Sábado, 17.11.2018 - 17:05 h

El termómetro se dispara: consejos para estar hidratados con la llegada del calor

Las temperaturas han subido de forma abrupta y, para combatirlas, es imprescindible mantenerse hidratado para evitar mareos y lipotimias.

Agua
El agua es el mejor aliado frente al calor / Pixabay

El calor ya se nota. Los termómetros han pasado de marcar temperaturas casi invernales al pleno verano sin darnos tiempo para adaptarnos, lo que está ya causando estragos en muchos, a los que el calor les está afectando especialmente. Una de las premisas básicas para que la subida del mercurio no nos afecte en exceso es mantenernos hidratados, sobre todo los niños y los ancianos.

Si bien sabemos que eso a muchos les cuesta, porque hay personas que no están acostumbradas a beber mucha cantidad de agua al día. Y ese es precisamente el secreto: el agua es el mejor aliado frente al calor sofocante. Ni refrescos, zumos u otro tipo de bebidas que nos prometen hidratación, "porque al final luego dan más sed", nos indica Elena Velázquez, de V Nutrition Consulting.

Así, la nutricionista señala que el agua debe ser la bebida principal en verano. Para la experta, la mejor forma de estar hidratados es bebiendo agua y, en cuanto a la cantidad idónea que hay que beber, asegura que debe ser "la que pida el cuerpo". "Se recomienda tomar dos litros de agua al día de forma general, pero hay personas que necesitan más y otras, menos", indica Velázquez quien recalca que, independientemente de la cantidad, lo fundamental es beber a lo largo de todo el día "y sobre todo antes de que aparezca la sensación de sed, porque si aparece es que el cuerpo está parcialmente deshidratado".

Hay que tener en cuenta que en verano las pérdidas de agua son mayores por el sudor, por ello hay que aumentar la ingesta de agua, por mucho que nos cueste. En cuanto a su temperatura, recomienda que sea fresca, ni muy fría ni caliente, "pues se ha demostrado que las temperaturas extremas del agua dificultan la bebida". Además, es tajante con las bebidas refrescantes, "porque no calman la sed y, aunque tengan un alto contenido en agua, también lo tienen de azúcares y gases".

Más frutas y verduras para comer

Sobre la comida, la nutricionista destaca las hortalizas, verduras y frutas como alimentos principales en verano "por su alto contenido en agua". Aconseja tomarlas frescas y evitando los zumos por su alto contenido en azúcares. Así, aboga por fomentar primeros platos compuestos por hortalizas, como los gazpachos, cremas frías o ensaladas. Igualmente, recomienda los lácteos porque también contienen bastante agua.

Para los que practiquen deporte, Velázquez propone reponer las pérdidas de agua tras ejercitarse con agua principalmente o bebidas isotónicas si el ejercicio ha sido intenso. Por otra parte, y muy importante, desaconseja consumir alcohol en lugar de agua, puesto que no sirve para hidratarse, sino al contrario. ​

Por último, para aquellos a los que les cueste beber agua, propone tomar agua gelificada o gelatinas sin azúcares que les puedan mantener hidratados. De hecho, recomienda prepararlas en casa para poder añadir trozos de fruta y hacerlas más apetecibles. Pero lo imprescindible es beber constántemente.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios