El Patrocinio, una reserva natural guatemalteca de 140 años de historia

Enclavada a cuatro kilómetros del volcán Santiaguito, de bosque húmedo subtropical y con una diversidad de aves, la Reserva Natural Privada El Patrocinio de Guatemala encierra más de 140 años de historia en los que ha sobrevivido a la expropiación, intervención, depredación y hasta su destrucción en 1929 por la erupción del coloso.

Oscar René Oliva

El Patrocinio (Guatemala), 24 jun.- Enclavada a cuatro kilómetros del volcán Santiaguito, de bosque húmedo subtropical y con una diversidad de aves, la Reserva Natural Privada El Patrocinio de Guatemala encierra más de 140 años de historia en los que ha sobrevivido a la expropiación, intervención, depredación y hasta su destrucción en 1929 por la erupción del coloso.

La finca, situada en el municipio de El Palmar, del departamento occidental de Quezaltenango, tuvo sus orígenes antes de 1870 cuando fue fundada por la orden jesuita que trabajaba en Guatemala, sus principales cultivos eran la caña de azúcar y el café, pero no era muy productiva, recordó hoy en declaraciones a Efe uno de sus nuevos propietarios, Mario Aguilar.

Comentó que el terreno, con una extensión de 147,6 hectáreas, fue expropiada en 1871 por el Gobierno del presidente Justo Rufino Barrios, y después fue adquirida por Salvador Rodríguez, de origen catalán, que la tuvo durante mucho tiempo.

"Luego vino otra persona de España, también catalán, Valero Pufol, quien se casó con una hija de Rodríguez y volvió a fundar la finca El Patrocinio como lo que es hasta ahora", anotó.

Según Aguilar, en 1929 El Patrocinio, a 192 kilómetros al occidente de la capital, sufrió los embates del volcán Santiaguito que durante una fuerte erupción destruyó todo su casco urbano y con ello su naturaleza, y 83 años después aún se pueden ver vestigios de piedra y arcilla blanca que lanzó el coloso.

Añadió que luego de la tragedia una familia originaria de Quetzaltenango, de apellido León Garavito, se hizo de la propiedad, pero debido a una crisis económica en la década de los 70 la perdió por un mal manejo de crédito anticipado.

"Vino una mala época y no pudieron pagar, la finca fue intervenida por el Banco del Agro, fue abandonada y sufrió su mayor depredación de recursos", sostuvo.

Sin embargo, dijo, la finca fue retomada en esa época por su familia, que ahora la ha convertido en una reserva natural, en la que además de café, cultiva macadamia y cacao para exportación.

Aguilar aseguró que El Patrocinio fue la región de la costa guatemalteca donde se desarrolló por primera vez el café, que tuvo en el municipio de Amatitlán, a 26 kilómetros al sur de la capital, "su primer jardín cafetero".

Antes en la finca el café era el principal cultivo pero ahora sólo ocupa el 20 % de la extensión y su producción máxima por cosecha sólo alcanza los 500 sacos (de 45 kilos), del que se exporta el 99 % a España, Israel y Estados Unidos.

Desde el nuevo casco central de la reserva, donde habitan 5 familias, se observa el volcán Santiaguito, de 2.550 metros sobre el nivel del mar, que está en constante erupción.

De hecho, durante una gira por la reserva natural organizada por el Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), Efe pudo presenciar cuando el coloso lanzaba grandes cantidades de humo.

Una campana, de 49,7 kilos de peso, que fue sepultada en 1929 durante la explosiva erupción del Santiaguito, fue recuperada hace cinco años y ahora es utilizada para dar alertas y llamar a reuniones a los trabajadores de la finca.

Aguilar dijo que El Patrocinio es la región de Guatemala donde más llueve debido a su bosque húmedo subtropical.

"Es altamente productor de agua", sostuvo su propietario durante un recorrido por uno de los senderos de la reserva por donde recorre una "toma" de agua natural y cristalina que nace en las montañas que forman cordillera con el Santiaguito.

Más de 180 especies de aves, muchas de las cuales son inmigrantes, y una cuarentena de árboles, entre ellos el Amate que tiene facultades curativas, según Aguilar, pueden ser observadas por los turistas.

Aves como el Trogón, que es primo del Quetzal, el ave símbolo de Guatemala y el único que anida en la tierra, es uno de los más apreciados, comentó a Efe el guía Ervin Alvarado.

Según Aguilar, por ahora sólo recibe la visita de unos 600 turistas al año, principalmente de Estados Unidos y Europa, que llegan a conocer la historia de El Patrocinio.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING