Un paraje incomparable

Abadía Retuerta LeDomaine, la bodega donde el tiempo se detiene

La visita a esta bodega con hotel y restaurante Michelin instalada en una abadía románica se ha convertido en obligatoria para el aficionado al vino.

Abadía Retuerta
Abadía Retuerta

El recorrido comienza con un apasionante paseo a pie, en bici o a caballo por el campo para pisar el terroir, descubrir el entorno, disfrutar del paisaje, la flora y fauna, y continúa con una magnífica cena en el restaurante con estrella Michelin que alberga este exquisito hotel-bodega con piscina, servicio de concierge personal las 24 horas del día y spa sostenible bajo las antiguas caballerizas de una abadía románica.

Inaugurado en 2012, tras una completa restauración que obtuvo el prestigioso Premio Europa Nostra de la Unión Europea por la conservación del Patrimonio Cultural, Abadía Retuerta LeDomaine evoca el encanto y la sabiduría de tiempos remotos, transportando a sus huéspedes al pasado mientras siguen inmersos en la comodidad y el lujo de la hospitalidad más actual.

La finca, que ocupa una superficie de 700 hectáreas (200 de ellas de viñedo) en el corazón de la región vinícola del Duero, ofrece una gran experiencia de viaje por la combinación del hotel, cuyo edificio data del año 1146 y que se encuentra entre las propiedades más valoradas en Europa, y la bodega, aclamada por sus galardonados vinos de terruño. Un conjunto que sobrecoge con su historia inmemorial, su imponente arquitectura, su ambiente majestuoso, 30 habitaciones de lujo y una incomparable oferta culinaria. Por algo LeDomaine ha sido elegido Mejor Hotel de España y Portugal en los Premios Readers' Choice de Condé Nast Traveler 2017.

El restaurante

El Refectorio
refectorio

La abadía del siglo XII cuidadosamente restaurada que alberga a este hotel vallisoletano de la ribera del Duero acoge los fogones del chef Marc Segarra, quien se ha formado en restaurantes de gran prestigio e influencia internacional, trabajando con los mejores cocineros de España, y basa su propuesta culinaria en una visión creativa de la tradición y el uso de ingredientes locales.

Bajo un techo abovedado estilo gótico y con el beneplácito de un fresco del siglo XVII, el restaurante El Refectorio ocupa el comedor original de la abadía, en la actualidad un templo de alta cocina con una Estrella Michelin donde dejarse seducir por una cocina contemporánea, de corte creativo, que se apoya en los productos y productores de la zona. El restaurante ofrece dos menús degustación para disfrutar durante el servicio de cena, que varían según la temporada. El maridaje se completa con los vinos propios de la finca y la bodega contigua al restaurante, que guarda auténticas joyas de la región y del resto del mundo.

Junto a El Refectorio, otros dos espacios y fórmulas gastronómicas diferenciadas para dar servicio a todo tipo de clientes: la Vinoteca y el Jardín del Claustro. La Vinoteca sirve platos y tapas preparados con ingredientes de calidad de la región, siempre vinculados a los vinos de Abadía Retuerta, así como a otros vinos de reconocimiento mundial. Platos de temporada, desde ensaladas a carnes a la brasa, se disfrutan al aire libre en los meses de primavera y verano en el Jardín del Claustro.

El Spa

Spa
Spa

Los que buscan desconectar de la rutina y disfrutar de unos días de relax también encontrarán aquí su sitio. El Santuario LeDomaine Wellness & Spa es un innovador y acogedor templo de terapias holísticas y bienestar que ofrece lujosas instalaciones y un rompedor concepto de spa, donde el programa de tratamiento personalizado de los huéspedes se basa en una cata de vinos de Abadía Retuerta. El balneario de LeDomaine presenta a los primeros ‘Spa Sommeliers’ del mundo, que guían a los huéspedes en su viaje de bienestar y les acompañan en todos los momentos de la experiencia. Un refugio vinícola a menos de dos horas en coche (una en tren) desde Madrid.

La bodega

VINOS
La finca ocupa una superficie de 700 hectáreas.

Abadía Retuerta (Sardón de Duero, Valladolid) elabora vinos desde la añada 96, pero ya en 1991 se comenzó la plantación de las primeras viñas, cuyos orígenes se remontan al siglo XII. La finca ocupa una superficie de 700 hectáreas, de las cuales sólo se han plantado de viña los mejores suelos distribuidos en pequeñas parcelas o pagos. Se han identificado un total de 54 pequeños pagos de características muy diferenciadas entre las que destaca la composición del terroir donde crece la viña. Cada uno está plantado con una única variedad. En total hay un 70% de Tempranillo, 10% de Cabernet Sauvignon y 10% de Syrah; el 10% restante se divide entre Merlot, Petit Verdot y algunas variedades de blanco que hasta la añada 2011 se elaboraban sólo de forma experimental.

La bodega, concebida y diseñada por el enólogo francés Pascal Delbeck y consolidada por el actual viticultor y enólogo Ángel Anocíbar, es una de las más innovadoras y tecnológicamente avanzadas de Europa, experta en combinar antiguas tradiciones vitivinícolas con aparatología punta y sostenibilidad. Fue de las primeras instalaciones en España en apostar por el movimiento del vino sólo por gravedad, destacando su sistema de depósitos elevados con grúas o un sistema patentado propio para los trasiegos del vino durante su envejecimiento en barrica. Por otro lado, su apuesta por la gestión sostenible de las hectáreas que rodean la finca convierten a este Relais & Châteaux de la Ribera del Duero en pionero en la tendencia mundial de hoteles bee-friendly, que apoya a los pequeños apicultores en su trabajo de recuperación de las abejas, una especie en peligro de extinción.

Los vinos

wINE CELLAR
Abadía Retuerta Selección Especial  cosecha éxitos y premios año tras año.

Abadía Retuerta Selección Especial, el primer vino de la bodega, cosecha éxitos y premios año tras año. Recientemente la añada 2014 ha conseguido 92 puntos en The Wine Advocate, revista estadounidense especializada en vinos, propiedad de Robert Parker, y la Medalla de Oro en el Concurso Mundial de Bruselas, el certamen de cata de vinos con más tradición del mundo. Es el vino más mundialmente conocido de la bodega. Producido a partir de la selección de las mejores uvas de cada uno de sus pagos, combina la riqueza del Tempranillo, la intensidad del Syrah y la elegancia del Cabernet Sauvignon. De color rojo oscuro, nariz limpia, compleja y fresca, de entrada tiene un intenso toque frutal, principalmente de frutos rojos. Envejecido en barricas de roble francés y americano, la madera le aporta notas de cedro y torrefacción. La entrada en boca es amable pero firme. Sabroso.

La añada de 2001 fue premiada en el International Wine Challenge de Londres como el Mejor Tinto del Mundo en 2005. Asimismo, el 2012 se encuentra en el puesto número 12 de la lista de los 100 Mejores Vinos del Mundo que publica Wine Spectator. Es un vino muy equilibrado, armónico, de gran riqueza aromática e increíble expresividad. Digno fruto de la vid y de un trabajo bien hecho.

Al Selección Especial le sigue de cerca otro vino singular. Pago Negralada 2014 es una osada apuesta por el vino de terruño. Avalado por diferentes premios internacionales y reconocimientos en diversas publicaciones y catas de gran prestigio (93 puntos Parker y 95 puntos en la Guía Peñín), "es probablemente el mejor Pago Negralada de la historia de la bodega" de Sardón de Duero, según su enólogo Ángel Anocibar. Pago Negralada procede de una viña de Tempranillo, la variedad más noble española, y sus vides, plantadas sobre suelos de gravas profundas y arenas en superficie, conceden a este vino su carácter firme que refleja la austera finura de esta variedad.

Tras 18 meses de crianza en barricas de roble nuevo francés, el vino, de largo recorrido y gran potencial de envejecimiento, este vino ha desarrollado aromas fragantes de fruta negra, regaliz, hierbas aromáticas, así como notas cremosas. Su imponente presencia en boca nos obsequia con una inusual sedosidad de sus taninos que ponen de manifiesto la magnífica añada 2014.

Ahora en Portada 

Comentarios