Sábado, 23.03.2019 - 09:58 h
Alimentación saludable 

¿Pensando en el verano? Así debes comer para no tener que hacer operación bikini

Aunque todavía queda bastante, es momento de empezar a pensar en cuidarse de cara a los meses de calor para no tener que hacer esfuerzos luego.

Comida
Llevar una alimentación correcta todo el año puede evitar la operación bikini / Pixabay

Estamos en pleno mes de febrero, en medio de olas de frío, nieve, heladas y rachas de viento que nos llevan casi en volandas por la calle, por de lo que menos tenemos ganas ahora mismo es de ir ligeritos de ropa o, directamente, pensar en un bikini o traje de baño. Pero, por mucho que cueste, deberíamos hacerlo, porque en pocos meses puede que estemos lamentando no haber reparado antes en que en realidad el calor no está tan lejos.

Apenas quedan cuatro meses para que las temperaturas sean lo suficientemente altas como para darse un chapuzón en la playa o la piscina, y eso conlleva cada año una rutina aparejada: la operación bikini. Ese proceso de puesta a punto de nuestro físico que solemos hacer antes de quitarnos la ropa de abrigo y con el que buscamos, además, quitarnos los kilos de más que hemos cogido en los meses de frío. Y todo en tiempo récord, algo que los expertos han dicho por activa y por pasiva que es imposible.

Por ello, es muy recomendable empezar a pensar en el verano en pleno invierno, sobre todo en lo que respecta a la alimentación. Porque querer adelgazar después en un periodo muy corto de tiempo además de no ser saludable es ineficaz. Por ello, los expertos recomiendan llevar una dieta equilibrada todo el año para evitar esos excesos antes del verano y para que realmente los efectos se noten.

Así lo recalca la nutricionista Elena de la Fuente Hidalgo, que nos va a dar las claves de esa alimentación que nos hará estar sanos y, además, controlar nuestro peso. La experta reconoce que la alimentación puede variar a lo largo del año por las diferentes estaciones, pero resalta que "hay que intentar que la base sea la misma". Es decir, que los productos y las cantidades sean básicamente las mismas aunque variemos la forma de cocinarlas.

Esta nutricionista, como la mayoría de sus colegas, no es partidaria de la llamada operación bikini, "ya que tiene fecha de caducidad". Por ello, ella apuesta por hacerla, digámoslo así, todo el año, con una dieta que contenga los nutrientes esenciales para estar sanos y en forma. ¿Y cuál es esa alimentación? La siguiente.

Lo que debes comer para no tener que hacer operación bikini

Para mantener nuestra figura todo el año y tener buena salud, de la Fuente recomienda seguir una alimentación que contenga los siguientes ingredientes, aunque los cocinemos de diferentes formas -algo fundamental para no cansarlos-. Lo principal es tomar al menos cinco raciones de fruta y verdura al día y lo mejor es que como cada temporada van variando, se pueden adaptar a la estación en la que estemos. Por ejemplo, ahora recomienda los cítricos, con naranjas y mandarinas principalmente. 

Igualmente, al ser invierno las verduras se pueden tomar calientes, en cremas, purés o sopas, pero siempre hay que intentar tomarlos crudas "porque preservan mejor los nutrientes". Además, debe haber una ración de verduras en la comida y en la cena, todos los días. 

En cuanto a las legumbres, que son fuente de proteína vegetal, la experta aconseja tomarlas entre tres y cinco veces a la semana. Ahora se pueden tomar en plato caliente acompañadas de verdura o cereales, por ejemplo, ya que "tomar las lentejas con chorizo o carne no es lo más saludable". Si bien a quienes no les gusten estos platos tienen alternativas como la pasta de legumbres, que tan de moda se ha puesto en este tiempo, o también el famoso hummus

Pasemos ahora a proteína animal, es decir, la carne y el pescado. Alimentos que no todo el mundo toma, ya que cada vez hay más vegetarianos y veganos. Si bien la mayoría todavía los toma, por ello, la nutricionista recomienda que, en el caso del pescado, se tome entre tres y cuatro veces a la semana y que al menos una sea pescado azul. "Un pescado que está denostado por su alto contenido en grasa, pero se trata de ácidos grasos saludables que regulan el colesterol", recalca de la Fuente. Además, estos se pueden sustituir por conservas, como bonito o ventresca, o moluscos, como gambas o mejillones, "los cuales tienen muy bajo contenido calórico".

Con la carne es más estricta, pues solo la recomienda un máximo de tres veces a la semana. Y si es roja, solo una. La experta aconseja optar mejor por el pollo o el pavo, pero tampoco invita a comerlo todos los días. Pasando a los cereales, es decir, la pasta, su principal consejo es que sea integral o de grano entero. Además, aunque se trate de carbohidratos, "hay que tomarlos todos los días en su justa medida". Siempre que sean integrales serán saludables, "ya que el grano se conserva entero, conservando así la fibra, que es lo que nos ayuda a ingerir menos durante el resto del día porque nos mantiene más tiempo saciados". 

Por último, sobre los 'caprichos', que suelen consistir en comida rápida, dulces, procesados, etc, la nutricionista señala que "no son imprescindibles y podemos pasar perfectamente sin ellos", no obstante, sí se pueden tomar de forma muy circunstancial. Lo que ella recomienda es hacer versiones 'más sanas' en casa, como elaborar nuestras propias pizzas o hamburguesas para rebajar ese contenido graso que suelen llevar. "No pasa nada si un día tomamos algún producto de estos si el resto del patrón es saludable y, sobre todo, llevamos una vida activa", remacha de la Fuente.

Porque esa sería la otra pieza clave de nuestro buen estado físico, el deporte. Otra de las cosas que se deben hacer gradualmente todo el año, pues requiere tiempo para que se noten los resultados, así que de nada sirve matarse en el gimnasio un mes antes del verano. Lo mejor, según la experta, es encontrar una disciplina que nos guste para que así seamos constantes y no la abandonemos.

Ahora en Portada 

Comentarios