En Madrid

La Carlota, el restaurante de las cuatro estaciones gastronómicas en Las Salesas

El barrio de Chueca tiene una nueva incorporación a su circuito gastronómico, un restaurante con alma caribeña y carácter desenfadado.

La Carlota
La cocina del chef Gian Franco Curzi fusiona sabores, ingredientes y técnicas culinarias de distintas culturas gastronómicas

La cocina del chef Gian Franco Curzi fusiona sabores, ingredientes y técnicas culinarias de distintas culturas gastronómicas, orientales y occidentales, expresadas en una amplia y variada selección de exóticos platos fríos y calientes. La Carlota es el resultado de este suculento mestizaje que llega a España desde el otro lado del charco, después de haber conquistado los paladares caribeños.

Con más de 20 años de experiencia en los fogones, este caraqueño de origen italiano ha replicado en la capital española el mismo formato de cocina estructurada en cuatro zonas o ‘estaciones de elaboración’ del resto de locales que su grupo de restauración tiene en Caracas y en la isla caribeña de Aruba. Instalada en los bajos de un edificio histórico de la zona de Las Salesas y con una puesta en escena espectacular, La Carlota impone su arrolladora personalidad en un comedor principal con capacidad para unos 40 comensales (y dos espacios reservados para grupos de entre 8 y 20 personas) presidido por una gran barra que recibe y da la bienvenida a una secuencia de espacios generados por la estructura original del local.

Barra La Carlota
Una gran barra da la bienvenida a La Carlota.

Todo aquí está pensado para compartir y disfrutar de una auténtica fiesta en el centro de la mesa. Desde la filosofía, que promueve la unión y la igualdad, hasta la decoración y, por supuesto, la gastronomía, pues La Carlota es un restaurante de cocina fusión internacional que rinde homenaje a la mujer a través de la comida, el arte urbano y el diseño en un espacio moderno que se adapta a los diferentes momentos del día y la noche.

La carta nos invita a recorrer la ruta de las cuatro estaciones en las que se divide la cocina. Así, de la estación Pantry llegan los tartares, ceviches, ensaladas, carpaccios y otros platos fríos, preparados al momento a partir de la mezcla de materias primas de diferentes procedencias. Las salsas, artesanas y muy elaboradas, merecen mención aparte. El sushi master Gregori Rondón preparara a mano y con mucha creatividad los diferentes platos de sushi en el área destinada a esta técnica.

La robata japonesa es la gran protagonista de la zona de grill y en ella se elaboran a la parrilla diferentes cortes de carnes, pescados y verduras con calor indirecto a base de carbón. Técnica nipona que consigue mantener toda la autenticidad del sabor de los alimentos. Y por último, en la línea caliente están todos los platos al wok, salteados, a la plancha y frituras, como los mini tacos de robalo acevichado, las lechuguitas de cerdo crocante, el pollo agridulce, las croquetas de queso de cabra o las deliciosas empanadas manchegas, además de arroces, risottos y sopas dignos de degustar.

Para probarlo todo hay que ir más de una vez. Y eso es lo que pretenden. “Buscamos a un público que quiera comer bien, beber un buen cóctel y disfrutar de un buen ambiente. La intención de nuestra carta es que todo sea para compartir y que el comensal pueda degustar varias propuestas de platos y cocteles disfrutando así de una experiencia gastronómica y mixológica a través de distintos sabores, texturas y colores procedentes de culturas de todo el mundo”, explica Iván Antonety, uno de los propietarios y cabeza visible del proyecto en España. “Queremos que La Carlota se convierta en un nuevo símbolo de la gastronomía en Madrid”.

Ambiente a todas horas

Los bajos de ladrillo visto de este edificio histórico se llenan de rostros femeninos para remarcar una personalidad abierta, informal y moderna de La Carlota, y la gran barra que preside la entrada nos invita a pedir un cóctel y mover las caderas al ritmo del dj.

No hay que olvidar que este espacio contemporáneo de marcada influencia industrial está situado en una de las zonas más chic de la capital. Por eso la decoración se ha cuidado tanto o más que la comida. El proyecto de arquitectura e interiorismo lleva la firma del estudio con sede en Miami CGA Arquitectos, que ha sido capaz de conservar los elementos estructurales originales del edificio, como el ladrillo de obra vista de las paredes y la bóveda, los cables telefónicos o las tuberías antiguas.

La Carlota escalera
El mobiliario de La Carlota se ha fabricado artesanalmente y a medida.

Una espectacular lámpara transparente que flota bajo el techo, espejos infinitos que crean una acertada sensación de profundidad en las paredes así como tres grafitis gigantes en los que el artista urbano El Rojo ha plasmado la cara de una mujer, son algunos de los aspectos más destacados del fondo de armario de La Carlota, cuyo mobiliario se ha fabricado artesanalmente y a medida, fundiendo materiales como el acero, el mármol y la madera.

la carlota

Calle Almirante 11, Madrid

T. 91 046 62 83
Precio medio: 35€
www.lacarlotarest.es

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios