Los gadgets que no pueden faltar en la mochila de los fans de los festivales

¿Dónde cargar el móvil? ¿Cómo protegerlo de golpes y líquidos? ¿Cómo seguir la fiesta cuando terminan los conciertos?

Festivales
 

El verano es la época de festivales por excelencia. Prácticamente todas las semanas hay un festival de música al que acudir en nuestro país. Es importante estar bien preparado, y eso no pasa únicamente por haber comprado los abonos a tiempo, sino también por haber pensado bien las cosas que meter en la mochila.

La tecnología hace la vida del festivalero más fácil, ya que existen multitud de gadgets imprescindibles que dan respuesta a los problemas típicos de estos eventos: la falta de enchufes, el difícil acceso a la zona de higiene, la oscuridad de la noche… Llevar estos inventos a los festivales hará que los fans de la música sólo tengan una preocupación en mente: llegar a tiempo al escenario que toca su grupo favorito para disfrutar de su concierto desde primera fila.

 ¿Qué hacer con el teléfono móvil?

En la era del postureo y de las redes sociales es tan importante disfrutar de las cosas como retransmitirlas en las redes sociales. Hay gente que no podría ir a un festival de música sin su teléfono móvil, y a esa misma gente le viene muy bien carcasas tan resistentes como las de UAG.

Compatibles con los modelos más populares del mercado, las carcasas Pathfinder SE Camo Series están hechas a prueba de golpes. No en vano cumplen con los estándares militares de resistencia. Y además, sin interferir en el funcionamiento habitual del terminal: además de ser ligeras y estar pensadas para un agarre óptimo, son compatibles con los sistemas de pagos mediante móvil, con la carga inalámbrica, permiten un perfecto acceso a los botones laterales, a la pantalla táctil y no interfieren con la cámara ni con el flash. Eso sí, pueden ser un poco caras: cuestan 49’95 dólares (unos 42 euros).

Los festivaleros que prefieran centrarse únicamente en la música pueden optar por una solución alternativa: dejar su smartphone a salvo en casa y comprar un terminal básico para utilizar durante el evento. Una buena opción es apostar por la reedición del Nokia 3310, todo un clásico de la telefonía móvil que regresó hace escasas fechas y que ofrece unas prestaciones ‘de primera necesidad’ por apenas 50 euros.

El Nokia 3310 es ideal para hacer llamadas y enviar mensajes de texto, fácil de usar y con una batería que dura hasta 22 horas en conversación. También sirve para jugar a la Serpiente, escuchar la radio y música, y, en caso de necesidad, para hacer alguna fotografía gracias a su cámara de 2 megapíxeles.

Energía en cualquier parte

Otro de los problemas de los móviles en los festivales es que encontrar un enchufe para cargar la batería puede ser misión imposible, así que se antoja necesaria una batería portátil. Como por ejemplo la Mi Power Bank 2 de Xiaomi, disponible en versiones de 5.000 mAh (9'99 euros) y 10.000 mAh (14'99 euros). Pequeñas y ligeras, se pueden guardar en cualquier bolsillo y ofrecen una carga rápida y eficiente de los dispositivos. Son resistentes a altas temperaturas y cuentan con protección contra sobrevoltajes, cortocircuitos y sobrecargas.

Si el festival dura varios días, el problema será recargar la batería externa, algo que con cargadores solares como el de Olebr (25’99 euros) está solucionado. Además de sus 24.000 mAh y la posibilidad de cargar hasta tres dispositivos de forma simultánea, en su frontal cuenta con paneles solares que recogen la luz de sol para transformarla en energía que posteriormente almacena en su interior. Y no sólo eso, también sirve como linterna, ya que cuenta con dos luces LED brillantes que alumbrarán los alrededores de tu tienda de campaña cuando llegue el momento de descansar.

USB

La oscuridad puede ser otro de los problemas en la zona de acampada. Por eso llevar una linterna siempre es buena idea. Sobre todo si es multifunción como Arka USB Charger x Lantern x Flashlight (77’95 euros), que en un mismo dispositivo aúna linterna, lámpara y cargador USB. Es resistente al agua y está fabricada con materiales duraderos, a prueba de festivales. Permite ajustar su brillo hasta 180 lúmenes y su diseño es plegable, lo que permite cambiar rápidamente entre sus modos de linterna y lámpara. Además, permite cargar dispositivos como móviles, GPS, cámaras…

Una ducha reconfortante (y necesaria)

Muchas horas al sol disfrutando de la buena música tiene sus consecuencias: por la noche has sudado mucho. Además de hidratarse continuamente, es importante poder darse una ducha de vez en cuando. Como no siempre es sencillo llegar a la zona de higiene de los festivales, nada mejor que llevar tu propia ducha portátil. Y si es como la ducha solar de Coleman (14’99 dólares, unos 13 euros), mejor que mejor. Porque se trata de un invento que se puede colgar en cualquier sitio, alberga hasta 20 litros de agua en su interior y, lo más importante, tiene capacidad de calentar el agua mediante energía solar.

Ducha
 

No hay que renunciar a seguir escuchando música mientras disfrutas de una merecida ducha. Ni siquiera cuando los conciertos hayan terminado. Con la ayuda de un altavoz bluetooth como el JBL Flip 3 (84’50 euros) la fiesta nunca termina. Este dispositivo ultracompacto ofrece un sonido estéreo sorprendentemente potente sin importar el lugar, ya que su carcasa de goma lo hace lo hace resistente al agua y a los golpes. Con una batería que ofrece hasta diez horas de reproducción continua, también permite contestar llamadas con tan solo pulsar un botón.

Y para ser el centro de atención de todo el festival, nada como equiparse con DouTree Finger Lights (4’89 euros), unas luces LED para los dedos con las que será imposible pasar desapercibido en el recinto. Disponibles en colores azul, verde, blanco y rojo, tienen una autonomía de 24 horas, por lo que son perfecta para crear tu propio ambiente visual con el que acompañar las canciones de tus artistas favoritos.

Festivales
 

Ahora en Portada 

Comentarios