Toma nota

Las máquinas para hacer cerveza en casa ya hacen la competencia a las del café

Sistemas tradicionales se unen a la tecnología en unas nuevas máquinas que que pueden ponerse pronto tan de moda como las de café en cápsulas.

Máquinas de cerveza
 

El café en cápsulas se ha convertido en una moda indiscutible y omnipresente. Pero las máquinas para hacer cerveza pueden llegar a un nivel cercano. Tanto en casa como en comercios, donde la oferta de sabores, texturas y aromas puede ser infinita antes de lo que muchos piensan.

Ya en 2016 se presentó una iniciativa de lo más eficaz con Picobrew. Un proyecto de químicos, ingenieros y aficionados a la cerveza que se dio a conocer en la feria Cebit de Alemania. Todo un acontecimiento para los aficionados a la cerveza, que ya entonces se ofrecía en varios sabores. El secreto estaba en las cápsulas de lúpulo, cebada y otros componentes que añadir al agua. En pocos días, el resultado era excelente, según quienes lo probaron entonces.

De ser un proyecto de financiación colectiva a convertirse en un producto popular, Picobrew ha pasado por varias fases. Ahora, su oferta incluye varios modelos y alrededor de 100 recetas para conseguir el sabor más original. Sin dejar de lado la imaginación del usuario, pues se pueden hacer combinaciones de forma más o menos libre y obtener infinidad de combinaciones. El secreto parece estar en la paciencia. Con los ingredientes en la mano y el tiempo preciso para que la fermentación haga su trabajo.

En todos los casos, las máquinas para hacer cerveza son diferentes de las de café en un detalle. No se trata de tener algo instantáneo. Sino de un proceso que se remonta miles de años en el pasado. Que se ha perfeccionado hasta dar lugar a una industria mundial. La acción de las levaduras se toma su tiempo y no se trata solo de echar agua, meter la cápsula y esperar unos segundos.

Máquinas para hacer cerveza con cápsulas

Tres años ha tardado LG en presentar su propuesta para hacer cerveza en casa, frente a iniciativas como Picobrew. Lo ha hecho en el marco de CES 2019 y con premio a la innovación. Con una máquina que promete ser la puerta de entrada para que otros fabricantes se pongan manos a la obra y ofrezcan sus propios desarrollos. Quizá no al nivel de las cápsulas Nespresso, pero sí con un mercado potencial enorme a nivel mundial.

Puede que no se tarde mucho en ver un estándar para las cápsulas usadas en la elaboración de cerveza. De momento, cada propuesta es propietaria y única. Con la única base en común de la fermentación natural y el secreto de los componentes que se incluyen en los cartuchos de recambio. Otra fuente de ingresos que puede ser determinante para que estos productos se popularicen pronto.

PICOBREW MODEL C
 

Picobrew Model C

La gama de Picobrew se compone de soluciones para casa y también profesionales. Con tres modelos principales y algunos complementos para los más sibaritas o artesanos avanzados. Su base consta de unos depósitos en los que se añade el agua destilada, mezclada con algunos minerales básicos para el proceso de fermentación. Por otro lado, Picobrew ofrece cápsulas que la máquina reconoce y utiliza para cada fase de la fabricación. El uso es tan sencillo como aparenta, con sensores y automatismos que eliminan cualquier error humano.

Con la precisión necesaria, la máquina calienta los componentes hasta la temperatura idónea y los mezcla. El líquido pasa de un departamento a otro, según las cápsulas introducidas en estos. Los azúcares se convierten en alcoholes y CO2, para lo que se necesitan entre cuatro y siete días. El consumo eléctrico se mantiene en niveles bajos, salvo para la generación de calor, donde aporta 1.500 vatios de potencia en su modelo más básico, Picobrew Model C.

Gracias a la conectividad WiFi, Picobrew ofrece información constante sobre el proceso. Cada tanda de cerveza puede tener un sabor diferente y la producción alcanza unos 25 litros cada vez. Los cartuchos de recambio de pueden pedir directamente en la página web del fabricante. Aunque este también ofrece modelos en los que usar componentes a granel, con depósitos más grandes y un coste inicial superior. El precio no tiene por qué pasar del euro por litro, para disfrutar de una cerveza muy personal. Su precio, desde 327 euros.

LG
 

LG Homebrew

Con el premio a la innovación en la feria de tecnología CES 2019, LG ha dado un gran paso hacia la estandarización de las máquinas para hacer cerveza en casa. Se basa en cápsulas que contienen todos los elementos, a diferencia de otras propuestas. Estas incluyen malta, cebada, aceite de lúpulo y aromas, con lo que solo es necesario añadir el agua.

La conectividad y aplicaciones para móviles hacen que el proceso esté controlado en todo momento. Varios sensores facilitan que se pueda repetir el sabor y la producción cuantas veces desee el usuario. Sale con un catálogo inicial de cinco modalidades de cerveza, hoppy American IPA, golden American Pale Ale, full-bodied English Stout, zesty Belgian-style Witbier y dry Czech Pilsner. A los que se unirán más conforme se popularice el producto. El precio, desde 299 euros.

Ahora en Portada 

Comentarios