Dani García cocina en los cursos de verano de la UMA y defiende la "importancia de la cultura gastronómica"

El chef marbellí Dani García ha participado este jueves en uno de los cursos de verano que la Universidad de Málaga (UMA) celebra esta semana en la capital. El dos estrellas Michelin, acompañado de un equipo de veinte personas, ha desarrollado un 'showcooking' sobre cómo realizar un menú con los productos de una cocina familiar para lo que han recreado un mercado tradicional, donde ha defendido la importancia de la cultura gastronómica.

Así lo han informado desde la Universidad de Málaga (UMA) en un comunicado, en el que han indicado que se ha celebrado la tercera jornada de los Cursos de Verano en las sedes de Málaga y Benalmádena, organizados por la Fundación General de la UMA con el patrocinio principal de Santander Universidades y la colaboración de ambos ayuntamientos. Alrededor de 300 alumnos están matriculados en los seis cursos que se celebran esta semana.

El chef ha destacado la importancia de asimilar que se puede hacer muy buena cocina saludable y que hay que terminar con la creencia de que gastronomía y salud van de la mano de una cocina aburrida, "con habilidad y creatividad se puede disfrutar de su sabor", ha incidido.

García ha manifestado que gran parte de la sociedad "no es consciente de la relación tan estrecha" que existe entre alimentación y gastronomía: "Solo hay que ir por la calle para ver la cantidad de establecimientos que existen de 'fast food' o ver el lineal de un supermercado". "La cultura gastronómica es importante, es un trabajo de padres y también de la educación, colegios y centros de formación deberían incidir en este ámbito", ha añadido.

RELATO DE UNA VIDA DE PERIODISMO

Dentro del seminario 'El mundo editorial: publicar hoy en España' se ha desarrollado un encuentro con el periodista Juan Cruz, que ha visitado los Cursos de Verano de la UMA para participar como ponente y presentar su nuevo libro, 'Un golpe de vida'.

Cruz, que ha mantenido un diálogo con los asistentes moderado por el director del Centro Andaluz de las Letras, Juan José Téllez, ha expuesto su trabajo más reciente, donde relata toda una vida dedicada al periodismo: "Llevo tantos años en este oficio que soy un dinosaurio al que no acaban de matar", ha dicho al tiempo que diferenciaba entre la tarea de escribir para publicar y la de escribir para informar.

"Cuando escribo hacia fuera soy periodista, cuando escribo hacia dentro soy escritor. Ahora mismo no sé qué me siento", ha confesado el chef.

Sobre la evolución que ha sufrido el periodismo en estos años, Cruz ha comentado que aunque la esencia y la calidad del oficio siguen siendo las mismas, la aparición de las nuevas tecnologías y el incipiente protagonismo de las redes sociales han cambiado los instrumentos con los que se trabaja y la forma de hacer esta tarea. "Ahora se comprueba menos y se dice demasiado pronto. En periodismo se ha confundido información con opinión y eso es pésimo", ha concluido.

LA LABOR SOCIAL DEL COLECCIONISMO

Por otra parte, el curso 'Coleccionismo: las voces del discurso' ha contado con la participación de Tiqui Atencio, presidenta del Comité Internacional de la Tate Modern de Londres, que ha basado la exposición en el análisis de su libro 'Could Have, Would Have, Should Have', que fue presentado en España durante ARCO, la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid el pasado febrero.

En él, la integrante del patronato del Guggenheim de Nueva York ha querido mostrar una visión positiva sobre el coleccionismo a través de las conversaciones que ella misma ha mantenido durante años con un centenar de coleccionistas y mecenas, con el objetivo de encontrar un denominador común entre todos ellos.

En este sentido, la experta ha señalado que la característica que comparten los amantes del arte es su voluntad de contribuir con la sociedad y ha destacado "la importancia de la labor que realizan ya que comparten su colección con el resto de la ciudadanía cediendo sus obras a museos o donándolas".

"La mayor satisfacción para un coleccionista es hacer el bien a la sociedad porque sus colecciones son perennes, su obra queda para la posteridad", ha aportado.

BENALMÁDENA

En cuanto a los cursos de Benalmádena, El filósofo y catedrático emérito de Ética en la Universidad Autónoma de Madrid, Javier Sádaba, ha sido invitado para compartir su experiencia en el curso 'La vida al final de la vida: ciencia, pensamiento, solidaridad y arte ante la muerte'.

En el contexto que atañe al seminario, ha indicado que la "filosofía se puede aplicar todo", ya que permite "ver lo bueno que puede haber en aquello que en sí mismo no es muy agradable, como es el sufrimiento" y*cree que ayuda, tanto a pacientes como a profesionales sanitarios, a "enfrentarse al abismo de la muerte con un cierto grado incluso de arte".

Ante esta exposición de la utilidad de la filosofía, ha calificado la eliminación de horas de esta asignatura en el sistema educativo como de "barbaridad":*"Creo que hay una mala intención sobre algo que, en principio, puede mirar el otro lado de las cosas, seamos mucho más críticos con los demás y con nosotros mismos, y salgamos del engaño en el que estamos metidos. Me parece que no se dan cuenta ni de lo que es la filosofía, por ignorantes".

Por su parte, en el curso dedicado a 'Juego de Tronos' ha estado centrado en la adaptación de las novelas originales a la pequeña pantalla. Para ello, la periodista Marina Such ha participado en el seminario con una ponencia sobre el universo literario de George R. R. Martin, creador de la saga, al que considera "el renovador del género tanto en literatura como en televisión".

"Hizo un truco que fue disimular que se trata de literatura fantástica. Es como si estuvieras leyendo una novela histórica, pero en un continente inventado y con personajes ficticios", ha argumentado sobre el éxito de 'Juego de Tronos', que ha conseguido atraer a lectores y espectadores poco interesados en la fantasía. "En 1996 la literatura fantástica estaba muy estancada en copias de otra saga, el Señor de los Anillos, que no aportaban nada nuevo.

Martin decidió romper esos esquemas e introdujo personajes alejados de los héroes tradicionales y tramas que juegan con las expectativas sobre el género fantástico", ha añadido. También ha destacado que el sello de HBO afecta a la percepción pública, más que a la calidad del producto, y que permitió en sus comienzos superar algunas de las reticencias por parte de los espectadores, que suelen dar más oportunidad a producciones de dicha cadena.

Ahora en portada

Comentarios