IoT: Un mundo conectado

El Internet de las Cosas (IoT) redibuja los límites de la conexión, y une a los objetos para mejorar sus prestaciones de cara a las empresas, los usuarios y las ciudades. Un nuevo mundo conectado que sumará seguridad y rapidez para que las personas podamos centrarnos en todo lo que nos distingue como tal.


Internet de las Cosas

El Internet de las Cosas es un nombre de lo más descriptivo. Significa precisamente eso: conectar objetos a internet -que tradicionalmente consideramos no conectados- para mejorar sus prestaciones. Su desarrollo apunta a un cambio nunca visto en nuestras vidas.

Por primera vez, no necesitaremos estar pendientes de los objetos: serán éstos los que de forma activa se conecten entre sí y nos sirvan como herramientas para mejorar el día a día. El propósito de este avance, tal y como explica Vicente Muñoz, Chief IoT Officer de Telefónica, es centrarse en el ser humano. “Se trata de que se nos permita a las personas, a las empresas, a las ciudades, a nuestra sociedad… conectarnos con lo que realmente es importante”, cuenta; “que no seamos nosotros los que estemos pendientes de los objetos, sino que, por primera vez, sean estos lo que se encarguen de cuidarse entre ellos y cuidarnos a nosotros”.

El llamado en inglés Internet of Things ya es una realidad, y aporta innumerables ventajas competitivas a la empresa. La transformación digital ha alcanzado un nuevo nivel, capaz de hacer  evolucionar los negocios, optimizar costes para ganar en rentabilidad y medir y mejorar su eficiencia. Tal y como apunta Muñoz, la evolución es “constante”, e irá de la mano de compañías como Telefónica. Esta tecnología permitirá a las empresas tomar mejores decisiones, más seguras y rápidas, en diversos ámbitos de gestión.

Estas tecnologías, que parecen venidas del futuro, ya se aplican en múltiples sectores y, según Muñoz, “evolucionan de una manera exponencial”. Según datos de Machina Research, comenta, “en 2025 habrá 27 mil millones de objetos conectados”.

Internet of  Things Puede aplicarse en industrias y sectores diversos. Imagina, por ejemplo, probarte una prenda de ropa sin tenerla en tus manos; o que tu vehículo tenga la capacidad de decirte qué le sucede, incluso antes de que esa pequeña anomalía derive en avería. Imagina una operación quirúrgica realizada a distancia, de forma precisa sin el mínimo retraso en la señal. Estas experiencias, aparentemente complejas y en ocasiones hasta inimaginables, son realidad gracias a proyectos liderados por compañías como Telefónica, que colabora para ello con empresas en todo tipo de sectores.

Entrevista

Vicente Muñoz Boza, Chief IoT Officer en Telefónica

¿Está el Internet de las Cosas instaurado en nuestro día a día?

Aunque todavía no es un término de uso frecuente, IoT es ya una realidad mucho más presente de lo que se pueda ver a simple vista. Ya son abundantes los ejemplos de clientes que han transformado sus negocios gracias a las soluciones que hemos creado en colaboración con ellos. Ese criterio de creación compartida, en Telefónica IoT lo hemos hecho extensivo a todos los ámbitos en los que nuestros clientes miden la eficiencia, ya sea la optimización, mejora, crecimiento o expansión de su modelo de negocio. Somos conscientes de que ante el desafío de la transformación digital de industrias y empresas es esencial contar con alguien experto y de confianza a lo largo de todo el proceso.

Por citar solo algunos ejemplos que dan una idea de la diversidad y dimensión de los desarrollos de Telefónica en IoT, podemos mencionar la solución para conocer en tiempo real el estado de la carga de miles de contenedores refrigerados en grandes cargueros durante su navegación en alta mar; o la capacidad para fabricar más de cien mil cafeteras profesionales conectadas para optimizar los costes de mantenimiento con exactitud de cada una de ellas en 25 países por todo el mundo.

Podemos hablar del desarrollo pionero del retail conectando tiendas distribuidas por todo el mundo, y en las que IoT acerca las ventajas del comercio electrónico a la tienda física. O por citar un ejemplo más, cómo Telefónica IoT ha sido seleccionada para dar a decenas de miles de vehículos la conectividad necesaria para que el conductor tenga toda la información sobre el estado de su coche, y detecte con antelación cualquier anomalía antes de que se convierta en avería. De hecho, a día de hoy, si te compras un coche nuevo, lo más probable es que sea un coche conectado.

Hace diez años se democratizó el acceso a los smartphones, ¿cómo augura la situación de aquí a diez años más?

La tecnología evoluciona de una manera exponencial. Se espera una masificación de las cosas conectadas en los próximos años. Tanto es así, que, según Machina Research en 2025 esperamos alcanzar 27 mil millones de objetos conectados, se generarán 2 zettabytes de datos y una oportunidad de ingresos de 3 billones de dólares.

Algunas de las posibilidades que IoT abre para el futuro son todavía difíciles de anticipar. Las ventajas que ofrece hoy a empresas de todos los sectores para mejorar considerablemente sus procesos y perspectivas son ya una realidad tangible que algunas compañías están aprovechando para sacarle ventaja a su competencia. Ya no es que estemos viviendo una época de cambios, sino un cambio de época. IoT es una de esas palancas que hacen posible que nos beneficiemos, que cambiemos, que mejoremos nuestras posibilidades en el contexto de transformación que estamos viviendo.

No obstante, a medida que se van aportando soluciones, surgen también nuevas oportunidades y desafíos en el entorno de IoT, a los que en Telefónica creemos que hay que dar una respuesta lo más completa posible. De este modo, estamos atrayendo a una base sólida de partners, así como a innovadores de IOT en muy distintos ámbitos, y estamos construyendo un ecosistema de THINGNOVADORES en torno a nuestros laboratorios The Thinx. Al facilitar el encuentro y la colaboración de todos ellos, estamos convencidos de que los avances que Telefónica IOT puede aportar a personas, empresas e industrias responderán fielmente a lo que éstas realmente desean conseguir.

¿Qué ventajas del IoT son comunes a empresa y usuario?

En Telefónica creemos que el sentido de que las cosas se conecten es para que nos permitan a las personas, a las empresas, a las ciudades, a nuestra sociedad… conectarnos con lo que realmente nos es importante. Que no seamos nosotros los que estemos pendientes de los objetos que usamos, sino que, por primera vez, sean los propios objetos los que se encarguen de cuidarse entre ellos y de cuidarnos a nosotros.

IoT nos proporciona mayor eficiencia, control y conocimiento de lo que sucede a nuestro alrededor. Nos brinda la oportunidad de dejar que las máquinas hagan mejor su trabajo mecánico y rutinario y que las personas nos podamos centrar en aquello que nos distingue como humanos, en nuestra diferencia, nuestra singularidad, nuestra originalidad. A medida que se conectan, las cosas nos dan más y más información, billones de datos (Big Data) que nos ofrecen un retrato objetivo de nuestras acciones. Nos permiten, en definitiva, conocernos mejor de lo que nunca lo habíamos hecho.

Como consecuencia, somos capaces de tomar decisiones acertadas de un modo mucho más rápido y seguro. Y eso es algo que nos beneficia a todos, pero muy especialmente a las industrias y empresas, que encuentran en IoT el medio idóneo para mejorar procesos, ser más eficientes e incluso para detectar oportunidades de negocio que hasta ahora permanecían ocultas.

Un componente esencial del IoT es la conectividad. ¿Cuál es la visión de Telefónica en este aspecto?

Siempre hemos apostado por dotar a nuestros clientes del control de la conectividad de sus cosas a través de la plataforma de conectividad IoT. La plataforma es una herramienta de gestión que opera en la capa de conectividad y se extiende en el resto de elementos de la cadena de valor de una solución IoT aportando funcionalidades y servicios en cada uno de los niveles. La plataforma facilita el control de gastos en comunicaciones, mejora la seguridad y genera eficiencias operativas.

También es importante reseñar en este punto la relevancia del 5G y de las nuevas conectividades IoT en el entorno de industria, como son NB (Narrow Band) -IoT, LTE-M y CAT1 en estos ámbitos. Estas tecnologías están dotadas de capacidades avanzadas especialmente relevantes para la industria como menor consumo de batería, cobertura en interiores reforzada y soportan una mayor densidad de objetos conectados.

¿Cómo se asegura la ciberseguridad con este volumen de datos?

La seguridad prima en Telefónica. Pero no solo en IoT, sino que la seguridad es primordial en cualquier servicio que ofrezcamos como empresa a nuestros clientes. Necesitamos asegurar nuestras soluciones extremo a extremo y estamos trabajando en ello de la mano de Eleven Paths (empresa de Telefónica experta en ciberseguridad). Además, contamos con nuestra plataforma LUCA -nuestra unidad de servicios Big Data para clientes corporativos- para conseguir una privacidad y potestad 100% segura y un valor verídico de los datos.

En el ámbito de IoT tenemos unos activos diferenciales y clave para aportar seguridad a los dispositivos y los servicios: la tarjeta SIM, las redes celulares y nuestras conexiones seguras. Todas nuestras tecnologías, desde la fase de diseño, contemplan los máximos requerimientos de seguridad sin que esto afecte a sus prestaciones.

¿Puede explicar brevemente un caso de éxito?

Tenemos muchos ejemplos puesto que IoT afecta a todas las industrias. No obstante, un buen ejemplo que refleja cómo IoT cambia la vida de las personas lo encontramos en el corazón de la selva peruana, en Pucallpa.

Allí, los concesionarios de motocicletas Honda se enfrentaban a una situación compleja: por un lado, sus productos eran excelentemente valorados por los compradores, pero también por los delincuentes, que habían convertido el robo o “secuestro” de motocicletas en una práctica frecuente. Como consecuencia, ofrecer el mejor producto llegó a convertirse en un obstáculo comercial de difícil resolución mediante los métodos de vigilancia y prevención tradicionales.

A petición de Honda, Telefónica desarrolla una adaptación de su Sistema de Gestión de Flotas para ofrecer una solución de conectividad, tracking, botón de emergencia… que permite localizar y recuperar la moto sin que su dueño tenga que estar pendiente de la moto o, lo que es aún más problemático, tener que enfrentarse en persona a los posibles ladrones.

La solución mostró una considerable eficacia disuasoria y contribuyó decisivamente a revertir esa tendencia comercial negativa, pero eso solo ha sido el principio. Los usuarios de la aplicación de Movistar tienen a partir de ahí un punto de relación continuada con la marca, que hace que Honda pueda personalizar cada vez más su propuesta de servicio a sus clientes. Lo que en un principio era una solución puntual para un problema muy concreto ha ido transformándose en nuevas oportunidades para mejorar tanto la vida comercial de los concesionarios como la vida cotidiana de sus consumidores. “De pronto, nuestras motocicletas, venían con un tranquilizador de serie”, según explicó la responsable de ventas del producto en el vídeo que grabamos acerca de este caso de éxito.

Experiencias

Tres aspectos de futuro con Internet de las Cosas

Hace una década, el término “conexión” estaba vinculado directamente a los smartphones, que se presentaban de manera creciente en el mercado dispuestos a cambiar nuestra forma de ver las relaciones personales. La revolución que se aproxima ahora es todavía mayor; la comunicación pasa a un nuevo nivel, en el que los objetos interactúan entre ellos para cubrir las necesidades del usuario. Es el Internet de las Cosas, que se presenta ya como realidad en el planteamiento de muchas empresas.

Un nuevo paso en el mundo del ‘retail’

La compra por internet ha dejado de ser la excepción, y se ha convertido para muchos en la primera elección a la hora de adquirir un producto. En el mundo del retail, por ejemplo, son muchas las marcas que ya han implementado soluciones como el tícket electrónico o facilidades en la devolución.

Sin embargo, trasladar todas las ventajas que ofrece la compra online a las tiendas físicas es posible. Según el informe Things Matter, realizado por Telefónica en 2017, solo el 37% de usuarios ha oído hablar del término Tienda Inteligente; sin embargo, los avances basados en el Internet de las Cosas son ya una realidad.

El caso Dufry

Imagina una tienda en la que la oferta cambie para adaptarse a los gustos del consumidor. Existe, y ha sido desarrollada en un caso concreto de la mano de Telefónica IoT.

Dufry, una cadena de tiendas libres de impuestos situadas en aeropuertos de todo el mundo, cuenta de manera creciente con tecnología basada en el Internet de las Cosas. En sus comercios físicos, las acciones y decisiones tomadas los clientes sirven para personalizar las experiencias de compra posteriores. La oferta puede variar para adaptarse al perfil de cada uno de los vuelos, e incluso de los eventos concretos a los que asistan los pasajeros que pasen por la zona de compra.

El avance en el campo del Smart retail ayuda, entre otras cosas, a conocer el perfil de los clientes, lo que hace que su atracción hacia el producto sea mayor. Va unido a la experiencia de compra: la personalización consigue que mejore su sensación, algo que deriva en nuevas visitas al comercio y a recomendaciones a terceras personas. Además, la diferenciación del cliente ayuda a ajustar el product-mix, optimiza el uso del espacio disponible y se traduce en más ventas con un ahorro de recursos.

La movilidad del futuro

Tu coche te avisa cuando entra en reserva, y te alerta si uno de los cinturones está desabrochado. Pero ¿y si te contase cualquier cosa que le ocurra?

La idea de la movilidad basada en el Internet de las Cosas es fácil de imaginar: se trata de que el vehículo notifique aquello que puede resultar útil al conductor o, en caso de empresa, al gestor de una flota. Es tan simple, explican desde Telefónica, como instalar un pequeño dispositivo al puerto de diagnóstico.

Este elemento permite, por ejemplo, realizar informes de actividad del vehículo; se pueden utilizar después para calcular el uso de combustible, planificar recorridos o kilometraje, algo extremadamente útil en la gestión de flotas.

Pero eso no es todo. También se pueden evitar multitud de averías mediante la anticipación, con el notable aumento en la seguridad que supone, además del potencial ahorro y aumento de la productividad gracias al uso útil de los cuadros de mando, funcionalidades que ya incorporan sistemas como el de Telefónica.

Pensar a medio y largo plazo es vital a la hora de imaginar las posibilidades de la Smart Mobility, que no se limita al propio vehículo, sino al análisis del uso en una ciudad. Un transporte conectado que se comunica con el conductor, pero también con el tráfico y los elementos de cada urbe.

Un tranquilizador de serie

El caso concreto lo pone Telefónica, con un ejemplo explicado por Vicente Muñoz. “En la selva peruana, los concesionarios de motocicletas Honda se enfrentaban a una situación compleja”, cuenta. “Sus productos eran excelentemente valorados por los compradores, pero también por los delincuentes, que habían convertido el robo de motocicletas en una práctica frecuente“.

La solución pasó por el departamento IoT de la compañía. “Telefónica desarrolla una adaptación de su Sistema de Gestión de flotas para ofrecer una solución de conectividad, tracking, botón de emergencia… que permite localizar y recuperar la moto sin que su dueño tenga que estar pendiente de ella ni tener que enfrentarse a los posibles ladrones”, explica. La eficacia, aclara, ha sido “considerable” y ha revertido la tendencia negativa de Honda. Las motocicletas, tal y como aseguraron desde la marca, “venían ya con tranquilizador de serie”.

Energía inteligente

Poder gestionar de forma activa cada recurso energético es una ventaja en todos los sentidos. No importa si piensas en usuarios o en empresas: la posibilidad de reducir el consumo energético y poder gestionarlo es un paso enorme hacia niveles óptimos de eficiencia energética; en ahorro, se traduce en salvar hasta el 30% con implementaciones como las soluciones de Smart Energy de Telefónica.

Este sistema abre la puerta a la gestión de infraestructuras más eficiente y a la reducción de emisiones contaminantes. La energía inteligente no se limita al ahorro económico, aunque es un punto a su favor; también ayuda a integrarse en los nuevos parámetros de sostenibilidad, algo vital de cara a una nueva era.

Como todo, algo así siempre se entiende mejor en concreto. Gracias al IoT, seremos capaces de predecir nuestro consumo, controlar las desviaciones de energía y gestionar de forma remota cada elemento de nuestra empresa. Será posible, además, analizar el gasto según espacios, obtener facturas inteligentes y consultar informes personalizados a cada necesidad. Ahorrar, en definitiva, usando los recursos de forma responsable.

El contador del futuro

En el caso de la energía, podemos encontrar otro caso de éxito en un sistema ya instaurado por Telefónica: el Smart Metering. Esta vez, la innovación pasa por el uso de contadores inteligentes para medir y gestionar la energía consumida por el usuario de la red eléctrica.

Hasta ahora, los contadores manuales daban problemas por pérdidas de energía y de información; es algo que se soluciona gracias a este tipo de contador, que se traduce en un menor consumo energético, facturas baratas y servicios con valor añadido; para las compañías eléctricas, el uso del Smart Metering supone un menor corte de explotación, una gestión medioambiental mejorada y una fidelización del cliente, más informado que en los casos de medición tradicional.

Proyecto realizado por Blue Media Studio para Telefónica

logo-vector-telefonica