Según Deloitte

España se deja seducir por el lujo: ya es el país en el que más crecen las ventas

España va poco a poco haciéndose un hueco importante como destino de lujo. Un avance que este año ha sido el más contundente.

lujo
Las ventas crecieron un 6,2% / Pixabay

La industria del lujo mundial pisó el freno el pasado año a pesar de que la economía global sigue con su recuperación viento en popa. El sector redujo su crecimiento al 1%, un 5,8% menos que en 2016, lo que muestra la consolidación de la buena marcha económica, ya que los grandes repuntes se dieron tras pasar lo peor de la crisis. Si bien en un país el lujo aceleró el paso más que en ningún otro. Y ese es España.

El año 2017 supuso la confirmación de nuestro país como nuevo destino mundial de compras de alta gama. No solo logró convertirse en el segundo destino turístico mundial, con 82,2 millones de visitantes extranjeros, sino que también fue donde más crecieron las ventas de productos de lujo, con un avance del 6,2%, según la quinta edición del informe anual Global Powers of Luxury Goods 2018 elaborado por Deloitte. Solo Francia le aguantó el paso con un crecimiento de las ventas del 5,8%.

Así, España desbanca a nuestros vecinos como principal impulsor del mercado del lujo, pues el año pasado la medalla de oro era para Francia, mientras que España quedaba en segunda plaza por cuarto año consecutivo. Ahora, las firmas españolas de alto standing demuestran su poderío sobrepasando a las galas, todo un hito.

Una industria de más de 2.000 millones de euros 

En el cómputo global, las 100 compañías más grandes de productos y servicios de lujo generaron unas ventas de 2.200 millones de euros el pasado año. El 'top 3' de estas firmas está encabezado por el grupo francés LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton (Louis Vuitton, Fendi, Loewe, Marc Jacobs, Bulgari...), seguido de Estée Lauder (firma de belleza y cosmética) y Richemont, que posee Cartier o Montblanc, entre otras enseñas. 

Por su parte, las compañías españolas del sector vendieron productos y servicios por valor medio de 741 millones de dólares (604 millones de euros). Si bien Puig destaca por encima del resto con una facturación de 1.980 millones de dólares (1.677 millones de euros) en 2017 y ya figura en el puesto 27º del ranking mundial. Según la consultora, este incremento se explica por la comercialización de la fragancias como la de Jean Paul Gaultier y por el lanzamiento de nuevos productos, entre los que destaca el éxito del perfume 'Good Girl' de Carolina Herrera.

En segundo lugar está Tous, cuyas ventas crecieron un 11,3% el año pasado a pesar de la crisis de imagen que le causó la situación catalana, que impulsó un boicot a la firma que, como queda claro con este informe, no ha tenido consecuencias en sus cuentas. Así, su facturación ascendió a 368 millones de dólares (311 millones de euros), si bien la tercera clasificada, Sociedad Textil Lonia le pisa los talones con 365 millones de dólares (309 millones de euros) de ingresos.

Por productos, Deloitte señala que el segmento formado por las fragancias y cosméticos tuvo la mejor evolución, registrando el mayor aumento de las ventas, con un crecimiento del 7,6% en su último ejercicio. Su media anual de ventas superó los 3.000 millones de dólares (2.541 millones de euros) durante el año fiscal anterior y ocho de las once empresas de este segmento alcanzaron ventas superiores a los 1.000 millones de dólares (847.000 euros).

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios