Acusan a la ONCE de defender un "monopolio" del juego contrario a la UE

  • La Organización Impulsora de Discapacitados (OID) ha acusado hoy a la ONCE de defender un "monopolio" del juego que prohíbe el Tratado de Roma y que es contrario al derecho comunitario.

Madrid, 14 abr.- La Organización Impulsora de Discapacitados (OID) ha acusado hoy a la ONCE de defender un "monopolio" del juego que prohíbe el Tratado de Roma y que es contrario al derecho comunitario.

La OID responde así a las noticias aparecidas en diferentes medios de comunicación los pasados días 11 y 13 de abril en las que se vincula a esta organización con el juego ilegal en España.

"Hasta la fecha, la Organización Impulsora de Discapacitados sólo tiene victorias judiciales. Así lo atestiguan los más de 126 autos de archivo a lo largo del territorio nacional a favor de la OID, frente a denuncias interpuestas por la ONCE o asociaciones afines que han quedado en nada", indica en una nota de prensa.

En esta línea, manifiesta que "jamás ha sido condenada por ninguno de los hechos denunciados" y aclara que esta organización sin ánimo de lucro tiene por "objetivo principal" la proyección laboral e integración social de los dos millones de discapacitados (físicos, psíquicos y sensoriales) que hay en este país.

"El colectivo de discapacitados tiene un 85 % de desempleo, cifra en todo astronómica, que esta organización lleva más de veinte años intentando reducir a través de la generación de puestos de trabajo que mejoren la calidad de vida y la integración de este colectivo tradicionalmente marginado por el sector empresarial", agrega.

El medio utilizado por esta asociación, que actualmente cuenta con 3.500 vendedores con alguna discapacidad en su plantilla, es la venta del "Euroboleto del discapacitado".

La OID señala que el 20 de abril de 1999 la Audiencia Nacional dictó un auto en el que sobreseía la denuncia interpuesta por la ONCE que les acusaba de "estafa, delito fiscal y contrabando".

La Audiencia, a lo largo de todo el auto reitera que la organización "tiene como fin la integración social y cultural de los discapacitados con un determinado nivel de discapacitación".

Sobre la cuestión de delito fiscal, la Audiencia declara: "La OID puso en conocimiento de la administración tributaria la actividad a que pretendía dedicarse, facilitando los datos necesarios para el control que debiera llevar a cabo la citada administración".

"Este comportamiento evidencia la clara voluntad de la OID de cumplir con sus habituales obligaciones tributarias (...) lo que significa que las obligaciones tributarias derivadas de la actividad que ahora se enjuicia se han cumplido puntualmente", prosigue.

Por lo que se refiere al delito de estafa, la Audiencia Nacional precisa que "en el propio boleto se señalan las condiciones y bases del sorteo, y no consta una sola denuncia de un perjudicado favorecido por el sorteo al que posteriormente no se le hubiera abonado un premio". En definitiva, "el elemento esencial de la estafa brilla por su ausencia".

"En vez de juegos ilegales deberíamos hablar de monopolios, lo que realmente trata de defender la ONCE es un monopolio, que ya se ha dicho es contrario a la Unión Europea, si no, ¿por qué la ONCE quiere destruir a otros, como la OID, que lo que pretenden es lo mismo que ellos, la defensa y ayuda al discapacitado?", concluye.

Mostrar comentarios