Gadget

El táper inteligente que alerta cuando la comida está a punto de ponerse mala

Se trata de una etiqueta en cuyo interior esconde un chip que analiza la calidad de los alimentos guardados en su interior.

Táper inteligente
 

Teléfonos inteligentes, relojes inteligentes, electrodomésticos inteligentes… Ahora cualquier cosa puede ser inteligente. ¡Incluidos los táperes! Esos recipientes de plástico que tan habituales son en las oficinas y que tan poco han evolucionado en las últimas décadas servirán para mucho más que para llevar la comida de un lugar a otro. Y todo gracias a Smarterware.

Ovie es la compañía que ha inventado Smarterware, el primer recipiente para comida inteligente del mundo. Este gadget nace con tres objetivos principales: contribuir a malgastar menos tiempo, dinero y comida. No en vano, las estadísticas revelan que el 40% de los alimentos que los norteamericanos compran acaban en la basura antes de ser consumidos. Esto supone desperdiciar dos de cada cinco bolsas del supermercado llenas de comida, unos datos bastante alarmantes.

El principal problema de los alimentos es que caduquen o se pongan malos en el tiempo que transcurre entre que entran en la nevera y se piensa en ellos para ser cocinados. Un escenario que se evita utilizando Smarterware, ya que es el propio dispositivo el que se preocupa de que los alimentos sean consumidos antes de que presenten un mal estado.

 ¿Cómo funciona?

La clave no es el recipiente en sí, sino un pequeño dispositivo que se incorpora al mismo. Se trata de una etiqueta inteligente en cuyo interior esconde un chip que analiza la calidad de los alimentos guardados en su interior. Está fabricado para ser resistente al agua y cuenta con un anillo luminoso que informa de una manera muy visual del estado de los alimentos. Así el usuario estará al tanto de lo que tiene en la nevera con sólo abrir la puerta.

Si el color del anillo es verde significa que la comida está fresca y apta para consumir. Si es amarillo los alimentos están en buenas condiciones pero no se debería esperar mucho tiempo para comerlos. Y si por el contrario el anillo se torna color rojo, malas noticias: lo que haya en su interior se ha puesto malo y ya es demasiado tarde para consumirlo.

Lo que convierte en inteligente es que se sincroniza con dos dispositivos. Por un lado, con Alexa, el asistente virtual de Amazon. Y por el otro, con su app, de forma que el usuario siempre sabrá qué tiene en el frigorífico y en qué estado está. Basta con colocar la etiqueta inteligente en su lugar en el táper o en los propios alimentos (con la ayuda de una pinza), pulsar el botón, decirle a Alexa de viva voz qué tipo de comida se ha guardado en su interior y olvidarse. Smarterware se preocupará del resto, enviando alertas al móvil antes de que algo se ponga malo y sugiriendo recetas de cocina en las que se utilicen dichos alimentos.

Las primeras unidades de Smarterware verán la luz el próximo mes de julio. Verán la luz con un crowdfunding que ya ha superado la meta fijada de 35.000 euros.

Ahora en Portada 

Comentarios