Se llena de locales

La Gran Vía californiana: la hamburguesa toma la principal arteria madrileña

Llegan para complacer a esos amantes de las hamburguesas clásicas, que añoran el sabor de una cheeseburger o de unas alitas bañadas en salsa BBQ.

La cadena 'Five Guys' es una de las hamburgueserías que ha desembarcado en la Gran Vía.
La cadena 'Five Guys' es una de las hamburgueserías que ha desembarcado en la Gran Vía.

Pocas cosas hay más icónicas en la cultura norteamericana que una hamburguesa, un plato exportado al resto del mundo y que cada país ha hecho suyo con pocas variaciones. Como todo lo yanqui, el american taste nos pirra a este lado del charco y en los últimos meses varias cadenas de hamburguesas estadounidenses se han instalado en Madrid convirtiendo la principal arteria de la capital en algo así como la Gran Vía californiana. ¿Habrá sitio para todas?

La icónica Five Guys ha entrado con ganas en nuestro país y en lo que va de año ya hay cerca de diez establecimientos abiertos en la capital, tres en Barcelona, y se esperan unas cuantas aperturas más en otras ciudades españolas. Otro grande de las hamburguesas americanas, Carl’s Jr, se instaló hace unos meses en plena Gran Vía y ya cuenta con otra sucursal a las afueras. Podrían seguirles gigantes como In-n-Out, Shake Shack o Umami Burger o Fatburger. Esta última, una de las cadenas más presentes en EE.U.U, con franquicias en Inglaterra, Malasia, Pakistán, Filipinas, Egipto, Panamá, China, Indonesia o Kuwait, no lo descarta. "Acabamos de firmar acuerdos para Escocia y Singapur, y hemos abierto en Japón en mayo. En España aún no hemos encontrado la franquicia adecuada", dice Thayer Wiederhorn, chief marketing officer de FAT Brands, empresa administradora de Fatburger.

Carls
Carl’s Jr  se instaló hace unos meses en plena Gran Vía.

Llegan a España para complacer a esos amantes de las hamburguesas clásicas, a los que añoran el sabor original de una cheeseburger o de unas alitas bañadas en salsa BBQ o Buffalo. Saben que hay muchas personas que aman la comida americana y que no siempre encuentran restaurantes que trabajen este concepto con ingredientes de primera calidad.

"En Madrid ofrecemos los clásicos americanos cocinados a mano, como la línea 100% Angus Beef Burgers en pan de brioche, las mundialmente conocidas Western Bacon Cheesburger, los sabrosos Chicken Tenders y los Ice Cream Shakes artesanos, igual que en California”, añade el presidente de Carl’s Jr, la marca de Los Ángeles que hizo historia en los años 50 al poner en marcha una versión junior de su drive thru, la garita desde la que vendían menús a los clientes sin salir del automóvil. Lo que hoy conocemos como McAuto gracias a la labor de marketing de otra franquicia.

Está claro. El fast food viaja y comienza a 'gastrononomizarse', y aunque su receta es aparentemente simple, en un mar donde nadan tantos peces conseguir la hamburguesa perfecta no es tan sencillo. "Se debe partir de una buena selección de proveedores, con ello tenemos mucho ganado. La carne deber ser exquisita, que si la pruebas en el plato sola, repitas. El pan es otro elemento muy importante. Nosotros lo hacemos diariamente y es un proceso artesanal 100%", explica Sergi Ibáñez, socio fundador de Timesburg, la cadena española de hamburguesas que tras triunfar en Barcelona acaba de instalarse en Madrid dedicando un merecido homenaje a la meca de las hamburguesas, con sabores puramente yanquis como los que componen la Route 66 o La Rodeo.

Hamburguesa original
"Las mejores hamburguesas son gruesas y jugosas", dicen desde Fatburguer.

"Las mejores hamburguesas son gruesas y jugosas, y están hechas a la medida del gusto de cada uno, con los ingredientes que prefiera, huevo, aros de cebolla, tocino, chile, carne fresca y nunca congelada y pan recién hecho", añade Thayer Wiederhorn desde Fatburger. No hace falta más. "Nos llamamos The Last Great Hamburger Stand (el último gran puesto de hamburguesas) porque desde que se fundó el primer Fatburger en 1952 en Los Ángeles no hemos cambiado absolutamente nada de nuestra receta original". Esa parece ser la clave.

La burger revolution no ha hecho más que empezar y todo apunta a un cambio de rumbo, de filosofía y también de sabores. Mientras el chef Mario Sandoval se lanza a elaborar hamburguesas de carne de toro en un food truck llamado Bravo Gourmet, la última aventura empresarial de Leonardo DiCaprio le pone el toque verde a la historia. El actor acaba de invertir parte de su inmensa fortuna en Beyond Meat, un proyecto de Bill Gates inspirado en hamburguesas veganas y vegetarianas con sabor a carne. Sí, hamburguesas de carne sin carne. "Sin duda les queda mucho camino. El público veggie es muy conocedor del producto y son de los que más aportan. La gente es cada vez más consciente de lo que significa comer bien y por eso cada vez hay más opciones para ellos”, asegura Sergi Ibáñez de Timesburg.

Un clásico americano

Obama Five Guys
Obama declaró que le encanta ir a Five Guys.

Algo deben tener las hamburguesas estadounidenses cuando tanto el presidente Donald Trump como su predecesor, Barack Obama, se declaran grandes consumidores. El primero ha reconocido comerlas a diario y el demócrata se vuelvo loco por las de queso y jalapeños.

El cine también ha contribuido a la popularidad de este plato tan identificado con la cultura pop americana. Quién no recuerda la escena de Pulp Fiction con Samuel L. Jackson devorando una Big Kahuna, la hamburguesa favorita de Quentin Tarantino, con queso y salsa teriyaki, también presente en Abierto hasta el amanecer, Four Rooms o Reservoir Dogs.

Más recientemente, las redes sociales y las ‘nuevas profesiones’ de influencer o youtuber han ayudado a difundir su imagen. Cuando Kate Upton, Cara Delevingne, Kendall Jenner o Alexa Chung se comen una hamburguesa en Instagram, esta pasa a ser la más demandada en miles de restaurantes. Gigi Hadid consiguió que un conocido local de Manhattan viera como aumentaban sus ventas tras reconocer en una entrevista que consumía cada semana una de las muchas que sirve esa conocida cadena.

A Oprah Winfrey le pierden las hamburguesas de pavo con pan pretzel tostado, chipotle, manzana Gala, cilantro, curry y salsa de soja, entre otros exóticos ingredientes, aunque los más puristas coinciden en que no hay que esconder el sabor auténtico de una carne 100% vacuno o pollo con tantos toppings. Lo ideal es añadirlos con moderación para no perder su esencia. Cuestión de gustos.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING