinter
Entrevista 8 de marzo

Elena Marrero, directora general de Room Mate
Entrevista 10 de marzo