Domingo, 17.12.2017 - 09:20 h

SEO/BIRDLIFE SELECCIONA LAS CINCO AVES MÁS RARAS QUE VISITARON ESPAÑA EN 2016

El Comité de Rarezas de SEO/BirdLife ha seleccionado las cinco aves más singulares observadas en España durante este año y son el zorzal rojigrís, el guión africano, el chorlitejo mongol grande, el alcaudón real de la subespecie 'pallidirostris' y el negrón aliblanco de la subespecie asiática.
SEO/BirdLife señaló este viernes que la observación de aves, también conocida como ‘pajareo’ o ‘birdwatching’ (en inglés) gana adeptos en España, como así lo demuestran las numerosas observaciones de aves raras que han tenido lugar durante 2016.
La mayor parte de estos avistamientos se pueden seguir en las webs especializadas ‘Rare Birds in Spain’ y ‘Reservoir Birds’, y también, con un poco más de retraso, en los informes del Comité de Rarezas de SEO/BirdLife, que se publican anualmente en la revista científica ‘Ardeola’.
El primer registro de ave rara seleccionada por el Comité de Rarezas de SEO/BirdLife es peculiar y triste a la vez. Se trata de la primera cita en España de una especie asiática, el zorzal rojigrís (‘Turdus obscurus’), y se refiere a un ave abatida por un cazador en la provincia de Castellón el pasado 17 de enero. La segunda cita en España de esta especie también se produjo en 2016, concretamente el 12 de noviembre en la provincia de Guipúzcoa, y también en desafortunadas circunstancias.
Ambas aves, nacidas en la lejana Siberia central, pudieron despistarse en la migración que habría de llevarlas a su lugar habitual de invernada (la península de Indochina) y tuvieron la desdicha de aparecer en España, donde fueron abatidas en sendos lances de caza.
El segundo registro singular es el de una especie subsahariana, el guión africano (‘Crex egregia’), que no es la primera ocasión que aparece en España, sino la séptima, pero que se detecta en el continente europeo por primera vez, ya que las seis citas españolas anteriores se habían producido en Canarias.
Este ejemplar fue fotografiado el pasado 16 de abril en Cantillana (Sevilla) por Rafael Jiménez y Francisco J. de los Santos, ornitólogos noveles que no se dieron cuenta en primera instancia de su hallazgo hasta que un experto, José David Muñoz, especialista en la familia a la que pertenece esta especie, tuvo casualmente la oportunidad de examinar las fotos y dar a conocer el importante descubrimiento.
TRES AVES MÁS
Por otro lado, el 31 de julio llegó otra cita sorprendente que supone la quinta para España de una especie originaria de Asia central, el chorlitejo mongol grande (‘Charadrius leschenaultii’), un ejemplar descubierto por Iván Sarabia que, a pesar de quedarse durante solo dos días en las marismas de Santoña (Cantabria), pudo ser observado por una veintena de aficionados.
La peculiaridad de este registro, además de su rareza intrínseca, es que, al parecer, el mismo individuo había sido visto 11 días antes por el prestigioso ornitólogo Killian Mullarney en la localidad de Tacumshim (Irlanda), situada a unos 1.000 kilómetros de distancia de Santoña en línea recta sobre el mar. A esta conclusión se llegó tras comparar detenidamente las fotografías obtenidas en ambos lugares.
El cuarto registro se refiere a la subespecie ‘pallidirostris’ del alcaudón real (‘Lanius meridionalis pallidirostris’), que se citó en Almería el 30 de noviembre. Este taxón, de clasificación aún incierta pero ya considerado como especie por algunas autoridades taxonómicas, es originario del centro de Asia. El ejemplar fue descubierto e identificado por Jesús Nieto en la desembocadura del río Andarax (Almería). Desde entonces, ha permanecido fiel a la zona y ha podido ser visto de nuevo por los numerosos observadores que allí han acudido.
Finalmente, SEO/BirdLife destaca la segunda cita en España del negrón aliblanco de la subespecie asiática (‘Melanitta deglandi stejnegeri’), un macho adulto descubierto el 6 de diciembre por Jana Marco y Óscar Aldeguer en la playa ilicitana de La Marina (Alicante), donde permaneció al menos hasta el día 19 de este mismo mes. El motivo por el que un pato buceador, que en esta época debería estar invernando en aguas del Japón y este de China, aparezca en la costa alicantina a 10.000 kilómetros de donde se le esperaría, constituye una incógnita todavía por resolver.

Ahora en portada

Comentarios